Tauro

artwork from: www.stellarium.org; by: Johan Meuris : http://users.pandora.be/jomejom/; Copyright: http://artlibre.org/licence.php/lalgb.html

Parte 1

 El Obsequio de la Luna Llena

Cada día revela una nueva combinación de energías. Pero para un observador superficial, un día parece igual a otro; no ve la diferencia entre una Luna nueva y una Luna llena, o entre una Luna llena y la siguiente. Si queremos entender las cambiantes cualidades del Tiempo necesitamos comprender sus principios y sus interrelaciones, representados por los signos solares, las constelaciones, como así también por los planetas. Para tratar de percibir las prevalecientes cualidades del tiempo, para alinearnos y actuar en concordancia, debemos lograr un conocimiento cada vez mas detallado de los procesos sutiles y de los ritmos. “Debe hacerse algo mas que escuchar cortésmente estas verdades; deben aplicarse como realidades” (Supermundane § 183)

Cada Luna llena ofrece un obsequio, al expresarse con energías específicas. Para experimentarlas y utilizarlas en la vida diaria, debemos sintonizarnos con ellas dos o tres días antes y después de la Luna llena. Muchos pueden pensar que las condiciones en que viven no les permitirían hacer esto, pero sintonizarse no significa dejar de hacer el trabajo que se realiza normalmente. Mientras atendemos nuestras tareas, podemos tener en una cámara de la mente la conciencia de que estamos en tiempo de Luna llena. Es importante no bloquearnos por dificultades personales y mantenernos alineados con la energía de la Luna llena. Cuando organizamos adecuadamente nuestra rutina diaria y superamos las resistencias internas y externas, se crea el espacio para el trabajo subjetivo.

La Luna llena de Tauro es un tiempo particularmente importante para el ser humano y para la tierra, porque Tauro produce la recepción de energías de la Voluntad Divina, vertidas en Aries desde los círculos superiores. Tauro tiene el aspecto receptivo y Aries el distributivo. El símbolo de Tauro es un semicírculo sobre un círculo (♉) – los cuernos del toro representan arcos convergentes – en tanto que el símbolo de Aries-energía tiene arcos divergentes.

Belleza en la Forma

Tauro corresponde, en el cuerpo humano, a la parte que va desde las cejas hasta la garganta. De las cejas hacia arriba corresponde a Aries. La voz, el sonido y la palabra están regidos por Tauro. La palabra está en nosotros, como nosotros y con nosotros antes de pronunciarla. Mediante la pronunciación podemos inspirar y apoyar, pero también inhibir y dañar. ¡Cuánto hablamos durante el día sin motivo, y a veces con pensamientos negativos! Se necesita mucha paciencia y empatía para neutralizar los pensamientos negativos en nosotros y a nuestro alrededor. Tratar de hablar lo correcto, ayudando de esta manera a otros, es una importante tarea de buena voluntad.

Tauro es el primer signo de tierra de la cruz fija y tiene relación con el aspecto forma de la creación. La personalidad Taurina tiene ideas, convicciones y relacionesfijas, y no obstante es de buena naturaleza, tolerante y perseverante. Puede fácilmente confiarse en él. Le gusta rodearse de adecuadas comodidades y disfruta de la buena comida y también de los bellos cuerpos del otro sexo. Ama la belleza de las formas; Venus, el regente del amor y la belleza, es el regente de Tauro. La belleza pura, sin embargo, es el aspecto divino de la forma, velado por la belleza del contorno. Hallamos belleza mediante, pero no en la forma. Una forma sutil irradia mas fácilmente la belleza interna. Para experimentar la radiación de la divina belleza, los estudiantes espirituales avanzados son extremadamente cuidadosos con la comida y con el habla.

El Ojo del Toro

Tauro es el mes en el cual puedes quedar impregnado por la Voluntad. Por eso se lo llama el Toro Fertilizador, el que fertiliza a la tierra y a los seres de la tierra, y le da una nueva inspiración a la vida. Si nos sintonizamos con la Luna llena de Tauro, podemos quedar inyectados con una nueva dosis de energía volitiva, no para usarla para nosotros mismos, sino para trasmitirla a otros. Todo trabajo que transmita luz a las personas en cualquier área, representando algo bueno para la sociedad, es un trabajo de buena voluntad. Es la voluntad de servir, no la voluntad para el poder y la manipulación.

