Libra

artwork from: www.stellarium.org; by: Johan Meuris : http://users.pandora.be/jomejom/; Copyright: http://artlibre.org/licence.php/lalgb.html

Parte 1

Libra – Floreciendo en Objetividad

Los doce signos zodiacales tienen un orden interno profundo, el cual está caracterizado por relaciones y ritmos. El movimiento cíclico del tiempo hace rotar el ciclo del año y el progreso de la evolución de la vida. La forma, como sol cruza el ecuador en los equinoccios de primavera y otoño crea una división en la unidad del círculo en dos mitades, las cuales marcan el comienzo de los signos de Aries y Libra. Por tanto dos polos nacen, con Aries en el superior y Libra en el polo inferior. Mientras Aries simboliza la emergencia del primer impulso de vida surgiendo de lo que permanece detrás, Libra representa el florecer entero hacia la objetividad. En este mes la belleza de la naturaleza se considera que es particularmente transparente y radiante, como el sol dorado de un brillante día otoñal.

El Polo de la Vida Material

Los esplendores de la civilización moderna, las grandes ciudades, industrias y los más finos lujos de la vida son expresados a través del signo de Libra. Comida y bebida, vestidos y joyas, maquillaje y moda también están localizados en este signo.

En la sabiduría Oriental, Aries es mediodía y Libra medianoche. Libra es el polo material de la vida, en la cual predomina el lado externo y el espíritu encuentra su “touchdown”, su punto de condensación. El hombre interno y el externo están separados y llegan a ser extraños uno para el otro. Por tanto, Libra causa una externalización del hombre a través de los cinco sentidos.

La pasión por la vida exterior, nos coloca fuera de la vida natural. Cualquier exceso es el aspecto inferior de la energía-Libra: Nuestra sobre- industrialización, así como nuestra exposición extrema a la ficción, al crimen y al sexo a través de los medios. También el frenesí y la vida moderna dictando competencia son cualidades del polo-Libra. Para escapar de esto las personas piensan que el desierto es mucho mejor que las junglas de concreto de las ciudades. Pero mientras el centro interno no haya sido encontrado, los dos brazos de la balanza no están equilibrados:

“El equilibrio es una tensión proporcionada de la energía. No tiene importancia, si este equilibrio se adquiere en el desierto o en la ciudad – el principal requisito es tensión constante. El camino de la tensión es el camino del esfuerzo, es decir el camino de la vida” dice en el libro “Hermandad” § 44.

Encontrando el Equilibrio

En Libra-medianoche, la oscuridad espiritual prevalece, y la ilusión de la vida material mantiene al hombre aprisionado.Cuando la luz de la sabiduría falta, esto lleva a perspectivas y valores equivocados, a utilizar erróneamente el poder, la sexualidad y el dinero. Libra simbólicamente representa la caída del hombre; es el lugar donde el péndulo de la vida vacila entre aliviar la carga o viceversa, la pausa entre exhalación e inhalación.

El centro interno estimulando la pulsación lentamente hace que el péndulo vaya hacia la dirección opuesta. Empezamos a sentir que la búsqueda de la felicidad en lo externo no nos satisface y también que una actividad incesante o la constante búsqueda para dar un nuevo empujón, no puedecubrir al antiguo sentimiento de vacío interno.

Una vida espiritual práctica integra al hombre en objetividad, con el hombre en subjetividad y lleva las Energías-Libra al equilibrio. Entonces unimos al polo inferior con el más elevado y nos sobreponemos a la excesiva atracción hacia la objetividad.

Una práctica regular de respiración conciente por un par de minutos con una mente y cuerpo confortables, nos ayuda a atraer la mente hacia el interior. Con cada inhalación vamos más profundamente dentro de nuestro propio ser y con cada exhalación, detenemos al ser en el centro del Corazón. Escuchando al ritmo de la respiración nos desembarazamos de lo emocional y de las corrientes mentales inferiores y nos conduce al contacto con el principio pulsante de la vida. Entonces Libra trabaja desde el centro del Corazón y ya no más con energías pasionales del plexo solar.

El par de platillos en balance es el símbolo (♎) y el mensaje del signo. Es el signo de la reconciliación y nos llama a establecer rectas relaciones humanas, en las cuales un lado no domina al otro.

El Hombre en la Mujer

La casa séptima relacionada con Libra corresponde al matrimonio y a la pareja, así como también por la polaridad de los sexos. Marte, el regente de Aries, representa la fuerza masculina y Venus el regente de Libra, lo femenino. Aries es el hombre y Venus su esposa.

