Leo

artwork from: www.stellarium.org; by: Johan Meuris : http://users.pandora.be/jomejom/; Copyright: http://artlibre.org/licence.php/lalgb.html

Parte 1

Luna Llena – Tiempo de Energías Especiales

La luna llena siempre es un tiempo en el cual las energías espirituales son accesibles en forma extraordinaria, si usted realiza un alineamiento en su meditación.

La luna llena en el signo de fuego, Leo es considerada especialmente poderosa, y es llamado el Festival del Futuro, el cual está relacionado con la iniciación, dentro de los planos más sutiles de la vida.

La nota clave del signo zodiacal de Leo es auto-expansión a través de auto-disciplina, y lleva al hombre al reconocimiento del ser superior y por tanto a la transformación del hijo del hombre en un Hijo de Dios.

Leo también es llamado un signo real, cuya cualidad de color es oro y cuya energía es la energía del amor, más allá de la emoción. OMNIA VINCIT AMOS: El amor lo conquista todo.

La gente nacida en este signo está considerada magnánima, directa y amorosa. Leo sin embargo, contiene un elemento predispuesto a la lucha. Este es el signo del líder luchando por la ley, la justicia, y el orden y dedicándose a la protección de los más débiles.

Matando al León en Ti. . .

En el plano más inferior, simboliza que lucha por el poder y por para su propio beneficio. Para el hombre en el sendero espiritual, el sendero de retorno a la casa de su Padre, Leo representa la lucha con la naturaleza inferior en el hombre y su conquista: Matar al león en ti mismo, es un símbolo de sobreponerse a la naturaleza inferior animal en ti y conquistar la maestría sobre los cinco sentidos y la mente inferior. Esto no es realizado por medio de la supresión, sino por el alma, el ser superior, obteniendo el control sobre la personalidad. Leo por tanto representa al alma y su luz: Que la Luz embellezca nuestras vidas.

La personalidad autocentrada del Leo-individualista le gusta permanecer en el centro y hace que otros admiren su esplendor. “L’état, c’est moi, – el estado soy yo, dijo el Rey Sol Louis XIV. En el sendero espiritual, sin embargo, el hombre aprende a ya no situarse en el centro, sino dejar al otro el lugar. Entonces irradía la luz dorada del centro cardíaco, el cual expresa el amor libre de emoción. La energía del corazón vence cualquier sentimiento separativo y de lo mío y lo tuyo.

. . . Sobreponiendose al Instinto de Posesión

El instinto de posesión es muy antiguo y la actividad humana moderna es mayormente querer ganar y poseer mucho.Este instinto se extiende a personas concibiendo ideas de cómo adquirir las riquezas de otro y las propiedades de otro en forma inteligente. El deseo de posesión nos encadena a las cosas. Nos convertimos en esclavos de nuestra propiedad y reclamamos que somos los amos.

La sabiduría nos dice que todo pertenece al UNO, y el que está en posesión de algo, animado o inanimado ha sido encargado por el Uno para custodiarla para propósitos divinos y no para propósitos egoístas.

Estas son las inversiones que sufrimos, por tener el sentimiento de “ lo mío “ mi sabiduría, mi grupo, mi familia, mi nación. Al momento en que decimos “mío”, hemos puesto restricciones y limitaciones y sufrimos por ellas. Las preocupaciones empiezan a perseguirnos, nos conducen al miedo, y a la confusión mental. “Deja ir la ilusión de la preocupación” dice el mandato de Lord Krishna a Arjuna en el Bhagavad Gita.

Desde la Cabeza hacia el Corazón

Hoy en día el pensamiento intelectual regido por la cabeza lleva al hombre a ser más analítico y crítico. Si nosotros empezamos a pensar en el corazón, en lugar de ser analíticos, nos convertimos en sintéticos. Entonces la crítica termina y se desarrolla la comprensión amorosa. Por tanto simplicidad es la nota clave para los que viven desde el corazón.