Si nos enfocamos mas y mas en nuestro trabajo, el toro de dos cuernos simbólicamente se transforma en el unicornio, con un cuerno de luz. La meditación en el símbolo del unicornio nos ayuda a alcanzar el punto entre “los dos cuernos del toro”, llamado el “ojo del toro” o tercer ojo en medio de la frente. Existe en nosotros como el Ojo del Señor, que mantiene la mirada sobre todos los actos de la vida. Alcanzar el ojo significa mantener una estabilidad de vibración y hacer en todo momento lo que hay que hacer. El “ojo del toro” en la constelación de Tauro es la magnífica estrella fija Aldebarán, que se considera, desde los tiempos mas antiguos, que confiere iluminación. En el Oriente se la llama Rohini, que significa “lo que ruge”. El toro “ruge” la Palabra Divina desde el plano cósmico al planetario, como energía que se vierte desde el ojo del toro. Podemos dedicar el mes de Tauro a esta contemplación.

El Festival de Vaisakh

En Sánscrito se llama Vrishabha al signo zodiacal Tauro: Bha significa radiación de luz y Vrisha verter. El acto de verter las energías de la Voluntad se refleja vía la Luna y es trasmitida a la tierra mediante la Luna llena, de manera suave y reducida, para el bienestar del planeta y de los seres que lo habitan. Durante la Luna llena de Tauro la Luna está en Escorpio, en la constelación de Vaisakha. Por eso es que a esta Luna llena se la llama la Luna de Vaisakha, o Luna llena de Wesak en Oriente. Los iniciados celebran este festival en Los Himalayas desde tiempo inmemorial; se reúnen para recibir la Voluntad, y comenzar a trabajar de acuerdo con el año venidero. El festival de Vaisakh representa un esfuerzo grupal y no un esfuerzo individual. Por lo tanto ha de concurrirse al festival en grupo y seguirlo en forma conjunta. Sintonicémonos con él permitiendo así la trasmisión de energías, y de esta manera la Luna llena resultará una fiesta del Espíritu.

Parte 2

La Belleza Radiante

Las formas del universo aspiran a la perfección a través de la belleza. La belleza es la calidad oculta de la forma, que crea un resplandor radiante alrededor de las formas hermosas. Si miramos una flor, las ondas de la belleza irradian a través de ella. La belleza de la flor está en su totalidad, no en una parte de ella. La belleza no está atrapada en ninguna parte específica de la forma, sino que se refleja a través de ella. Un jarrón hermoso es una expresión de la belleza; la belleza en sí misma no está en el tarro ni en la arcilla de la que fue hecho. La belleza es el aspecto divino de la forma. Cuando se observa la cara divina de la forma, se encuentra la radiación de la belleza. Todas las formas son la forma de Dios. Somos una imagen de Dios. Nuestra belleza es su radiación. Cuando vemos belleza en la forma, las corrientes etéreas en nosotros toman su forma apropiada y original. Como un imán, la belleza interna organiza la aureola y crea orden. En el Oriente, se adora la forma de Dios con belleza increíble, de modo que la materia sutil adquiera un orden. En consecuencia, se crea una vibración eléctrica de la belleza. A través de las decoraciones hermosas de las flores en el altar, se purifican las emociones y la atención se vuelve a lo divino.

Un pintor visualiza los colores en su interior y luego los expresa en el exterior, en la lona. Cuando contemplamos una forma hermosa, tomamos la belleza en nuestro interior y nos unimos con él interiormente, nos separamos de la conexión con la materia y podemos visualizar los colores más allá de la forma. Cuanto más profundamente penetramos, más radiantes son los colores. Aquél que se ha separado de las formas exteriores puede experimentar la Luz, el origen de todos los colores.

Una persona que se ha dedicado al arte, tiene la tarea sagrada de restablecer el arte en el hombre. Los maestros (artistas, pintores, escultores, poetas) entran en el lado secreto de la creación. Un Maestro de Sabiduría es hermoso en todo. Es un estado de perfección en el que la belleza y la luz, llenas de devoción, vibran en cada fibra de él. Su simple presencia corrige las corrientes en otros y de esta forma transforma la fealdad en belleza. La pureza en la actitud expresa grandeza. La belleza es una expresión de la verdad. En el camino espiritual no podemos permitirnos el lujo de ser descuidados. Debemos mantener nuestras casas y nuestros alrededores tan hermosos como sea posible. Las cosas que utilizamos deben ser puras y hermosas. La tendencia a la belleza debe ser simple, no costosa: La belleza reside en la simplicidad. “Mucho se habla sobre belleza, pero la importancia de la armonía se entiende poco. La belleza es un concepto que eleva, y cada ofrenda a la belleza es una ofrenda al equilibrio del Cosmos.” (Supermundano, § 42).