Aquí encontramos sin embargo una inversión interna: En Aries se dice que él es la mujer en el hombre. El hombre es proyectado y la mujer está dentro. En Libra es la mujer, y el hombre está dentro. La mujer de Libra parece muy tierna y suave, pero internamente es muy fuerte. En el simbolismo Oriental esto está simbolizado por la diosa Durga montando sobre un león, llamada la “Madre impenetrable” se recomienda meditar en este signo durante el mes de Libra.

El que ha neutralizado a Libra en sí mismo, no está más polarizado hacia el sexo. Por tanto se dice que los iniciados son andróginos (masculino-femenino): Su mujer y hombre están dentro, y por tanto no buscan complemento.

Presencia Magnética

Hierro magnetizado es el metal de Libra, porque forma el polo inferior del magneto. Así como un magneto genera un orden armónico entre limaduras de hierro, la presencia magnética de un iniciado induce a un orden superior en las tendencias de la vida de las personas. Esto se hace de forma muy natural, por medio del toque a nivel del Alma. El iniciado simplemente es, él no busca producir un efecto o ser algo especial: “ yo son uno entre todos y yo soy uno en todos” – la contemplación en esta oración despierta la conciencia de la igualdad esencial como la base de la vida común y lleva a los más elevados aspectos de la conciencia grupal.

Parte 2

La Formación de la Objetividad

La Creación se describe en varias enseñanzas de la sabiduría como un árbol invertido cuyas raíces ascienden mientras sus ramas se orientan hacia abajo. El árbol de la vida baja creciendo desde el espacio. Sus raíces son las causas de los planos más sutiles mientras que sus ramas son sus manifestaciones en el plano de la materia bruta. El hombre también se parece a este árbol; su polo superior es la cabeza a partir de la cual baja la columna vertebral. A partir de ella se abre el sistema nervioso, la manifestación de las líneas de fuerza sutiles, y llega hasta los últimos confines del cuerpo, los cinco sentidos y los órganos de acción. La columna vertebral es a los nervios aferentes y eferentes, lo que la línea entre los puntos de los dos equinoccios al comienzo de Aries y Libra es para el Zodíaco.

Libra representa el polo inferior de la creación. Expresa la objetividad saliendo de la subjetividad. La manifestación material florece aquí en toda su belleza y esplendor. Es por ello que Libra es considerada como la luna llena del año.

A través de la atracción de la objetividad, la creación perfecta se manifiesta en la creación imperfecta y nos condicionamos. Adán y Eva vivían felices en la creación perfecta, el Paraíso, el Jardín del Edén, hasta que fueron atraídos por la objetividad y tuvieron la sensación de que algo les faltaba. La serpiente bajó del Árbol del Conocimiento, que simbólicamente representa la involución, la caída del hombre hacia la materia. Eva tocó la manzana y quiso probarla, pero luego de probarla, tuvo una sensación de vergüenza. Luego fueron expulsados del Paraíso y les crecieron diferentes capas de piel. Esta es una representación simbólica de la formación de la objetividad.

Experimentamos la objetividad a través de los cinco sentidos. Por medio de ellos, el hombre interior sale al exterior. La objetividad y la subjetividad son las dos escalas de una misma balanza; cuando nos identificamos con una parte, perdemos la visión del todo.

Libra separa el hombre interior del exterior y produce limitaciones y atracción a la objetividad. La atracción excesiva es pasión. Experimentamos la objetividad a través de los cinco sentidos. En el nivel más bajo del polo inferior de Libra, el hombre cae ante el embrujo de la pasión por el dinero, el poder, el sexo y los fracasos. Libra separa la pureza de Virgo y el poder de Escorpio.

La Astrología Espiritual explica que originalmente la segunda mitad de Escorpio y la primera mitad de Virgo formaban un signo solar del Zodíaco perfecto compuesto de 10 signos, y no había diferencia de sexos. La actividad inicial de Libra dio inicio a la aparición del plano mental y de la objetividad. En el plano físico, apareció la separación entre el hombre y la mujer y la atracción de los sexos.

De igual manera, había sólo 10 signos solares en nosotros al momento de nacer. Hasta los 7 años, Libra no se ha formado aún en el cuerpo y los sexos no se han separado. Cuando los niños y las niñas se miran a esa edad, la chispa de la sensualidad no está presente. La separación de la sensualidad sólo se desarrolla entre los 7 y los 14 años y a partir de ahí se desarrollan también la necesidad de unión y la pasión.

