Los Fundamentos del Ocultismo

El Velo de la Forma

SwastikaEn el curso del tiempo muchas palabras antiguas, han sido comprendidas erróneamente y malinterpretadas, especialmente los conceptos de los mundos sutiles. Todo el mundo las entiende conforme a su propio grado de pureza, y no todos son capaces de asimilar la sabiduría oculta. La sabiduría oculta no significa que algo se está ocultando del público en general. Oculto significa, lo interno, al cual el velo de la forma encubre. Oculto denota algo escondido, lo que no puede percibirse, mediante una consideración superficial.

Un ocultista intenta ver más allá de la forma para comprender el espíritu, oculto en la materia. La energía sin forma del espíritu, está trabajando a través de nombres y formas. Cada forma puede verse como un símbolo que hace alusión a la verdad más profunda. Los diferentes ejercicios ocultos tienden sólo a mantener esta verdad esencial y básica en la memoria: Todas las formas en la creación son encarnaciones de la verdad de la existencia. Recordar esto debe hacerse todos los días. Cuando esta identidad se pierde, nos perdemos en las ilusiones del mundo. En el mundo lo falso se considera a menudo, como verdadero, y la verdad se oculta en una esquina.

Si vemos solamente las formas y no nos percatamos de la energía que trabaja a través de ellas, continuamos atorados en las apariencias externas. Si decidimos sobre una persona basados sólo en el aspecto exterior, esto sigue siendo superficial. Un niño y un hombre de 50 años pueden leer la misma oración en un libro, pero su visión interna difiere, conforme a la profundidad y a su sentido de la comprensión. Si leemos sólo lo aparente, en las Escrituras Sagradas o en los libros que vienen de los Maestros de la Sabiduría, nos movemos en el estado infantil, en nuestra propia imaginación. Recibimos sólo una comprensión aparente a través de las palabras utilizadas.

El Estudio Oculto

Muchos leen libros acerca de tópicos ocultos porque pueden comprarse en las tiendas, y se entusiasman con las ciencias ocultas. Pero los libros no están obligados a revelarse a cada lector casual o intelectual. A ellos se les niega el acceso al mundo oculto, la inteligencia de la mente concreta no ayuda aquí. Las enseñanzas sólo se revelan a quien mantiene cierto grado de pureza en su vida y a quien se dedica al servicio para el bienestar de la vida que le rodea. Él puede entender su mensaje y sacar provecho de él.

El estudio oculto no significa leer libros, sino aplicar las claves ocultas en uno mismo. Es el Auto-Estudio, en el cual las seis llaves de la sabiduría – como la llave del tiempo, del símbolo, del número, del sonido, y del habla – se aplican a la séptima clave, nosotros mismos. Con esta séptima clave entramos en lo más profundo de nosotros mismos.

El Maestro DK dice: “Desarrolle el pensamiento desde el corazón, no sólo desde la mente.” Él quiere que entendamos primero y luego estudiemos; en esto se oculta una gran verdad. Tenemos que aprender a ver más profundamente, a descubrir el significado de una expresión capa tras capa y a leer el significado entre líneas. No todas las cosas pueden registrarse en los libros. La sabiduría continúa revelándose de nuevo conforme al nivel de intuición que el hombre toca.

Si asimilamos conceptos de la sabiduría – acerca de los siete rayos, los signos solares o los triángulos, los colores, los sonidos y los símbolos – éstas son ciencias relacionadas con los mundos sutiles, pero no con su fundamento con ESO.Por esta razón, las ciencias ocultas se cuentan entre las ciencias mundanas. No debemos seguir las ciencias individuales, sino ante todo aprender a relacionarnos con ESO. Cuando recordamos a la presencia inmortal de la existencia, las diversas ciencias vienen hacia nosotros como un apoyo. Como almas, hemos emergido de la existencia pura: ESO existe como YO SOY. YO SOY es la base de todos nuestros pensamientos. Cuando estudiamos las ciencias ocultas, tenemos que traer a nuestra mente esta verdad de nuestra identidad.Entonces ellas mismas, comienzan a revelarse, a nosotros, de lo contrario, continúan siendo libros cerrados.