El signo fijo de tierra de Tauro representa la belleza de la forma. Una forma hermosa es muy atractiva y también nos da una sensación de felicidad. Es así como se atraen el hombre y la mujer. Venus, el señor del amor y de la belleza a través de las formas, es el regente de este signo para todos los que estén en el nivel planetario. Esto significa que si aún estamos acompañados de placeres sensuales, satisfacción y alegrías, somos taurinos y estamos embotados en el tratamiento de nuestras energías. Aquí el amor encuentra su expresión a través de la conciencia del sexo y de la naturaleza posesiva. La dicha se pierde en su sombra, la indulgencia, que se relaciona con el signo opuesto a Escorpión. Tauro también rige el alimento y el gusto. El gusto es la respuesta a la belleza expresada con la lengua y su deseo. El tipo inferior de Tauro gusta de complacencias e indulgencias; su hambre de cosas es muy pesada. Si los sentidos no se controlan en los primeros años, crean problemas más adelante. En consecuencia, la educación debe dar gran importancia a la disciplina de los sentidos en la edad relacionada con Tauro, entre los 7 y los 14 años. Debe prestarse atención también a la manera apropiada de hablar, porque el habla es uno de los instrumentos de mayor poder. Tauro rige la voz y la palabra que fertiliza al oyente por medio de la idea transportada a través de la conversación. Tauro es el principio de fertilización del Universo; mientras el Sol transita por este signo, sus rayos fertilizan la tierra y crean así la base de nuestro alimento.

Enyugando el Toro

El toro se unce al yugo para cultivar el campo. Cuando un hombre entra en el camino espiritual, se dice que el toro está uncido. Mientras que el toro del deseo es el hombre no regulado, indisciplinado, irresponsable en el mundo, el toro uncido toma responsabilidad y se consagra al trabajo de la buena voluntad. La palabra yugo viene del Sánscrito ‘yog’ (Yoga), que significa ‘unido’. Cuando uno se compromete a cultivar la personalidad para unirse con el alma, se dice que el hombre tomó sobre sí la cruz fija del discipulado. El iniciado es el toro sagrado, él trabaja de acuerdo con el Plan Divino y expresa la Palabra de círculos superiores. Con frecuencia hay dentro de nosotros una pelea de toros, entre el toro del deseo y del toro divino. El toro del deseo gana con frecuencia, pero la lucha continúa hasta que se ubica bajo el toro divino.

Si intentamos ser sinceramente receptivos hacia los altos pensamientos y servir con buena voluntad de una manera desinteresada, obtenemos ayuda de fuentes espirituales. La receptividad para las energías ocultas crece a través de nuestra conexión consciente con ellas y de nuestro trabajo con ellas. Cuando el Sol o un planeta transitan bajo el signo de Tauro, podemos visualizar la energía planetaria en el centro correspondiente del cuerpo. Tauro está representado desde la punta de la nariz hasta la garganta. Los planetas transitan desde el puente de la nariz o centro ajna hasta la garganta. Si nos ponemos en sintonía con ellos, su alquimia transformante trabaja y crea un orden de conciencia superior y más sutil.

En la sabiduría del Oriente se considera que Tauro es un rayo de luz que baja del Sol a la Tierra. Como almas, somos también rayos de Sol viviendo en esta forma mortal. La luz de los rayos del Sol se llama buddhi, es la luz de la sabiduría, la inteligencia superior y el punto de equilibrio. Quien se ubique en ella para siempre y sea iluminado es llamado Buddha. Buddha es un título, al igual que Cristo. Además de Gautama Siddharta, que fue iluminado hace 2500 años, hay muchos Buddhas. Se ofrecen a la luz y han decidido, por compasión, permanecer en la Tierra para transmitir la Luz y el Amor a la humanidad entera para que cada hombre pueda convertirse en un Buddha o un Cristo. Gautama Buddha nació en el mes de Tauro. Recibe también el nombre de “toro sagrado entre hombres”. La Luna Llena de Tauro por lo tanto también se llama Buddha o Luna Llena de Vaisakh.