Pasión y No Pasión

La pasión conduce al unilateralismo y nos distancia de la vida natural. Todo exceso, como las demostraciones extremas de crimen, ficción y sexo son aspectos bajos de Libra, que rige tanto las exageraciones como la búsqueda del equilibrio. Se ubica en el centro del ombligo, el punto de balance para el hombre promedio.

Para éste, el color del signo que vibra a través de su plexo solar es Rojo encarnado, e identifica erróneamente al amor con los afectos mezclados con emoción. Venus es el regente de este signo. Como séptimo signo, Libra se corresponde con la séptima casa del horóscopo, que representa la pareja en el matrimonio, las amistades y las enemistades.

El color violeta es el apropiado para las personas en desarrollo nacidas bajo el signo de Libra y que están aprendiendo el buen uso del tiempo, el dinero y las oportunidades. Estos individuos están marcados por un gran sentido de justicia, dominan el arte de la reconciliación y de la construcción de relaciones humanas correctas. Estos individuos deben desarrollar un sentido discriminatorio correcto, y no prestar mucha atención a las cosas pequeñas en detrimento de otras de mayor importancia. De esta forma, cae bajo la influencia de Saturno que le enseña a través de un proceso lento y profundo la disciplina necesaria para equilibrar la balanza. En su tránsito a través de esa tierra hirviente, se queman todas las impurezas y se eliminan todos los desbalances a través de crisis. Sentimos nuestras crisis de personalidad como una ardentía en el plexo solar, y también podemos padecer de problemas estomacales, etc., pero el trabajo de purificación de Saturno nos prepara el camino para el ascenso, apoyado por Urano. Éste ayuda a romper las ataduras con el pasado para elevar al hombre hacia la vida del alma. En este momento el color de Libra se convierte en una mezcla de azul y blanco puro.

Cuando tenemos bien organizadas nuestras actividades sociales, económicas y familiares, de manera que no nos crean problemas, nos convertimos poco a poco en personalidades integradas. Entonces encontramos tiempo para balancear la actividad objetiva con la subjetiva y ascendemos a planos superiores de conciencia. Por medio del desprendimiento interior, aprendemos a actuar sin pasión en el exterior, manteniéndonos firme en el centro, y neutralizando a Libra dentro de nosotros. “El trabajar para el bienestar mundial nos permitirá lograr el equilibrio adecuado. Este trabajo trae alegría y conocimiento del infinito, así como la comprensión de la movilidad de los mundos.” (Supermundane, § 102)

Neutralización de Libra

Aquél que ha neutralizado a Libra dentro de sí es puro y puede compararse con un niño de 1 a 7 años. Su impaciencia por la sexualidad disminuye, su polarización se vuelve constantemente hacia la luz interior. Por ello se dice que todos los iniciados son andróginos: han encontrado su mujer o su hombre dentro de sí y no lo buscan fuera, al margen de que tengan su familia o permanezcan solteros. Cuando Libra desaparece de nosotros, Virgo-Escorpio se convierten nuevamente en un signo, y volvemos a tener el Zodíaco de diez signos de la creación perfecta, el Jardín del Edén. Venus, representado por la serpiente tentadora en las etapas iniciales del desarrollo, ahora se convierte en el rayo puro de belleza divina más allá de toda forma. Como la presencia del magneto magnetiza y reorganiza las moléculas de una barra de hierro, la presencia de la belleza divina causa una reorganización de las corrientes etéricas en el hombre. Entonces la energía sube a través de sushumna, el canal dentro de la columna vertebral, y “eleva la tierra a los Reyes de la Belleza.”

Parte 3

Encontrando el Balance Interior

En el equinoccio de Otoño, el sol cruza el ecuador en dirección Sur, y entra en el signo cardinal de aire de Libra. Los dos equinoccios de Aries y Libra forman un eje que divide el círculo del año en dos mitades: el de Aries es el eje más alto, el de Libra es el más bajo. Aries representa la primera aparición del espíritu, mientras que Libra representa la floración completa de la manifestación material. Aquí el espíritu se ha vertido totalmente hacia fuera, hacia la objetividad y el hombre está en peligro de olvidarse del mundo interno. Es por ello que Libra también recibe el nombre de la medianoche del espíritu. El símbolo de Libra (♎) tiene dos líneas horizontales: el estar detenidos en la vida horizontal en el mundo externo. La línea superior se asoma arriba como un pájaro y no toca la línea más baja. De igual manera, el hombre debe vivir en equilibrio interno en objetividad, sin ser absorbido por ella.

