Espacio y Conciencia

Vacío y Plenitud

JungfrauCuando construimos una casa, construimos paredes en el espacio ya existente.Entonces hay un espacio interior y otro exterior. En el interior dividimos el espacio inseparable e inalterable en comedor, dormitorio, cocina, baño y tocador. Decoramos los cuartos con colores y los llenamos con muebles y muchos objetos. Entonces tenemos la sensación que el espacio en la casa nos pertenece, y olvidamos que ya existía, antes de que la casa fuera construida y todavía estará allí cuando ésta se convierta en ruinas. Incluso nuestro planeta desaparecerá un día, pero el trasfondo del espacio continuará existiendo.

Normalmente llamamos “espacio” al intervalo que no vemos entre dos objetos. Y puesto que no lo vemos, para muchos no existe en absoluto. Pero el mismo espacio que existe entre dos objetos también existe en nosotros. Todo lo que se manifiesta existe en el espacio y tiene una relación con el espacio. En el futuro se desarrollará una ciencia del espacio y entonces se entenderá mejor la importancia del vínculo entre el espacio y los objetos que existen en el espacio.

El espacio no es la nada, no es un espacio vacío, como creían los científicos del pasado. Mme. Blavatsky dijo: “si los científicos piensan que el espacio es un vacío, hablan solamente del vacío que está en sus mentes.” En el vocabulario de los conocedores, no existe tal vacío. El vacío del espacio es sólo una nada aparente, porque al mismo tiempo está tan lleno que no puede verse. La potencia numérica de este estado es cero. Nos da una impresión negativa, pero los escrituras sagradas del Oriente usan dos nombres para él en Sánscrito: Sunyam, el estado de la nada aparente, y Purnam, la plenitud, que comprende al SER y al NO SER. El maestro E.K. llama a los dos, el cero negativo y el positivo. Durante las horas de la Luna Nueva nos acercamos al reino del cero negativo; en la Luna Llena, a la plenitud, el reino del cero positivo.

En el camino de lo negativo al cero positivo la creación ocurre. Muchos científicos intentan alcanzar este punto donde la materia comienza y termina. La teoría científica moderna dice que el átomo es creado del espacio. ¿ Pero cómo llega a surgir del espacio, el átomo ? Parece haber una brecha entre los dos. La clave para que los átomos se formen del espacio, y a todos los planos de existencia, en la materia original es, la conciencia del espacio. Esta inteligencia del espacio es llamada “éter” por los espiritualistas y “Mahat” o “Fohat” por los científicos antiguos. La ciencia moderna no puede explicar aún la existencia de este éter existiendo en espacio. Esto es porque acaba de entrar en la era espacial.

El Pasaje de Acuario

De qué manera la creación manifiesta surge de la nada aparente, es un secreto conocido sólo por los que han tomado las iniciaciones muy elevadas, pues el conocimiento exacto te convierte en un creador y destructor de átomos. Esto significa que el hombre puede crear o destruir cualquier sustancia simple o compuesta por el espacio, como lo han demostrado los iniciados en varias ocasiones. También han demostrado cómo pasan a través de la pared y a través del espacio. Donde hay una pared para nosotros, ellos pueden ver a través, ven puro espacio. La materia es entendida por ellos como un agujero o vacío en la sustancia espiritual. Las escrituras dicen: “Fohat cava agujeros en el espacio”, por lo que ocurre la caída del espíritu en la materia.

De la nada a algo y de algo a la nada existe un pasaje. Es como un túnel, donde en un lado está la totalidad y en el otro lado la creación, donde ocurren las formaciones infinitas. Esto es llamado el pasaje de Acuario. El símbolo de Acuario es un jarrón abierto a ambos lados. En este lado vemos cómo las aguas del éter fluyen hacia fuera de la aparente nada. Del otro lado, ya no hay ya agua derramándose. En el medio está ocurriendo cierta magia por la cual surge la creación.