Buscando las Causas

La ciencia oculta ve en todo, el trabajo de la fuerza vital una. Ve la síntesis subyacente en la multiplicidad de formas. No sólo ve una célula no solamente como materia viva, sino que pregunta, qué es lo que origina división de células y al crecimiento, y qué inteligencia causa la actividad en la célula. Entiende el árbol como un principio existiendo en la raíz, en el tronco, las ramas, las hojas y los frutos. Ninguna parte del árbol es el árbol en sí mismo. Nuestro esfuerzo por ver a través de la materia la existencia una detrás de cada forma, es una técnica directa para desarrollar clarividencia y clariaudiencia.

Las raíces de lo que vemos están más allá de lo visible. La manera en que una flor se convierte en fruta y como la semilla brota para convertirse en un árbol es un proceso oculto. El cuerpo humano es también una estructura compleja de fuerzas sutiles trabajando incesantemente. Su mecanismo tiene un aspecto estructural y un aspecto funcional. El cuerpo estructural es sólo un vehículo, un instrumento del hombre interno. El cuerpo funcional es cualitativo y forma los diversos planos del hombre – los planos vitales, mentales y Búdicos. Para lidiar prácticamente con la dimensión oculta, necesitamos un conocimiento definido de los vehículos físicos tanto como de los más sutiles.

Las causas de todo el mundo objetivo están en los planos más sutiles. Cuando vemos una película, hay mucho trabajo del equipo íntegro que hace la película detrás de los movimientos, los diálogos, los colores y la música, que no son visibles en la pantalla. Normalmente, sólo percibimos el resultado final de un proceso, pero no las transformaciones graduales. Para una comprensión oculta debemos tener cierta conciencia de las causas de las apariencias.

Cuando intentamos ocuparnos con fuerzas más sutiles iniciamos acciones en cadena que operan subjetiva y objetivamente. Igual que los pliegues tiernos de los pétalos en la etapa del botón, estas fuerzas no existen de forma visible. Un mal manejo de los botones, estropea la floración futura. Si ya hay un desorden manifiesto, poco puede cambiarse. No obstante, antes de que el desorden se haga sentir, hay grandes posibilidades de cambiar algo. Así las causas de las enfermedades están en nuestra manera de pensar, en nuestro comportamiento, en nuestra actitud hacia el alimento, el sueño, el trabajo, el sexo o el ritmo de la vida. En un trabajo oculto, investigamos las causas de los fenómenos y procedemos con cambios armonizadores desde los planos sutiles. Antes de que podamos trabajar de una manera oculta, tenemos que traer pureza y equilibrio a nuestras vidas y seguir un ritmo interno. Una vida rítmica, es una de las herramientas ocultas más importantes. Aprendemos a organizar nuestro tiempo y comenzamos así a darnos cuenta lo que hay que hacer, cuando, cómo y donde. Y al ir reaccionando menos vehementemente en los gustos y aversiones, nuestra naturaleza intuitiva se revela lentamente.

El Trabajo Oculto

Desarrollamos capacidades y comenzamos sirviendo con energías ocultas de manera desinteresada. Podemos ayudar a otras personas y trabajamos con curación, impartiendo correcta comprensión, u otorgando ayuda, por medio de la astrología o las escrituras. Permitimos que el conocimiento fluya a través de nosotros, sin siquiera un tinte ligero de tendencia comercial. Para nuestro sustento, mantenemos una vocación, no vivimos de las ciencias ocultas. Desde los tiempos más remotos, hay un énfasis en no enseñar ni practicar las ciencias ocultas por dinero. Si el dinero llega, debe ser utilizado escrupulosamente para las actividades de la buena voluntad.

Cuando nos sintonizamos con lo interno, las puertas de los mundos sutiles se abren por sí mismas. Comenzamos a tener ciertas experiencias durante nuestra oración y meditación o durante el sueño. El conocimiento que necesitamos viene a nosotros. Recibimos ideas de cómo conectar y sintetizar ciertos temas y ramas de las ciencias ocultas. Somos enseñados desde dentro. El programa para el día se nos da durante la oración de la mañana y ejecutamos el plan de día en día. Escuchar, ver y manifestar el plan, este es el trabajo de un iniciado. Él sigue el Plan del sistema más elevado y no hace nada por sí mismo. Si nos volvemos hacia el lado oculto de las cosas, nosotros también podemos desarrollar la habilidad de actuar según este Plan.

K. P. Kumar: Hércules / Meditaciones Ocultas / Notas de seminarios / E. Krishnamacharya: Anatomía Oculta. The World Teacher Trust India.