El equilibrio mide lo que usted da y recibe. Libra marca el nacimiento del sentido de la justicia, y en consecuencia, Saturno está exaltado allí. Libra es el signo del equilibrio y del balance de los contrarios. Nos enseña a encontrar el equilibrio adecuado por medio de crisis. Equilibrio significa no abrumarse por los acontecimientos de la vida. Cuando perdemos el equilibrio, cambiamos nuestro humor personal y nuestros gustos. Aquéllos a quienes hasta ayer veíamos como amigos, son ahora nuestros enemigos. Sentimos molestias y confrontamos problemas y crisis. Las consecuencias son irritabilidad, cólera y desequilibrio que perturban los centros inferiores, y sentimos nuestras crisis en el estómago y en el plexo solar, áreas regidas por Libra. El fuego de fricción nos conduce a la tierra de fuego a través de Libra y Escorpio por medio de crisis. Los que no están conectados con el hilo de luz del alma caen aquí en un abismo a través de la pasión.

Libra simboliza la fascinación apasionada por la vida en el mundo externo y por el placer de ropas hermosas, del comer y el beber, del dinero, del poder, y del sexo. Representa la separación de la humanidad en hombre y mujer, y mientras las energías de Libra están activas en nosotros, ambos se atraen mutuamente. Es por ello que se relaciona a Libra, el séptimo signo del zodiaco, con la séptima casa del horóscopo, que representa las asociaciones y la polaridad de los sexos. Buscamos asociaciones porque tenemos la sensación de que nos falta algo que podríamos conseguir del exterior. En esta etapa, Venus con sus calidades emocionales rige sobre Libra. Cuando giramos hacia el interior y buscamos la unión con el alma, nos ubicamos bajo la influencia de Saturno. Él nos disciplina y nos enseña la acción adecuada conforme a la ley. Nuestros gustos y disgustos se neutralizan, y no rechazamos más a nuestros semejantes. Nuestra sensación de ser una entidad separada desaparece lentamente, y nos percatamos de que el alma única se reprime a través de nosotros, y que somos hermanos y hermanas y tenemos un padre. Venus es aquí, nuevamente, el regente de Libra.

El período de la vida relacionado con Libra es el séptimo grupo de siete años, entre los 42 y los 49 años. Si no se ha aprendido ya, este es el momento de trabajar sin pasión en el mundo exterior y de servir a la familia así como a la sociedad, sin expectativas. El año 49 de la vida se considera particularmente significativo para superar la personalidad y triunfar sobre la influencia del dinero, del sexo y del poder.

La Madre sobre el Tigre

Mientras el alma no gobierne la personalidad, ésta es como una bestia sin domesticar. Es por ello que la sabiduría del Oriente recomienda meditar durante el mes de Libra en el símbolo de la Madre Divina cabalgando sobre un tigre. Le llaman Durga, la “Madre Impenetrable”. Si pensamos en ella, nos da una chispa de luz para penetrar la oscuridad de la ilusión material. Se recomienda alinearse con la luz durante las quince fases ascendentes de la luna, desde la luna nueva hasta la luna llena de Libra y meditar acerca de las energías de la Madre. Ella limpia el camino, para que podamos avanzar a través de la segunda mitad del año sin enredarnos en las ilusiones de la materia. Así el gusto superior por la luz hace desaparecer el gusto inferior por el sexo.

La Pulsacion de la Respiracion

Para poder conducir la mente hacia el interior e invertir las energías que fluyen hacia abajo, la ciencia de la respiración es un elemento importante. Usada adecuadamente, la respiración activa la fuerza vital y nos ayuda a levantar las emociones del plexo solar hacia el amor del centro del corazón. Con cada inhalación entramos profundamente en nuestro ser y con cada exhalación elevamos las energías de los centros superiores. De esta forma Libra se neutraliza y sus energías se mueven del ombligo hacia el centro del corazón. Cada vez que reaccionamos de una manera impulsiva o emocional, nuestro ritmo respiratorio se altera, y es atrapado entre el miedo y el empuje de la ira. Es por ello que la mayoría de las personas no respira de una manera normal y equilibrada. Una respiración profunda, consciente permite que la energía del alma se derrame y nos llene de energía.