Muchos hombres y mujeres de buena voluntad e iniciados trabajan sencillamente y en silencio para restaurar los valores naturales en el sistema social. Ellos trabajan en diversas áreas de la vida. Por ejemplo el sistema económico es de tal manera, que el hombre ha sido sometido por él. Ellos lo estructuran de tal manera para que el hombre se sitúe por encima de las condiciones económicas. Trabajan en conexión continua con el UNO y no piensan en ellos. Cada vez que el hombre piensa en sí mismo, hay un corto-circuito y consecuentemente la conexión con la energía se corta. El que actúa de forma no egoista y de manera inteligente, canaliza a la Divinidad y permanece en Su presencia mientras actúa. “Su trabajo es duro e incesante” se dice acerca del trabajo del iniciado. Permitamos que nuestro acercamiento sea dirigido por el servicio y que nuestra acción esté llena de paciencia y sin esperar frutos.

De Pensamiento Práctico y Natural

“En verdad que el corazón es un órgano internacional” se dice en el libro “ Corazón” de las series del Agni Yoga.

Este amor del corazón espiritual se expresa a sí mismo en el servicio, en consagración hacia el bienestar de nuestros propios hermanos de la humanidad. Sin servicio práctico el intento de vivir una buena vida es inútil. Sin buena voluntad en acción la idea de vivir una vida espiritual o por lo menos una vida buena es una ilusión. “la vida entera es espiritual” este debería ser nuestra comprensión, sin, por tanto, descuidar nuestros deberes, aún los así llamados pequeños. Ser espiritual es ser natural, ser normal y de mente práctica en todas las circunstancias de nuestras vidas. La vida familiar, profesional y la vida social están dentro de la vida espiritual y no fuera de ella. Esta comprensión lleva al hombre hacia el corazón de su ser. Si somos atraídos hacia un solo lado, descuidamos los otros deberes y somos lanzados fuera del equilibrio. Por el esfuerzo de permanecer en la conciencia de nuestro centro, el YO SOY, actuamos bien equilibrados y al ritmo de la vida interna aún cuando estemos ocupados en los deberes cotidianos.

Parte 2

Los Movimientos del Tiempo

La creación es la red del tiempo, la cual segrega y agrega cosas. Algunos podrán pensar que la vida se mueve en el tiempo y conforme al tiempo, pero los sabios observan la vida en movimiento y ajustan sus planes apropiadamente. Si queremos entender y experimentar los patrones y leyes que sigue, debemos aprender a sintonizarnos con las cualidades del tiempo y trabajar con la llave del tiempo. Para ello necesitamos una comprensión básica de los planetas, los signos solares y sus aspectos. Algunos ejercicios nos ayudan a comprender el mensaje de las combinaciones planetarias del día, por ejemplo, el observar diariamente las fases de la luna y la posición de los planetas al momento del alba, visualizando sus correspondencias en el cuerpo. El prestar atención a nuestro interior estimula las energías correspondientes dentro de nosotros. Una pequeña sugerencia para este trabajo de meditación: en sus funciones superiores, el signo zodiacal de Leo reina sobre el corazón como el asiento del corazón. La luna llena en Leo significa que el Sol está en el centro del corazón y la Luna en el signo opuesto, Acuario, cuya correspondencia superior está en la parte superior de la frente. Con esto imaginamos que la luz de la Luna irradia desde este centro al nivel de la línea de inicio del cabello hacia dentro de nuestros seres, y que la luz del sol se eleva desde el centro del corazón, y entonces las dos luces se encuentran y nos llenan con la Luz Única.