Recibiendo las Energías

En la Luna Llena de Tauro, la energía recibida de círculos superiores en Aries se transmite a través del alma de este planeta, también llamado “el señor del planeta” o Sanat Kumara. Su habitat se llama Shamballa y está situado en el etéreo alrededor del desierto de Gobi. El domicilio etéreo de la Jerarquía está en las cuevas transhimalayas, y reciben el nombre de las Cuevas de Kalapa y de Sravasti (Shi-gatze). De Shamballa, las energías se dirigen a través de los Buddhas por medio de Gautama Buddha al Valle de Vaisakh, donde son recibidas por el profesor del mundo, también llamado Cristo, o Maitreya en el Oriente – conjuntamente con su equipo de iniciados y discípulos. Y todos los discípulos del mundo que buscan seriamente por él participan internamente. En la Luna Llena de Géminis, las energías de Voluntad y Amor se distribuyen más a fondo a los discípulos que trabajan en el plano físico. Ellas forman la conexión con la humanidad y se esfuerzan para manifestar el plan durante los 9 meses restantes del año. De esta manera se construye un puente desde los reinos más altos hasta los mortales. Así la energía de Tauro estimula nuestra voluntad y nos permite llevar la luz al mundo material con una actividad determinada, y a manifestar el trabajo de la buena voluntad en las diversas áreas de la vida.

Parte 3

La Voluntad Montando al Toro

Para hacer más fácilmente comprensibles los principios espirituales abstractos, los sabios antiguos han representado los diversos aspectos de la sabiduría de manera figurada o también actuando como personas. El trabajo de las realidades espirituales se visualiza así en alegorías e historias. No obstante, sin la clave de la sabiduría vemos solamente las personificaciones pictóricas y se pierde la verdad más profunda. La sabiduría del Oriente, por ejemplo, describe al Señor Siva como montado en el toro Nandi. Como signo de tierra, el signo zodiacal de Tauro representa el universo material, que recibe el nombre del cuarto estado de la Palabra de Dios. A la luz de una comprensión superior, nos percatamos de que la representación del Señor Siva sobre el toro describe simbólicamente cómo el aspecto divino de la Voluntad cabalga sobre la Palabra como en un vehículo y entra en manifestación a través del signo de Tauro. Los nuevos impulsos de la energía de voluntad liberados en Aries se vierten sobre Tauro y fertilizan la vida. En consecuencia, el sol en Tauro es adorado como el toro que fertiliza a la Madre Tierra con su esperma y trae la luz de la iluminación a la materia.

En el hombre, la parte que va desde las cejas hasta la garganta se asigna astrológicamente a Tauro, tanto como la lengua y el habla. El común de las personas de Tauro gusta de comidas ricas y raras y tienen sentido de la armonía, del ritmo y del color. Esto indica a Venus como el regente mundano de Tauro, lo que causa el despliegue del sonido como voz y música. En el Oriente, el centro del habla en el hombre recibe el nombre de “toro”, porque la idea transportada por una charla fertiliza al oyente. Sin embargo, el hablar continuo y sin sentido sólo gasta energía. Cuando hablamos de modo crítico, negativo y enjuiciante, herimos a otros y también nos dañamos a nosotros mismos. Los problemas de la garganta surgen de un uso incorrecto de nuestro hablar y de nuestras acciones. Todas las enseñanzas de la sabiduría enfatizan el hecho de que en el camino espiritual tenemos que regular nuestro hablar y refinar la calidad del mismo. La iniciación de la humanidad ocurre a través del centro de la garganta y, simbólicamente, se dice que en Tauro, la lengua tiene que ser arrancada para acallarse.

Emitiendo sonidos y mantrams sagrados, nuestro hablar se purifica lentamente y nuestra voz se transforma. Para conseguir la sensación de vibraciones más sutiles es conveniente lavarse la lengua y la bocafrecuentemente. Es un acto importante de buena voluntad el neutralizar emociones y pensamientos negativos a nuestro alrededor con el uso adecuado del habla; en esto tenemos una gran responsabilidad.