Es muy agradable respirar regularmente en forma consciente durante cierto tiempo en la mañana y en la tarde: lenta, suave, uniforme, y profundamente. Debemos sentarnos cómodamente, en una atmósfera amistosa. Respiramos a través de la nariz y mantenemos la lengua sobre el paladar superior sin tocar los dientes y sin que los dientes superiores e inferiores se toquen al frente. Esto permite que la boca se relaje. Una posibilidad es hacer 27 respiraciones en grupos de tres respiraciones cada uno, con pequeñas pausas, y sentir el eco de la pulsación durante las pausas. Con la respiración, la pulsación trae la fuerza vital del espacio circundante hacia nuestro interior, elimina la materia vieja, y consolida así nuestro cuerpo. La pulsación es el aspecto sutil de la respiración. Cuando meditamos en la pulsación de la respiración, la inhalación y la exhalación se acercan lentamente y después se combinan. En la respiración, a nivel mental, cada uno de los polos neutraliza al otro. Nuestra mente se encuentra con la conciencia que nos hace respirar: inspira y expira. La inhalación y la exhalación en sus aspectos sutiles reciben en sánscrito los nombres de prana y apana, y el equilibrio de los impulsos de la respiración se nombra samana. En la ciencia del Yoga del Oriente se sabe desde tiempos inmemoriales que cuando el prana y el apana se equilibran, la energía de la respiración asciende a la cabeza (llamada allí udana) y que desde allí la respiración vital del alma (vyana) corre a través de todo el cuerpo como su luz. Éstas son las cinco pulsaciones de la ciencia de la respiración que circulan a través de nuestro cuerpo.

La inhalación lleva dentro de sí el sonido SO, y la exhalación, el sonido HAM. SO-HAM recibe el nombre del sonido del pájaro pulsante de la respiración, flotando en equilibrio, en el punto donde la inhalación se convierte en exhalación y viceversa. Allí se crea un espacio, un interludio del silencio, donde la contemplación abre las puertas a los mundos superiores. Aquí el alma se libera de sus ataduras con el cuerpo triple y viene a descansar en el lugar secreto del más alto. Separada, vive en paz y contempla la visión ganada. Al regresar de allí, trae consigo inspiración y poder para expresar pensamientos y hechos de buena voluntad en la vida diaria.

Parte 4

El Punto de la Luna Llena del Año

El signo zodiacal de Libra es el punto de la Luna Llena del año, donde las manifestaciones materiales han florecido por completo y la creación se ha vertido totalmente hacia el mundo exterior. Como una burbuja que se infla hasta convertirse en un globo, Libra rige el crecimiento de un impulso del centro a la circunferencia. Si se analiza la rotación en el centro, se encuentra una fuerza doble: la fuerza de radiación, que trae diversidad del centro a la circunferencia y también la fuerza que fusiona, que trae la unidad a partir de la diversidad. En consecuencia, Libra representa el principio del fulcro del universo, que causa la rotación de la rueda y el gran milagro de la objetividad emergiendo de la subjetividad.

El libra es el nacimiento de la polaridad del interior y el exterior y de la dualidad de los sexos. Su nacimiento se debe al amanecer del plano mental en nuestro planeta. La envoltura mental del hombre forma la línea de demarcación de la objetividad, la que sirve como espejo o superficie de reflexión y separa lo superior de lo inferior, el hombre interno del externo. Las facultades de los cinco sentidos se desarrollan sobre la superficie de la mente y abren así los canales a través de los cuales salimos. El propósito de los sentidos es el hacer que la conciencia experimente la objetividad, pero sin perderse en ella. Sin embargo, la objetividad atrae fuertemente al hombre interno hacia el exterior y una cortina oscura cubre la luz interior. La caída en la generación o la materia crea así la historia de Adán y Eva y la expulsión del Jardín del Edén.

El símbolo de Libra (♎), una viga con los dos platillos, simboliza la expansión horizontal en el mundo exterior. La trinidad de lo signos de aire: Acuario, Géminis y Libra, son todos signos dobles que ilustran la interacción del espíritu y la materia. Acuario tiene dos líneas eléctricas onduladas (♒) que hace emerger a la Esencia amorfa y sin nombre como Sonido y Luz en espacio y tiempo. Géminis trae la luz, simbolizada por las líneas verticales del signo (♊), y Libra (♎) es su manifestación en el plano horizontal, en la vida objetiva.