Auto Control

Leo es el signo real del zodíaco, el segundo signo fijo, y el primer signo de fuego. Los signos fijos representan la firmeza y la estabilidad del hombre que avanza por el camino espiritual con determi-nación, mientras que el fuego representa expansión y el poder que ilumina. Leo lucha por la ley y la justicia, por la protección de sus compañeros. Es recto y tiene grandes conceptos de sí mismo y grandes exigencias para los demás. Tiene un gran concepto de sí mismo y de sus propias capacidades. Sus debilidades residen en que intenta ganarse el corazón de otros y en gustar enormemente de las alabanzas. Como resultado de lo anterior, pierde su sentido de la proporción. Es víctima de la adulación, tal como escribe Shakespeare acerca de Julio Cesar, nacido bajo Leo. El oro es el metal de este signo. Sus colores son los del oro y la miel. El cristal de roca, el topacio y los diamantes se consideran favorables para él.

Leo es el quinto signo del zodíaco. La quinta casa rige las relaciones entre el padre y el hijo, mientras que la cuarta casa, gobernada por Cáncer, rige la estrecha relación entre el niño y su madre. El amor del padre protege a los hijos y los conduce a la independencia. Leo es el signo del auto-control y del establecimiento de un orden interno y externo a través de la disciplina. Mientras que el Leo inferior trata de controlar a otros, el Leo superior dice: “Yo me gobierno a mí mismo. Yo permito a otros gobernarse a sí mismos.” El reconocimiento del libre albedrío es profundamente respetado en los círculos espirituales superiores, y se apoya en la comprensión de que, básicamente, los demás son iguales a uno mismo.

El Circulo Dorado del Sol

Centrar el pensamiento en la respiración enfoca a la menta hacia dentro y conduce a la neutralización de los pensamientos. En meditación profunda, la respiración y todos los pensamientos secundarios se detienen. Incluso el pulso se debilita, y sólo se mantiene una pulsación sutil. Si nos enfocamos entonces en esa pulsación, entraremos a la cueva donde sólo permanece el pensamiento original “YO SOY”, ‘YO EXISTO”. Ninguna otra traza de pensamiento existe. Es como la existencia de un lago de aguas tranquilas, lleno de luz y con un cierto murmullo. La luz es como el disco iluminado del globo solar; irradia porque su verdad está en el otro lado. Una vieja oración dice: “Que la puerta se abra. Que el disco que vela la luz dorada sea develado de manera que el verdadero sol espiritual se devele a sí mismo y podamos cumplir con todo nuestro deber mientras regresamos a él.” Si tratamos de visualizar conscientemente la luz dorada en forma del globo solar en el corazón, la personalidad se retrotrae de objetividad a subjetividad a través de este proceso, y el alma desciende al centro del corazón. Con la actividad de Leo, la luz del sol espiritual brilla por medio de la conciencia del alma a través del disco solar como a través de una puerta. Así podemos imaginar que el disco solar irradia luz y que ascendemos hacia él. La concentración del pensamiento en el corazón debe hacerse a lo largo de cierto tiempo. De esta forma, el centro del corazón es una puerta entre lo finito y lo infinito. “El corazón es el puente entre los mundos.” (Supermundane § 2)

Escuchando el Sonido del Silencio

La luna llena de Leo representa la fuerza del corazón y se relaciona con la jerarquía espiritual, el centro del corazón planetario. Se la considera como el festival de los iniciados y el futuro festival de aquellos que se dedican al trabajo espiritual de recibir las energías de Amor-Sabiduría de fuentes sutiles. Poco a poco tomará el lugar del festival de Wesak en la luna llena de Tauro. La sabiduría esotérica enseña que las energías de amor y de síntesis bajan vía Sirio, la estrella más brillante del cielo. Sirio recibe el nombre de la Estrella Perro. El perro tiene buenos oídos y percibe sonidos que son inaudibles para el oído del hombre común. En el Oriente, el centro del corazón es denominado el centro Anahata. Es el sonido inaudible profundamente vinculado a la energía de Leo. Los iniciados sintonizan ese sonido entrando en la “cueva del corazón” que es físicamente la cavidad dentro de las costillas por encima del diafragma. Consecuentemente, el iniciado es como un perro guardián, que se mantiene alerta escuchando al silencio, y se comunica a través de símbolos y del propio silencio. Algunos adeptos se rodean de perros porque la presencia de los perros da fuerza al estímulo de la conciencia hacia las vibraciones superiores del sonido. Dattatreya, adorado en el Oriente como el hermano de Maitreya, el Señor de la ciencia del Yoga y el maestro de los principios cósmicos, siempre aparece representado con cuatro perros.