Cuando un impulso surge de la aparente nada, se despliega una gran luz que toma la forma de esfera. Entonces esta esfera recibe otro impulso. Como consecuencia, el globo se abre como un loto, y muchas inteligencias cósmicas se expresan a sí mismas. Así el espacio estático llega a ser dinámico de tiempo en tiempo. Cuando el espacio se hace dinámico, pulsa y emergen ondas. Las ondas del océano del espacio, que bailan rítmicamente son representadas en el símbolo de Shiva danzando, y su ojo se considera que es, el punto de la manifestación. La vida también se manifiesta en nosotros como pulsación y se expresa en el latido del corazón o en la respiración. Es interesante observar que todos los planetas tienen la forma de globos y no de cuerpos irregulares. Esto es, porque el espacio es globular por naturaleza y produce solamente formas globulares.

“El Espacio se divide en espacios o globos del espacio y éste es el nacimiento del aire (o del éter)” dice un manuscrito arcaico. En el momento en que un punto emerge o despierta, éste se separa del espacio en un centro y una circunferencia y trabaja como centro geométrico de su propio globo del espacio. Cada átomo es un globo, ordenado como un Sistema Solar, en miniatura. En el hombre, la aparición del punto y del globo corresponden al nacimiento del yo soy, la primera conciencia limitada. El huevo en el vientre de la madre forma un prototipo de este globo. Para nosotros el espacio circundante es un globo enorme de espacio, con nosotros, como su centro geométrico.

El Akash

Lo que llamamos “big bang” es el fuego cósmico transformando al trasfondo estático del espacio en espacio dinámico.En este estado dinámico el espacio se llama “Akash”, irradiándolo todo. El Akash no es espacio, sino el contenido del espacio. Las estructuras sutiles del espacio contienen las grabaciones de todas las historias y asociaciones de los últimos ciclos vitales. También se llaman los registros Akashicos. Un iniciado puede leer el pasado, el presente y el futuro de toda la creación en esta “tablilla del universo”.

En un punto cercano de los Himalayas, se encuentra Varanasi ( Benares ), también llamada Kashi. Los Puranas describen a Kashi, como la luz que permanece cuando el planeta se disuelve en el espacio. Kashi es considerada que es la expresión del alma en la forma, el sendero de la energía Acuariana. Cada vez que Júpiter entra en Acuario, hay un gran festival en Kashi (Benares), el Kumbha Mela, que significa, la comunidad de la energía Acuariana. Aún hoy, esta ciudad tiene estas energías, aunque de forma oculta.

En el espacio alrededor de nosotros existen muchos planos de sustancia etérica. Los éteres están trabajando en nosotros a través del agua y del espacio. Si por ejemplo, estamos cansados del trabajo, una ducha nos da energía, con la cual nos restauramos. También podemos tomar energía por medio del aire, de los rayos del sol, de los planos circundantes del espacio. El corazón y los pulmones funcionan a través del suministro de energía llamada espacio-espíritu o éter. Nos movemos en el éter del espacio, y este éter está también en nosotros, como el cuerpo etérico.

El Espacio Púlsa

Por medio de este, el espacio en nosotros se conecta continuamente con el espacio en nuestros alrededores. El centro de la garganta es el pasaje entre ambos, mientras el cuerpo está vivo. En un cadáver, el pasaje se cierra. El centro de la garganta está conectado con el espacio o Akasha. A través de este centro, la energía del espacio entra en el cuerpo, hace sus funciones y después regresa a su lugar en el espacio. Este proceso de pulsación mantiene el cuerpo vivo proveyéndolo de Prana ( la energía de vida ) del espacio circundante, y sólo entonces podemos alimentarnos. Las vibraciones viajan a través del espacio, de la garganta al oído. Ellas se traducen en sonidos, en palabras, en oraciones, en significados, que entonces ponen en movimiento a los pensamientos y las emociones. Cuando comprendemos correctamente al centro de la garganta, nos damos cuenta que nuestra conciencia es espacio cargado y que somos el espacio en este cuerpo. Esto nos da una clave hacia el entendimiento de invocar vida y por lo tanto, hacia la verdadera curación. Cada espacio irradia una energía diferente, y nuestra mente está influida por los objetos y las personas que se encuentran en el espacio. La era actual de Acuario nos conduce más y más a un contacto directo con el espacio y las inteligencias invisibles contenidas en él.

K.P. Kumar: La Cruz de Acuario / Notas de seminarios / E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.