Señor Ganesha

Superando Obstáculos

GaneshaLas enseñanzas de sabiduría explican que los obstáculos en nuestra vida están dentro de nosotros y no afuera. Las distorsiones internas son vistas como obstáculos externos. Los obstáculos externos son hechos por nosotros mismos. Surgen porque algo está desorganizado en nuestros esquemas de pensamiento. Los problemas que encontramos hoy surgieron a partir de ideas falsas o descuidos y negligencias anteriores. Si olvidamos detalles durante la ejecución de un plan, se convierten en obstáculos futuros; más tarde será costoso o difícil realizar cambios. Los pensamientos adecuados que vienen en el momento equivocado o los pensamientos adecuados que vienen en el momento correcto pero que no son ejecutados o son ejecutados incorrectamente podrían obstruirnos también. Si tenemos el pensamiento correcto en el momento oportuno, éste fluye libremente como un arroyo.

Algunas personas tienen ideas que funcionan por sí mismas. Tienen las ideas correctas en el momento oportuno y las ejecutan de la manera correcta. En términos astrológicos, Júpiter está bien aspectado en su carta. Júpiter es el planeta que rige sobre el orden en la creación. Podemos reconocer personas con una mente confusa, que generan complicaciones para ellos mismos y para otros, a partir de la posición de Júpiter en su carta que indica que algo en su interior está confuso. Sus patrones de pensamiento tienen que ser restructurados para que los obstáculos puedan ser superados. La clave de esto está en Júpiter.

La deidad de Júpiter que preside en todos los planos, es decir, los planos cósmicos, solares y planetarios, se llama Ganesha o Ganapati en la sabiduría oriental. Esto significa Señor de agrupaciones, de arreglo sistemático. Él ordena los sonidos y los emite para dar forma a la creación.

La sabiduría nos enseña que si adoramos a Ganesha no encontraremos obstáculos e impedimentos en nuestra vida. Si Júpiter o también otros planetas están seriamente afligidos en la carta astral, o en la carta progresiva, o por los tránsitos, estos efectos negativos pueden neutralizarse cuando contemplamos con regularidad en Ganesha, la deidad con cabeza de elefante.

Sonido y Simbolismo

Ganesha está entre las inteligencias que pueden invocarse muy fácilmente. El sonido relacionado con Ganesha es GAM; el mantra es Om Gam Ganapataye Namaha. El color es crema o amarillo miel, la piedra es el topacio. El mantra trae el desdoblamiento del plano Búdico y la plenitud en la vida. Su número es el 3. Puede pronunciarse en múltiplos de 3, 12, 21 en el centro Ajna o en el Muladhara.

Normalmente no trabajamos con los centros inferiores en el sendero de Raja Yoga, excepto con el mantra de Ganapati;con algunos mantras la invocación se realiza en los centros inferiores junto con los centros superiores. El Señor del centro base es Saturno porque en el Muladhara estamos anclados en el cuerpo físico. Si queremos que nuestro cuerpo sea estable y nos apoye en el cumplimiento de los fines del alma, debemos adorar a Ganesha. Entonces, Saturno es sustituido por el Júpiter cósmico, Ganesha. Así comienza la expansión y Ganesha nos bendice con la experiencia de la conciencia in- corpórea que ya no está condicionada por la materia.

El sonido de Ganesha causa profundas transformaciones en nosotros. Reorganiza el loto de cuatro pétalos del centro base y también da orden a nuestra vida. Este orden genera magnetismo en nosotros; la vida se expande y se convierte en esplendorosa. Antes de comenzar una actividad importante, se busca al principio, la bendición de Ganesha para llevar a cabo el trabajo en armonía y para terminarlo en equilibrio. Los símbolos, los mantras y rituales relacionados con Ganesha ayudan en este sentido.

Su símbolo es el triángulo dentro del círculo con un punto en el centro. En una forma más ilustrativa es la cabeza del elefante. Cuando pensamos en Ganesha podemos visualizar nuestra propia cabeza funcionando como una cabeza de elefante. Podemos imaginar que, invocando el Ganesha, Él desciende en nuestra cabeza con amor y sabiduría, para que el día pueda progresar sin disturbios. El amor y la sabiduría nunca crean impedimentos.

Nosotros también podemos visualizar la forma de nuestra cabeza, las orejas y la columna vertebral en una luz radiante como la cabeza y la trompa de un elefante. Desde la punta de la trompa a la cabeza del elefante está pasando un zumbido. Este sonido se llama Hastinada, la voz del elefante. Nace de sí mismo cuando emana de lo Absoluto y también se llama OM, el sonido del silencio. Contemplamos en él en el centro base. De ahí emerge y se mueve hacia arriba a través de todos los centros etéricos despejando los bloqueos en nuestro cuerpo. El sonido alcanza entonces el Ajna, y entonces ahí está la iluminación. Podemos visualizar nuestra cabeza como un globo de luz y nuestras orejas como grandes orejas etéricas. El globo de luz está sobre una columna de luz, la columna vertebral; un sonido débil emerge desde la base de nuestra columna vertebral y se mueve hacia arriba como una serpiente.