No nos ufanemos de haber contactado planos tan sublimes sin haber incorporado y expresado los principios fundamentales en nuestra propia vida. Esto no se logra leyendo libros por muchos años, sino entrando a la cueva, dominando nuestra naturaleza inferior, y saliendo nuevamente de ella, ya transformados.

Parte 3

El Mensajero

Los pensamientos de la lógica personal y la razón se condensan en el intelecto; ellos son un gran obstáculo para recibir y expresar energías superiores. A través del tiempo, estos pensamientos se han traducido en innumerables ideologías y teologías en la humanidad, y muchas personas están enredadas en sus conceptos y convicciones. La puerta a la intuición y a la experiencia pura se bloquea. En el siglo 19, la jerarquía espiritual decidió dar acceso nuevamente a las enseñanzas de la sabiduría a la humanidad, y en consecuencia, abrir la puerta a una conciencia mayor. Ellos escogieron Helena P. Blavatsky como el primer mensajero, que debía llevar a cabo los trabajos de introducir la Nueva Era. Ella fue expuesta por más de un año a un entrenamiento muy intenso y a una transformación de sus células cerebrales en el silencio y la soledad de los Himalayas, de modo que un gran poder pudiera fluir por su cerebro para destruir las enseñanzas erradas y para abrir las puertas a la realidad a muchos luego le siguieron. Con un coraje leonino, se opuso sin titubeos a todas las dificultades y usó toda su energía para indicar a la humanidad los secretos de la sabiduría eterna a pesar de la fuerte oposición fuerte y de las amenaza constantes contra su vida.

Al igual que M. Blavatsky, muchos iniciados de los tiempos modernos han nacido bajo el signo de Leo, tales como los Maestros CVV, MN, EK y Sri Aurobindo. El coraje, la determinación y la nobleza de mente son calidades relacionadas con este signo real. Hay un elemento de una naturaleza luchadora en Leo, que defiende la justicia y el establecimiento de la ley y el orden público. En los planos inferiores, expresa por el poder o por una ideología. Leo quiere proteger y dirigir. El peligro es que desarrolla mucha confianza y orgullo y demuestra parcialidad por sus seguidores.

Las Escaleras de Oro

En el sendero espiritual, el signo representa la lucha con la naturaleza más baja y con su superación. En “Las Escaleras de Oro” M. Blavatsky describe las calidades de Leo que deberán ser desarrolladas en el camino hacia la Verdad: “Una vida limpia, una mente abierta, un corazón puro, un intelecto deseoso, una percepción espiritual no encubierta, un sentimiento de hermandad hacia otros co-discípulos, una disposición para dar y recibir consejo e instrucción, un sentido leal de deber para con el Maestro, una obediencia dispuesta a los preceptos de la verdad, una capacidad para soportar valientemente las injusticias personales, una valiente declaración de principios, una defensa connotada de aquéllos a quienes se ataca injustamente, y un ojo constante hacia el ideal de perfección y progreso humanos tal como los representa la Ciencia Secreta – ésta es la Escalera de Oro por cuyos peldaños podrá el estudiante acceder al Templo de la Sabiduría Divina.”

Leo es el segundo signo fijo y el segundo signo de fuego. El signo fijo confiere disciplina perseverancia internas, mientras que el fuego de Leo permite la transformación de la personalidad a través de la auto-transformación. La transformación ocurre en el interior, en la cueva del corazón. Es el segundo nacimiento, durante el cual el alma nace y un hijo del hombre se convierte en un hombre de Dios. Muchos iniciados se han retirado durante un tiempo hacia una montaña, hacia el desierto o hacia una cueva. Se trata de la lucha en la cueva del corazón para matar allí al león; el dominio de la personalidad y el impulso del deseo de atar y dominar a otros. Aprendieron a escuchar la voz del silencio y ganaron maestría sobre los cinco sentidos.

