Durga

El Velo de la Madre

Durga

Toda la creación es una red de conciencia con la existencia pura como base. A la existencia también se la llama Padre y a la conciencia, Madre. Más allá de la creación, ambos existen como unidad. Cuando están en la manifestación, aparecen como dos, como espíritu y materia, como Padre y Madre. Periódicamente, la creación surge y también retrocede de nuevo. Los videntes Védicos concibieron toda la actividad de desarrollo y recogimiento como la actividad de la conciencia o de la Madre divina: a partir de la existencia pura o ESO, la Madre del Mundo se exterioriza como Naturaleza y desciende en ocho pasos, como las tres cualidades y los cinco elementos. Conjuntamente con la Madre son nueve pasos; también se describen como los nueve envolturas o velos. Este velo de nueve capas que envuelve al Uno o la Verdad también se denomina Maya, la ilusión. Sin esta ilusión, no hay actividad en la creación.

No es sólo un velo sino velo tras velo. La Madre es el principio del velo, que se separa de la unidad y por tanto es también la causa de la ilusión. Su hechizo de ilusión mantiene a los mundos en movimiento. En su esencia, la ilusión es impenetrable, existe en todos los siete planos de la creación, también en los planos planetario, solar y el cósmico. La primera y la más elevada forma de ilusión es la ilusión del ‘Yo Soy’, que cada uno de nosotros existe por separado. Cuando esta ilusión no existe allí, ya no hay ‘Yo Soy’, sólo ESO. Pero entonces no habría más juego de creación.

El velo tiene un propósito en la obra divina; este propósito se llama el Plan Divino al que los Maestros conocen y sirven. El darnos cuenta de que todas las conexiones, relaciones sociales o el estatus son una ilusión nos mantiene en una actitud desapegada. Aún podemos cumplir con nuestro trabajo en el mundo y considerar todo el asunto como la obra de la Madre. Ella es venerada porque ha creado una ilusión hermosa y también porque podemos superar la ilusión. Le rezas a ella para ser elevado de la ilusión. La Madre es la principal protectora del mundo y por tanto de la materia. Está en sus manos el levantar el velo o no. Nosotros mismos no podemos penetrar a través de él, ni siquiera el mejor de los videntes. Cuando levanta el velo, podemos experimentar la unidad. Ella podría levantar el velo por su gracia si le agradamos por nuestra actitud y acción correctas. Sin embargo, hasta que ella abre el camino, no podemos entrar en el mundo subjetivo y el acceso a la sabiduría permanece cerrado. Ella es el Guardián del Umbral.

La Madre que lo permea todo y que rige a las capas de la ilusión es llamada Durga en el Oriente. El sonido GA representa el movimiento. DURGA significa ‘imposible de mover’. Ella es adorada como la Luz en la oscuridad de la materia. En un símbolo arcaico, la red de la Madre con su velo de nueve capas se representa por cuatro triángulos con el vértice hacia arriba, que son inter-penetrados por cinco triángulos con el vértice hacia abajo. Es interesante notar que el ritual del festival Durga celebrado en la India en el mes de Libra se lleva a cabo durante nueve días, para llegar a su culminación en el décimo día. Durante los nueve días son adorados los nueve aspectos de la Madre, de modo que ella pueda conceder la liberación de la materia en el décimo día. Libra representa el momento de la medianoche cuando es más oscuro. Durga es venerada particularmente durante estos momentos porque ella podría ayudarnos a disipar las partes oscuras en nosotros y guiarnos a través de la oscuridad con su Luz. En el momento en que pensamos en la Madre, ella nos da una chispa de Luz y eso es suficiente para no perder el camino en la oscuridad.

Equilibrio

Durga está relacionada con la ley de polaridad y de atracción mutua que conduce al nacimiento de Libra. Según la Doctrina Secreta, había al principio sólo diez signos del zodíaco, con Virgo/Escorpio como un signo y Libra no existía. Sólo luego, Virgo y Escorpio se separaron y nació Libra. La separación de los sexos y el acto generativo fueron creados de este modo. Por tanto, Libra y Escorpio están relacionados con la sexualidad y la caída del espíritu en la materia. Las Escrituras orientales explican la caída como la condensación gradual del espíritu en materia densa: en el estado más denso de existencia, el Padre está durmiendo en la Madre; en el estado más sublime, la Madre está en el Padre. En el estado de Yoga, Padre y Madre están igualmente activos y descansando, en equilibrio. Por tanto, este equilibrio es la clave del Yoga.

En Libra, Durga es el ángel de pasión – pasión por todas las atracciones del mundo. Con la misma energía de la pasión, este proceso también puede revertirse. Así, giramos hacia adentro y volvemos a ascender al espíritu. Las celebraciones de las Pujas de Durga están en este contexto. El poder de Libra nos permite obtener el equilibrio entre la personalidad y el cuerpo, entre el alma y la personalidad, entre la súper alma y el alma, y finalmente entre la súper alma y lo que no puede ser definido. Y Durga existe en todas estas etapas de equilibrio. Ella es la Madre del equilibrio y la justicia. Durga protege a aquellos que siguen la Ley, el Dharma.