Esto no se puede hacer a través de discusiones; necesita de tiempo y mucha paciencia, amor ycompasión.

El Toro que Brama

En Sánscrito, el signo de Tauro se llama “Rishabha”, el gran Toro. Se representa por el sonido de la sílaba “R”, que, al ser producida por las cuerdas vocales, fertiliza la consciencia. Entre el 11ro y 24to grado de Tauro hay una estrella muy brillante que está en las Pléyades y que recibe el nombre de el Ojo del Toro. En el Occidente se llama Aldebarán y en el sistema védico, Rohini. Rohini significa “lo que ruge”; representa la fuerza de la enunciación de la energía de la Voluntad, por la que la Luz, el Amor y la Voluntad se vierten en nuestro sistema. En el simbolismo védico, el rugir del Toro Cósmico se presenta también como un rayo ligero que entra a través de Rohini y que se recibe a través del alma de este planeta que también se llama el Señor del Mundo o Sanat Kumara. En nuestra esencia, no somos más que rayos de luz, radiaciones de la Voluntad divina que han descendido dentro de formas corpóreas. De la voluntad que está en nosotros, debemos desarrollar una dirección para nuestras vidas.. Nos damos cuenta de esta dirección, si no corremos detrás de nuestra propia sombra, la personalidad. “Si corremos tras nuestra propia sombra, no tenemos ninguna dirección”, dijo Pitágoras. Esto significa que no podemos alcanzar la Luz y seguir el Plan, mientras satisfazamos sólo nuestras propias necesidades. Cuando emprendemos el camino y trabajamos en un campo de servicio, el toro es enyugado se le otorga responsabilidad. Él puede hacer muchos trabajos cuando trabaja con toda su energía en la dirección correcta.

El Toro y el Unicornio

Para recibir una dosis fresca de la energía de Voluntad para el trabajo de buena voluntad, debemos alinearnos a la hora de la Luna Llena de Tauro, tal como lo hacen los Iniciados para ponerse en sintonía con la Voluntad y el Plan del año;porque Aquellos que nos dirigen, son dirigidos por Otros en los Círculos Superiores. Se extiende así un puente desde lo más Alto hasta los mortales. Las energías cósmicas de la Voluntad vienen del Ojo del Toro y se reflejan y reciben a través de la Luna de forma atenuada. La luna llena de Tauro está en Escorpio en la constelación de Vaisakh. En consecuencia, la luna llena de Tauro se llama también Luna Llena de Vaisakh o Luna Llena de Wesak. Desde épocas inmemoriales se celebra en los Himalayas como el festival de Vaisakh y desde Gautama Buddha también como el festival de su iluminación.

En el hombre, el ojo del toro corresponde al tercer ojo en la frente, el punto entre los “dos cuernos del toro.” Los dos cuernos convergentes del símbolo de Tauro ♉ representan la recepción de la fase creciente de la luna; también representan las energías que fluyen en nosotros en dos direcciones conocidas como Ida y Pingala. La energía Pingala es el movimiento de la energía en nosotros dirigida hacia arriba, que conduce de lo denso a lo sutil y la energía Ida es la de movimiento dirigido hacia abajo, de lo sutil a lo denso. El ojo derecho representa la energía Pingala y el ojo izquierdo,laenergía Ida; el Tercer Ojo es la fuente y el punto de reunión de ambas. El propósito de la práctica espiritual es equilibrar lo material y lo espiritual en nosotros . Simbólicamente hablando, el toro con dos cuernos se convierte entonces en un unicornio. Podemos meditar en el símbolo del unicornio como un pilar de luz, particularmente en el mes de Tauro, de manera que nuestro trabajo se vuelva cada vez más enfocado y efectivo. En esto contemplamos el cuerno como un pilar o una luz que irradia luz desde el centro del corazón hasta el Tercer Ojo superior, y más allá, hacia los Círculos Superiores. La Luna Llena de Tauro es la culminación de esta contemplación. Cuando hemos desarrollado esta visión, podemos salir a través del cuerno del unicornio y ver al otro lado de nuestro propio cuerpo físico y darnos cuenta así que no somos nuestro cuerpo, sino en realidad una esencia de luz viviendo en este cuerpo.