Entrando a la Cueva del Corazon

Cuando deseamos entrar en esta cueva del corazón, encontramos dificultades puesto que no tenemos la costumbre de entrar en ella. Nuestros cinco sentidos nos halan con fuerza hacia la objetividad. Incluso si cerramos los ojos para meditar, persiste el impulso hacia el exterior. Vienen a nosotros pensamientos de lo que hemos visto, oído o experimentado. Tal vez le digamos a los caballos: “Deténganse, tomen un pequeño descanso”, pero ellos contestan, “Oh, por favor, déjanos continuar corriendo.” Y la energía continúa fluyendo incesantemente hacia el exterior y se disipa. Mientras más centremos la energía en su fuente original, más crecerá la luz en nosotros. En consecuencia, debemos entrenar a los caballos para volver a la fuente. Entonces los sentidos aprenden poco a poco a mantenerse enfocados hacia adentro, incluso si estamos activos en el exterior. En el camino espiritual de hoy no es cuestión de retirarse de la vida diaria, sino de llevar luz, amor, claridad y armonía de la energía interior hacia la familia, la sociedad y la vida profesional.

Es por ello que debemos practicar diariamente para entrar a la cueva del corazón y para escuchar la música del alma.Cuando hemos desarrollado la capacidad de escuchar, podemos escuchar el principio pulsante en el mismo momento en que ocurre en nuestro propio ser. Después entramos en la pulsación y atravesamos por ella hacia la pulsación sutil. Esta acción recibe el nombre de entrar en la cueva dentro de la cueva. Aquí satisfacemos a nuestro Yo superior, la luz más allá de la reflexión. En este profundo estado meditativo, la respiración y todos los pensamientos secundarios cesan, e incluso la pulsación es débil. Sólo el pensamiento original, “YO SOY”, “YO EXISTO”, y no existe ninguna otra onda del pensamiento. Es como un lago de agua en calma, lleno de luz y con un sonido de murmullo. No es posible meditar hasta un estado tan profundo a menos que se haya ordenado la personalidad. El estudio y el servicio a lo largo de muchos años permiten la organización de la personalidad, de modo que sea capaz de meditar.

Viviendo en el corazón y actuando en el mundo externo, así es como trabaja un hijo de Dios. Está en contacto constante con la luz y expresa la luz a través de la mente, de los cinco sentidos y del cuerpo. Dondequiera que él esté, la luz sale de él y penetra todo lo que lo rodee. En su presencia, los seres promedio se regulan sin que haya que decírselos. Él no intenta influirlos o dominarlos. Es su magnetismo el que los influye y los hace entrar en orden. Por el contrario, él no es influido por ellos de modo alguno; él sigue siendo impersonal, no-influido, y estable. En el exterior, puede ser agradable, suave y amable en su comportamiento, pero interiormente es fuego absoluto. Como un león, recorre su camino y satisface silenciosamente el propósito de su vida con voluntad inquebrantable.

La Luna Llena de Leo – Festival del Futuro

Cuando ponemos al corazón en sintonía, nuestra comprensión será inclusiva y no exclusiva. Ser amigo de todos recibe el nombre de Mitra en Sánscrito; éste es el significado del nombre Maitreya. En Leo podemos visualizar al Señor Maitreya con sus otros importantes compañeros de trabajo; él rige sobre esta Luna Llena. En el futuro, la Luna Llena de Leo será de gran importancia para la vida espiritual, su nota tónica será: “Ve al corazón y percátate de la hermandad de las cosas vivientes.” Para percatarse de la manifestación del alma, no sólo en otros hombres, sino en todo, es un punto clave para el amor. De esta forma, el signo de Leo prepara a la humanidad para recibir las energías de amor de las fuentes sutiles y para poder dar amor.