Durga es la personificación del principio del ombligo, el principio del fulcro en el centro de la rueda de la creación. Este principio exterioriza el mundo exterior y se expresa a través de Libra, pero es también la puerta interior. En nuestro cuerpo, se localiza en el plexo solar. En las fuerzas del Prana, se corresponde con Samana Vayu que permite el ascenso a los mundos superiores a través de Antahkarana. Con la ayuda de este poder equilibrador podemos ascender por medio del puente del Antahkarana hasta el centro de la cabeza. Durga guarda la clave para el viaje hacia el interior, hacia el origen. Ella abre este camino cuando organizamos bien nuestra vida.

En las Escrituras, Durga está asociada con el equilibrio de la octava fase de la luna ascendente y su cumpleaños se celebra en la octava fase lunar ascendente de Libra. El sonido semilla relacionado con Durga es DUM, el mantra es DUM DURGAI NAMAH; es cantado en múltiplos de ocho, lo mejor es durante los primeros diez días de la luna ascendente en Libra.

El sabio Agastya, Maestro Júpiter, es un adorador ardiente de la Madre Durga, y su Ashram está en la montaña de Durga en el Nilagiris del Sur de la India. Él ha guiado a muchos en el camino con el mantra de Durga. Todos los iniciados que vienen del Ashram de la Madre Durga trabajan sólo con la energía de la Madre, también el Maestro CVV. Él dijo: “No trabajaré con su espíritu. Estoy aquí sólo para reparar sus cuerpos. Les devolverle la vida y haré fuerte su cuerpo etérico, de modo que puedan sobrevivir y seguir siendo conscientes después de la supuesta muerte.”

Presentaciones y Manifestaciones

En templos hindúes, pero también en templos egipcios, babilónicos o griegos, hay presentaciones de Dioses con cabezas de animales o con animales. A un adorador ordinario le inducen un sentimiento de devoción y veneración desconcertantes. Un ocultista entrenado ve en ellos a los símbolos zodiacales y arquetípicos de la creación.

Así, la diosa Durga es representada como cabalgando sobre un León. Esto representa la actividad del signo de Virgo y el signo anterior: Leo. Virgo representa una dama pura y Leo un poder noble; juntos simbolizan la personalidad humana que está regida por el alma. En relación con Libra, Durga se sienta sobre un tigre. El tigre representa la pasión salvaje, sin nobleza, y él nos puede asustar. Este tigre es la personalidad sin claudicar. Cuando estamos en esta etapa, la representación de Durga como un luchador es válida para nosotros también. Ella nos detiene y no nos deja pasar el umbral hacia el interior. Lo hace sólo para protegernos.

Cuando caminamos hacia una luz mayor luz sin la preparación adecuada, podríamos quemamos. Algunas personas se enferman con las prácticas espirituales, algunos caen en ilusiones o incluso se vuelven locos. Sólo si realizamos nuestras obligaciones externas relacionadas con el cuerpo, la familia y la sociedad de la manera correcta y nos preparamos correctamente, Durga nos permite entrar en los mundos internos.

Sailaputri

Aparte del significado simbólico de Durga, existe la Madre del Mundo en una forma física, como Lord Maitreya, Sanat Kumara y todos los demás grandes seres. Se llama Sailaputri, la Hija de la Montaña. Ella se mueve en los Himalayas, acompañada por un león. Ella es la estrella guía de toda la Jerarquía, y muchos maestros la han conocido. Las palabras “la Joya Preciosa, la Estrella del Mar, la Madre del Mundo” se refieren a ella. A menudo, cuando la Jerarquía necesita una solución a una crisis, Sailaputri se encargará de ello. Sailaputri es descrita por el Maestro EK en los libros “El Maestro del Mundo” y “Sacrificio del Hombre”, como una forma de Durga.

También hay descripciones de cómo la Madre responde a las solicitudes. Durante cientos de años, hasta 1887, un Maestro llamado Swami Trailanga vivió en la India Central. Tenía un cuerpo muy potente aunque no comía casi nada. Siempre se le veía con una pequeña estatua de Durga. Cuando le preguntaron por qué, ÉL dijo: “Ella habla conmigo”. Un discípulo le preguntó: “¿puedes hacer que la estatua nos hable?” y el Maestro respondió: “No sólo puedo hacer que le hable sino también que vaya hacia usted.” En ese momento, la estatua se levantó y se acercó al discípulo. Él le dijo al discípulo: “No la veas como una estatua sino como a la Madre. En la medida en que creas en la Divina Madre en la estatua, ella encontrará acceso a ti.”

Fuentes: K.P. Kumar: Mantrams / Hércules / Notas de seminarios. E. Krishnamacharya: Libro de Rituales. Ediciónes Dhanishta India (www.edicionesdhanishtha.com).