Participando en el Festival de Vaisakh

Con el cuerpo de luz podemos experimentar el espectáculo de la Luna Llena de Vaisakh en el Valle de Vaisakh. A veces también podemos participar en él, si nos iluminados momentáneamente con ese propósito.Es una reunión de los Maestros, los cuales forman el Gobierno Interno del Mundo. En el día de la Luna Llena de Tauro, Sanat Kumara libera el impulso de energía para el año y lo transfiere a la Jerarquía Espiritual para que Ellos la transformen a través de Sus compañeros de trabajo y la distribuyan a la humanidad en la Luna Llena de Géminis. Las energías son dirigidas desde Shamballa a través de los Dhyani Buddhas por medio de Gautama Buddha al Valle de Vaisakh, donde el Maestro del Mundo y Su Equipo de Iniciados las reciben. Y los discípulos del mundo participan en la reunión para experimentar la energía y distribuirla aotros, de modo que sea recibida por todos aquellos que la estén buscando seriamente.

Durante todo el mes debemos tratar de permanecer en esta conciencia, incorporándola a nuestro trabajo y manifestando así la energía a nuestro alrededor. Todo el proceso tiene como objetivo traer iluminación al mundo material, para el bienestar del planeta y de todos los seres que viven en él.

Parte 4

El Cuarto Estado

El mundo que vemos a nuestros alrededor es solamente una cuarta parte de la totalidad de la creación, tres cuartas partes son sutiles y están ocultas. El cuarto estado de la existencia es la objetividad, el universo material. Es llamado también el cuerpo de Dios o el aspecto forma de la Palabra Divina. Por eones ha existido una elocución de esta palabra; adquiere la forma de un pensamiento y se manifiesta a través de la creación. Un impulso sale de nosotros como una idea. La idea se especifica en un pensamiento y el pensamiento se traduce en acción visible. Esto sucede continuamente, pero teniendo en cuenta que nos ocupamos fundamentalmente con lo exterior, no vemos qué acontece en las esferas más sutiles de la existencia. Percibimos recién algo sólo cuando aparece en el exterior. No nos percatamos de las etapas precedentes y subyacentes del aspecto exterior.

No obstante, cuando nuestra consciencia aumenta, entramos lentamente en el campo de las cualidades y las causas más sutiles. La humanidad en su totalidad, habiéndose dedicado al descubrimiento del mundo externo durante mucho tiempo, toma ahora, nuevamente, otra dirección. Aunque pase por los dolores del cambio, crecerá la orientación hacia las cualidades de la conciencia y de esta forma las enseñanzas de sabiduría también serán mejor entendidas.

Tauro es un signo de tierra y tiene que ver con el aspecto forma de la creación. Tauro representa la expresión – como pensamiento, como palabra, como acción, y como la energía de la vida. Tauro simboliza la fertilidad y la fuerza de la semilla. Aquí el Sol recibe también el nombre de toro inseminador que fertiliza la tierra para producir los seres vivos y darles alimento. El signo opuesto de Escorpio representa la atracción sexual y el enredo de la conciencia en la diferenciación de los sexos.

Tauro es el signo de la agricultura, del alimento y del gusto. El gusto es una reacción a la belleza, expresada a través de la lengua. Pero a través del alimento material degustamos con la lengua, de igual manera que por medio de un uso burdo de ésta nos atamos a la tierra. Es por ello que los estudiantes espirituales avanzados son muy cuidadosos con su hablar y con su alimento. No sólo se preocupan de la cantidad, sino también de la calidad, buscan más el alimento espiritual que el material. Se inclinan hacia alimentos más ligeros, hacia el agua y el aire. Hay quienes comen solamente aire y luz del sol. No se trata de una fantasía o de algo místico, sino que indica la dirección del desarrollo futuro de la humanidad.

Atrayendo Energías Divinas

El paso de los planetas a través de Tauro ancla ciertas energías en la tierra. El sol irradia energías de luz y de voluntad que no están disponibles en otros signos. Tauro es llamado por lo tanto el mes que trae la energía divina. Aries es el que pronuncia, Géminis es el proceso de la pronunciación, Tauro es la pronunciación que toma forma. Aries es la primera vibración y en Tauro esta vibración sale al exterior. Shamballa, el centro etérico ubicado en el lado norte de la cordillera de los Himalayas y domicilio del Logo planetario, otorga en Aries el programa para el año como un impulso que es recibido por los Iluminados a los que llamamos Maestros de Sabiduría. Los Sabios conciben el plan del año intuitivamente y lo irradian gradualmente a sus discípulos, los que a la vez lo transmiten a los pensadores avanzados y a los líderes de la humanidad. Dentro de sus posibilidades limitadas, ellos instrumentan el Plan en sus actividades diarias.

