La Curación Espiritual es una ciencia sublime. La comprensión que se derive de este esfuerzo-siempre que sirva para sembrar las semillas de esta ciencia-, habrá cumplido bien con su propósito. La semilla contiene los detalles del árbol. La semilla contiene subjetivamente al árbol dentro de ella. El entendimiento subjetivo es el acercamiento ocultista hacia las ciencia ocultas. Lo evidente es producto de las fuerzas que actúan detrás. Las fuerzas emanan del centro de cada unidad de consciencia, que a su vez no es otra cosa que la Consciencia Universal localizada. Las ciencias ocultas afirman que por detrás de todos los fenómenos materiales existe en el transfondo la interacción de las fuerzas que emanan de un Centro. Los fenómenos materiales son como una película sobre una pantalla. Todo parece estar sucediendo en la pantalla; pero el trabajo que hay detrás de la película como tal, es demasiado asombroso para describir. Son muchas las personas que trabajan como preludio a la película o representación que resultará más tarde. Tanto el color como el sonido, o como el movimiento o el diálogo que tienen lugar en la pantalla, tienen sus raíces más allá de lo aparente. Son muchos los que trabajan detrás de la película y no son visibles en la pantalla, como el director, el realizador de sonido y música, el guionista, el director de maquillaje, el cámara, etc.

La ciencia de la curación nos lleva también a esas fuerzas que actúan por detrás dela forma. La Consciencia es el director; los pensamientos, las palabras, las acciones, las actitudes de los sentidos, los siete tejidos del cuerpo son, entre otros muchos, los actores en el campo o escenario que llamamos cuerpo. Nosotros nos trasladamos desde la fuente al escenario; es decir, del centro a la circunferencia como Consciencia, igual que el director de una película actúa (aunque sutilmente) a través del equipo que trabaja en la película. Èl los dirige a todos. Así también, la Consciencia dirige todo lo que hay a su alrededor. Otro nombre para la Consciencia es Alma. Es el Alma la que proporciona la base para toda la representación que tenga lugar dentro de cualquier formación, incluida la formación humana. Si no se le hace caso al director de la película, ésta queda mal dirigida. Así también, cuando no se le permite al Alma actuar a través del cuerpo, el cuerpo se va poniendo gradualmente enfermo.

Entonces, ¿qué es la Curación? La Curación es un proceso que permite el libre flujo de la energía del Alma por todos los niveles del cuerpo.Si uno es capaz de alinearse para permitir que la energía del alma se libere, es un curador. Esto es lo fundamental que hay que comprender y que nos lleva a otros pasos esencialesde entendimiento. Con frecuencia se ignora lo fundamental y se acumula un gran fondo mental demencial, ¡como cáscar sin grano! Tenemos que triturarnos mucho a nosotros mismos en lo fundamental para que la base sea fuerte y podamos comprender apropiadamente esta ciencia. Vuelvo a repetir que la Curación no es sino el flujo de la energía del Alma en el cuerpo. En otras palabras: cuando actuamos como Alma, tiene lugar la Curación. Resumiendo: La Curación es la función del Alma. A menudo, nuestras actitudes ante la vida, nuestros pensamientos, nuestros puntos de vista, nuestras emociones e impresiones, nuestros así llamados valores que sumados forman nuestra personalidad, son el obstáculo que impide el libre flujo de la energía del Alma. Son nuestras limitaciones las que detienen el flujo de la vida. Nuestro ponernos en sintonía con el flujo natural de la vida dentro y fuera de nosotros, mediante una comprensión apropiada, es lo que permite el libre flujo.

Dejemos que la energía del Alma fluya a través de nuestro cuerpo de pensamiento, cuerpo de los sentidos y cuerpo físico denso, a cuya totalidad llamamos cuerpo. Nosotros no somos escencialmente nuestros pensamientos. Nosotros no somos nuestras sensaciones. Nosotros no somos la forma que crece y decae. Nosotros vivimos mediante todas esas cosas. Vivimos mediante toda una serie de pensamientos que tenemos. Vivimos mediante las sensaciones. Vivimos también mediante la forma. Cada uno de nosotros es un rayo de luz (el Alma) y tiene un cuerpo. Esta es la segunda cosa importante que tenemos que comprender para la Curación: que “Yo soy el Alma y tengo un cuerpo”. Nosotros no somos el cuerpo. Nosotros somos los residentes del cuerpo. El cuerpo es el aparato, un aparato intrincado aunque muy sofisticado que tiene un claro sistema electromagnético. Nosotros somos su base.

Extracto Libro ‘Curación Espiritual’ por Dr. Sri. K. Parvathi Kumar.

4 Comments, RSS