Parte 4

Magha – Maya – Magia

En el sistema zodiacal védico hay una constelación en Leo llamada Magha. Esta constelación tiene la capacidad de manifestarse desde lo sutil hasta lo denso. Magha rige sobre la formación de los primeros granos en las plantas y sobre la formación del tejido seminal en los animales y los seres humanos, el medio de la producción y la reproducción de los tejidos. Es interesante observar que la quinta casa relacionada con Leo se refiere a niños, romances y descendientes.

La palabra Magha se convirtió en Magos, magia. Aquellos que tienen el conocimiento Magha de la manifestación son conocidos como maghikos o magos. De igual forma, la palabra México surgió a partir de ella; es la tierra de los Mayas, que tenían la capacidad de trabajar con la magia. La magia del sonido es la más grande de todas las magias y los mayas tenían el conocimiento del sonido y del tiempo. Con la ayuda del sonido podían mover grandes piedras.

Muchos principios esotéricos están demostrados por la ubicación de las pirámides y los altares. En todas las Escrituras del mundo, la serpiente representa el tiempo y los anillos de la serpiente se ven como los ciclos innumerables del tiempo. Las serpientes emplumadas de los Mayas son un símbolo sublime de la sabiduría eterna. Los mayas son descendientes de una gran civilización de los tiempos primitivos relacionada con la Fraternidad de Ibez, un centro espiritual en América del Sur. Ibez en sí misma desciende del centro espiritual de Shamballa, en cuyas cercanías la ciencia del sonido era muy conocida y estaba muy extendida. En los grandes poemas épicos del Mahabharata se narra cómo un mago maya fue a la India y construyó un palacio real para el Rey Yudhishtira en una noche. En la Autobiografía de un Yogui de Yogananda, se relata cómo a mediados del siglo 19, Lahiri Mahasaya presenció la materialización mágica de un palacio en los Himalayas a través de Babaji.

El Movimiento de Sabiduría

La sabiduría eterna es una sabiduría científica, una investigación libre de lo Divino y no una religión definida por los teólogos. Existió en todas partes del planeta aunque su representación cambiara a través de la trayectoria espiralada del tiempo o a causa de la osificación de los dogmas y las supersticiones. El trabajo con el sonido, el color y el número y con las energías planetarias, era conocimiento general de los caldeos, los asirios, los judíos, los griegos, los Caballeros Templarios en Europa… Hubieron muchas escuelas que crearon ideas sobre la sabiduría. Hay muchos trabajos diferentes que no podemos percibir, muchas maneras y tipos que forman una red. Pero cada vez que la sabiduría se ofrece nuevamente, tiende también a cristalizarse a través del principio de formación de hábitos y la cristalización tiene un efecto asfixiante. La sabiduría fresca y nueva traída por Helena Blavatsky causó mucho movimiento, antes de que comenzara a cristalizarse. A través de Alice A. Bailey la Sabiduría fue presentada una vez más, de una manera fresca y nueva . No obstante, muchos piensan que se ha cristalizado de nuevo después de los 80s y que ha de venir una nueva dosis para aquéllos que buscan un nuevo acercamiento. En consecuencia, hay siempre un movimiento de Oriente a Occidente para asegurar que la sabiduría más antigua sea preservada.