Los Maestros transmiten la palabra-semilla recibida a sus discípulos en la Luna Llena de Tauro, la que también es llamada Festival de Vaisakh o Luna Llena del Buddha (Buddha Purnima). Es un incidente maravilloso que Gautama Buddha naciera, recibiera su iluminación y también dejara su cuerpo en la Luna Llena de Tauro. Buda trabaja como un transmisor, como un vínculo entre el alma del planeta, también llamada “el Señor del Planeta” o Sanat Kumara y los Maestros de Sabiduría.

El Festival de Vaisakh

El festival de Vaisakh ya se celebraba antes del nacimiento de Gautama Buddha, ya que en la Luna Llena de Tauro, cuando ésta está en Escorpio, en la constelación de Visakha, desciende la energía del plano búdico y hay un alineamiento de la mente hacia la Jerarquía o hacia buddhi. El principio regente para Visakha es Indra-Agni, el fuego del pensamiento. La energía causa la transformación de la materia mental, de modo que hace posible la absorción de la luz de círculos superiores. La luna crea transformaciones en la materia mental del planeta, que también existe en nosotros como la materia mental. Es por eso que la semilla de la conciencia se puede sembrar en el Festival de Vaisakh, en el campo que es la mente de la humanidad, como en ningún otro momento del año. Todos los que buscan la verdad pueden obtener la iluminación necesaria en este día.

Buddhi es el punto más bajo al que la divinidad puede descender, hasta el plano mental claro, puro de la inteligencia superior. Buddhi es la luz del rayo del sol que somos como almas; somos los rayos del sol que han decidido vivir en formas terrenales. El plano búdico es el plano del equilibrio en nosotros. Aquel que se establece en él es un Buddha. De esta forma, la Luna Llena de Aries se relaciona con el plano atómico o el espíritu, la Luna Llena de Tauro con el plano búdico del alma y la Luna Llena de Géminis con el plano mental.

Durante las horas de la Luna Llena de Tauro, los Maestros de Sabiduría y sus discípulos aceptados se reúnen en la cordillera central de los Himalayas, en un valle llamado el “Valle de Vaisakh”. Este valle no es accesible para los no iniciados. Algunos Iniciados participan en el festival con sus cuerpos físicos y otros con sus cuerpos sutiles.

La Gran Reunión Anual

Podemos también sintonizarnos con él y tener la posibilidad de experimentar la magnífica reunión anual por impregnación etérica, por viaje etérico, cuando hemos alineado el cuerpo, la mente y los sentidos por medio de la pureza de pensamiento, palabra y obra. La profundidad de nuestro deseo de participar posibilitará la transmisión de las energías. Entonces éstas no deben ser utilizadas para nosotros mismos, sino ser transmitidas a otros.

Todo lo que existe en el exterior también existe en nuestro interior. En consecuencia, podemos también sintonizarnos con el valle construyendo un puente entre Escorpio y Tauro. Esto significa sentir la columna de luz entre el centro de base y el centro ajna y dirigirnos conscientemente en el viaje desde la base de la columna hasta su cúspide. Cuando somos capaces de ubicarnos en el ojo del toro, el centro ajna, entonces se hace posible el que podamos salir de ese ojo y alcanzar el Valle de Vaisakh. La visualización puede convertirse lentamente en una realidad.

El Festival de Vaisakh representa un esfuerzo grupal y no un esfuerzo individual. Consecuentemente, es importante reunirse como grupo durante la Luna Llena de Tauro. El propósito de la reunión es recibir la Voluntad y de acuerdo con ella, traer iluminación al mundo material por medio de pensamientos y hechos de buena voluntad durante los meses venideros.

Fuentes utilizadas: K. P. Kumar: Hércules: El Hombre y el Símbolo / La Cruz de Acuario / notas de seminarios / E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual / Vishnu Sahasranama. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España. – A. Bailey: Astrología Esotérica, Lucis Trust, London (http://www.netnews.org/www.lucistrust.org ). – „Supermundane”, Agni-Yoga Society, New York.