Las escrituras orientales contienen profundas historias simbólicas de Ganesha. Así, fue inmaculadamente concebido por la Madre del Mundo, Parvathi. Ella preparó una sustancia y le dio la forma de un niño de cinco años, le infundió energía vital y le otorgó el poder que ella preside. Así, el joven conocía a la madre pero no aún a Shiva, el Padre. Cuando Shiva volvió a casa, a Kailash, el chico le negó la entrada. Shiva sonrió, porque vio que el muchacho era una creación de Parvathi y llevaba su poder en él. Le dijo al niño que él era el Jefe de la casa y que quería entrar, pero el niño seguía obstinado. Era el hijo de la Madre, pero le faltaba el conocimiento del Padre, el Ser Supremo, la existencia pura y absoluta. Shiva, por tanto, le quita la cabeza al chico con su arma más poderosa, el Tridente (la Vara de Iniciación) y la remplazó con la cabeza de un elefante, la cabeza de la sabiduría. De esta manera, el niño se inició en la conciencia del YO SOY y se percató de ESO, el Brahman. El símbolo de Ganesha tiene la sabiduría de lo Más Elevado, el poder de la Naturaleza y la habilidad de acción. Es por ello un símbolo completo de contemplación.

La Rata como Montura

Como cabalgadura, Ganesha tiene una pequeña rata. Ésta representa la actividad inteligente, hábil y rápida. Como la rata, los empresarios inteligentes pueden alcanzar sus objetivos con gran habilidad, pero si no son guiados por la sabiduría y la buena voluntad, son un peligro para la sociedad. La rata representa a Mercurio, y la Deidad que preside sobre él; Ganesha representa a Júpiter. Sin habilidad, la sabiduría de una persona no es útil para sí mismo ni para otros. Es sólo una carga pesada, independientemente de todo lo grande que pueda ser la cabeza. El símbolo de Ganesha y la rata nos enseña que la sabiduría necesita habilidad en acción para ser eficaz. Cuando la habilidad está ligada a la sabiduría, dichas personas no serán ya explotadores de la Naturaleza sino que la usarán para el bienestar de la humanidad y la Naturaleza.

Maestro Júpiter

Como la inteligencia cósmica de Júpiter, Ganesha trabaja en nuestro sistema solar con la fuerza triangular de Neptuno, Mercurio y Júpiter. En nuestro planeta, está presente como el Maestro Júpiter. Él es el Avatar de Síntesis que preside sobre la Era de Acuario. En la tradición Védica, es el gran Sabio Agastya y tiene su morada en Sirio. El lugar donde él está funcionando en nuestra tierra son las montañas Nilagiri, las montañas azules del Sur de la India. Ganesha es el regente del segundo rayo de Amor-Sabiduría y el maestro en todos los planos. Por tanto, Agastya, el Maestro Júpiter, ha asumido el papel del Gurú, el Maestro de nuestro sistema.

La Competencia con Kumara

Hay una historia hermosa y útil en los Puranas de cómo el hermano menor de Ganesha, Kumara, la energía cósmica marciana, lo desafió. Quería saber quién era el más rápido de los dos. Ganesha no cree en desafíos; no es su calidad. Él dijo, “Si lo quieres, que así sea”. Kumara sentado en su vehículo, el pavo real, voló rápido como una flecha y viajó a través de los mundos. Ganesha permaneció sentado y sonrió. El Señor le preguntó: “¿No quieres empezar?” Ganesha contestó: “Se hará tu Voluntad”. Entonces el Señor dijo: “muévete a mi alrededor tres veces.” Ganesha lo hizo. Donde quiera que Kumara llegara, veía que Ganesha ya estaba allí. Kumara terminó totalmente agotado, mientras que Ganesha simplemente estaba sentado allí. El señor le preguntó a Kumara, “Ahora, ¿quién ha ganado?” Kumara respondió: “Sin duda, es Ganesha. En todos lados estaba delante de mí.” Kumara entonces tomó a Ganesha como su maestro, y Ganesha le enseñó a entrar en su interior y a estar ahí con el Padrey a realizar el Plan de la Voluntad Divina.

Fuentes: K.P. Kumar: Júpiter. El Sendero de la Expansión / Notas de seminarios. / Ediciónes Dhanishta España (www.edicionesdhanishtha.com//