Energías de las Direcciones

Cada dirección tiene su energía especial. El Este, el Norte y el movimiento hacia arriba pertenecen al movimiento en lo sutil. El Sur es el centro, el corazón, la compasión, el amor. El Oeste y la dirección hacia abajo son el movimiento en lo material, el sumergirse en la materia. Así nos dice la ciencia de la sabiduría. Con los signos de la Cruz Fija, el Este se relaciona con Tauro, el Sur con Leo, el Oeste con Escorpio y el Norte con Acuario. En nuestro cuerpo encontramos también estas direcciones. El Norte es el punto superior posterior de la cabeza, donde se encuentra el remolino del pelo, y representa el silencio. El centro ajna en la frente es el Este, el punto donde podemos encontrarnos con la luz y donde se manifiesta la voluntad de Dios. El Sur está en el centro del corazón, el principio pulsante. El Oeste se localiza en la región del centro base superior y el centro esplénico y se relaciona con la energía de la actividad inteligente. Todas las direcciones tienen un profundo significado espiritual y desempeñan un papel particular en el trabajo ritual que apoya la transformación interna. El trabajo del ritmo, del ritual y de la magia se relaciona con el séptimo rayo y con Urano, que rige sobre Leo a nivel espiritual. Así la signo de fuego de Leo da la energía para la transformación ígnea, de modo que un hijo del hombre se transforme en Hijo de Dios.

La transformación en el corazón es apoyada por el ritual del fuego. Cuando conducimos un ritual del fuego en las horas tempranas de la mañana con un cuerpo puro, éste tiene un efecto encantador y magnético. Miramos a las llamas y podemos hablar con el fuego. Podemos pedir que se queme aquello que no deseamos en nosotros. Podemos proponer lo que deseemos y pedir una bendición para ello. Un rezo dirigido al fuego para experimentar la verdad más elevada dice: “Revela ante mí la Tonalidad Dorada de la manifestación que precede toda manifestación material.” En otro rezo se dice que el disco de oro del Sol puede retirar sus rayos de modo que podamos experimentar la existencia pura.

La llama del fuego puede también darnos voluntad. Los iniciados trabajan con la llama, especialmente cuando están involucrados en grandes tareas. Entonces encienden un fuego, llenan su voluntad y conducen todo de una manera muy eficaz. Los meses de los signos de fuego tanto como los domingos y los jueves son particularmente apropiados para esto puesto que en esos momentos hay mucha energía ígnea.

Sirio y las Energías de Amor

La astrología espiritual enseña muy profundamente que nuestro Sistema Solar tiene un padre, una madre y un maestro.La Osa Mayor y las Pléyades juegan el papel del padre y de la madre, mientras que Sirius, la estrella-perro, representa el principio-maestro para nuestro sistema. La imagen del sistema de Sirio en nuestro planeta es la Jerarquía Espiritual con sus Ashrams en el Himalaya y en las Montañas Azules. Mientras que los Ashrams del Norte trabajan con el alma, los Ashrams del Sur rectifican continuamente el vehículo usado por el hombre y por otros seres. De esta manera se produce un cambio gradual en la estructura humana para permitir que el alma trabaje totalmente. Se cree que el Señor Maitreya es el jefe de la gran Logia de la Fraternidad Blanca en este planeta y el Señor Dattatreya, el jefe de la Logia de la Fraternidad Blanca en Sirio. Juntos guían las energías de Neptuno para asistir al desarrollo planetario. Los videntes vedas percibieron la energía de amor y de compasión que nuestro sistema recibe de Sirio, al que llamaron Sarama. Se dice que el Avatar de Síntesis entrará desde el Sur y el Sur representa a Leo, el amor y la compasión, el centro del corazón. Cada año, cuando entramos en el mes de Leo podemos alinearnos de manera particular con Sirio y con las energías del Sur. Por esta razón, muchos de los Grandes nacieron bajo el signo solar de Leo – los maestros C.V.V., M.N., E.K., Sri Aurobindo, Mme. Blavatsky y también el Señor Krishna. Es por ello que la Luna Llena de Leo será el festival futuro de los discípulos. Así Leo introduce el trabajo que luego es recogido y manifestado.

Fuentes utilizadas: K. P. Kumar: Hércules: El Hombre y los Símbolos / Sri Dattatreya. The Symbol and the Significance / notas de seminarios / E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual / Wisdom of the Heavens. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España. (www.worldteachertrust.org ). – A. A. Bailey: Astrología Esotérica, Lucis-Trust, London. – “Supermundane”, Agni Yoga Society, New York.