Sobre-estimulación

Libra es un símbolo para el equilibrio y el balance, los platillos del signo son también llamados la balanza de la justicia.Sagitario, el signo de los jueces, está ligado a Libra a través de un aspecto sextil, al igual que Leo, el signo del gobernante que protege la ley. Cuando los pesos se distribuyen desigualmente en la balanza, surge la exageración, la pasión, se produce un estado de desequilibrio. Todos los valores equivocados y los excesos de la civilización de hoy son un aspecto inferior de Libra. En los negocios, la demanda y los deseos del público se estimulan al extremo por medio del mercadeo y luego se ofrecen mercancías para satisfacer esos deseos. Los bancos, las compañías de seguro o de ventas de automóviles y la industria de cosméticos, todos lo hacen. La mente común responde a este estímulo. Siendo como somos, hiperactivos, somos estimulados todavía más por otros con mentes aún más concretas, y nos perdemos. Cuando pasamos frente a las exhibiciones de las tiendas, sentimos inmediatamente la sensación de que necesitamos cosas. Compramos sin haberlo planeado, sin una necesidad verdadera y tenemos en la casa más cosas de las que necesitamos. En el momento en que estamos comprando, somos emocionales y esclavos de la situación. Cuando derrochamos dinero, no debemos pensar que nada sucede. El dinero que se gasta innecesariamente contribuye a nuestra solidificación. Creamos el hábito de acciones estimuladas y nos volvemos así incapaces de recibir inspiración de círculos superiores. Nuestra hiperactividad crea todas las dificultades; nos hace hacer cosas que sabemos incorrectas, pero las hacemos de todas formas. Es una adicción insaciable, que debilita nuestra discriminación más y más y abre las puertas a la oscuridad. La fuerza del deseo impide la entrada de la fuerza vital. Esto debilita al cuerpo etérico y conduce a enfermedades. Hay más alegría cuando pasamos mucho tiempo dentro y estamos moderadamente afuera para satisfacer las necesidades del exterior.

Deseo y Necesidad

No hay razón en discutir con los deseos, pero no tenemos que llevarlos a la práctica inmediatamente, sino que debemos filtrarlos a través de la discriminación: ¿Qué es deseo y apetito y qué es necesidad? Debemos responder a las necesidades, pero frenar al deseo y al apetito. La discriminación es una espada brillante que nos da la mente superior. Es la luz de la sabiduría que hace que distingamos entre el programa del Alma y la conciencia del cuerpo. La luz nos indica qué hacer y cómo debemos aplicar la voluntad discriminatoria para pensar, hablar y actuar adecuadamente. Es un proceso lento en el cual Saturno nos enseña con disciplina un equilibrio superior y cómo hacemos que nuestras acciones estén en armonía con la Ley. En Libra, Saturno ayuda a construir el puente de luz llamado Antahkarana.

La Madre Impermeable

Cuando no regulamos nuestras vidas por medio de la influencia de Libra y Escorpio llegamos a los mundos ilusorios de la materia, y todo el que se desconecta del hilo de luz caerá en un abismo sin fondo. Durante los tiempos oscuros, necesitamos urgentemente la Luz del Alma. Se enciende cuando la recordamos o cuando invocamos la presencia del Maestro o de la Madre Divina. En el momento en que pensamos en ella, nos da una chispa de Luz. En el Oriente se le llama en Libra, “Madre Impermeable” o Durga. Ella está parada en el umbral entre la ilusión y la verdad y resulta difícil superar las ilusiones de la materia. En consecuencia, se recomienda meditar en las energías de la Madre, especialmente durante las 15 fases ascendentes de la luna hasta la Luna Llena de Libra. Entonces ella nos deja el camino libre de modo que podamos andar con seguridad a través de la segunda mitad del año. En cada etapa de la vida, ha de lograrse el balance sólo para aspirar a otro punto de equilibrio y para aprender así lo fácil del vivir.

Todo vibra y está en movimiento, y es necesario preservar conscientemente el equilibrio interno. La vida misma revela que sólo el equilibrio permite el progreso y avanza la evolución.” (Supermundano III, 613, 485)

Durga se visualiza como montada en un tigre, que representa la personalidad regulada y balanceada por el Alma. Así la madre puede ser adorada como la energía balanceadora, que nos hace encontrar el delicado equilibrio para ascender a la Eternidad.

Fuentes utilizadas: K. Parvathi Kumar: Hércules, El Hombre y los Símbolos / Notas de los Seminarios. – E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España. A.Bailey: Astrología Esotérica, Lucis Trust, London (http://www.netnews.org/www.lucistrust.org ). “Brotherhood” / “Supermundane”. Agni Yoga Society, New York (www.agniyoga.org ).