El Ayurveda es la ciencia de la vida. El cuerpo vital, los sentidos y la mente forman el campo de estudio de la salud y la enfermedad en el Ayurveda. Es la naturaleza generadora de hábitos en el hombre, la que debe utilizarse en forma positiva como método preventivo para todas las enfermedades. El Maestro E.K. ha compuesto una excelente introducción para este vasto tema y, su intención es la de llegar a un amplio público, de modo, que el lenguaje utilizado es relativamente no-técnico.
Ayurveda

Ayurveda es la ciencia de la duración de la vida y como mantenerla saludable. Es principalmente la ciencia de la salud y no la ciencia de la enfermedad y su curación. La ciencia de la enfermedad es negativa en su verdadera naturaleza y hemos visto los defectos de ser entrenados en la forma negativa. Hay un deterioro progresivo de la salud humana que va paralelo al desarrollo progresivo de la ciencia de la enfermedad. Esta es la experiencia del siglo veinte. Ahora es tiempo para considerar cuidadosamente, una dimensión positiva, como la ciencia de la salud, después de conocer aquello a lo que tenemos derecho a saber, acerca de la enfermedad y su curación. Esta es la lógica que usted encuentra cuando se aplica al estudio del Ayurveda.

En los textos antiguos, se describe el origen del Ayurveda. Claro, que es descrito de una forma esotérica, como se acostumbra con todos los otros libros de texto de las verdaderas ciencias. Un sabio de nombre Bharadwaja vivió aproximadamente hace 6000 años. El quería conocer el secreto de la longevidad. Se sentó en meditación y se encontró a sí mismo en presencia del rey de un grupo de Devas de los reinos mineral y vegetal. Él le dio el nombre de Indra, al rey de los Devas, quien recibió su Luz, del Creador de Cuatro Caras. Desde Indra, la ciencia de la duración de la vida descendió a la mente de un Deva llamado el Dios-Año, Daksha. De él, la sabiduría descendió a la mente de los Devas gemelos ( Aswins) quienes presidían sobre las dos mitades de los ciclos del tiempo. Habiendo experimentado esta escena durante su meditación, Bharadwaja recibió la sabiduría del Ayurveda. Bharadwaja impartió la sabiduría a diversos sabios.

Los reyes devinieron adeptos y patrocinaron a la ciencia. Ellos prepararon dos grupos de discípulos quienes sirvieron al público en general. Un grupo fue entrenado para iniciar a los buscadores, que había dentro del público para convertirlos en adeptos. El segundo grupo salió con todo el equipo a sanar a las personas en las ciudades, el país, y los pueblos. Al primer grupo se le llamó la cuadrilla de Susrutaas y al Segundo grupo, Charakaas. Con el tiempo ellos hicieron sus propias notas para enseñar, con minutas en las divisiones por capítulos. A las versiones uniformes de estas notas de enseñanza se les llama Susruta Samhita y Charaka Samhita. La palabra Samhita significa una colección. Por lo tanto, tenemos las primeras dos de las más primitivas colecciones, de la versión escrita de la ciencia del Ayurveda. Subsecuentemente, hay cientos de libros acerca del Ayurveda en Sánscrito. Existen también otras, más o menos tradicionales, autorizadas y científicas en su naturaleza y composición.

Cualquier tratado científico sobre la salud y la curación está destinado a arrojar luz sobre las fuerzas refinadas y los vehículos sutiles que forman la constitución humana. La causa de nuestro vivir no es física. De hecho, el cuerpo físico es uno de los últimos de nuestro modo de vivir. Éste es, solamente la apariencia de miles de luces que están brillando en nombre de las energías e inteligencias. El hombre es el habitante interno y no el cuerpo. Entre el hombre y el cuerpo físico, existen miles de vehículos sutiles que pueden ser llamados los Ashrams de diversas inteligencias y sus fuerzas. Cualquier rama de la ciencia de la curación está destinada a hablar de estos vehículos más sutiles y sus funciones ( de algunos de ellos, aunque no de todos ) Puesto que cada horizonte científico sobre el tema de la curación incluye el conocimiento de la enfermedad y la medicina, se espera que el estudiante tenga una buena comprensión de estas inteligencias, energías y vehículos con un buen sistema de división y sus combinaciones.

En la edad moderna, tenemos esta combinación, re-descubierta por el Dr. Samuel Hahnemann en su tratado homeopático. De las traducciones de los Upanishads y la literatura Yógica en Sánscrito, tenemos una clara y cabal idea de estos vehículos. A través de los trabajos de H.P. Blavatsky y de Alice A. Bailey existe un alto grado de iluminación entre los occidentales acerca de estos vehículos. Puedo aventurarme a publicar, que hoy en día, el sincero estudiante occidental tiene más familiaridad con estos vehículos sutiles, inteligencias y energías que el Indio promedio.
El cuerpo vital, los sentidos y la mente forman el campo de estudio de la salud y la enfermedad en el Ayurveda. La teoría de la fuerza vital y el cuerpo vital en Ayurveda es idéntico al de la Homeopatía. Ninguna mente en posesión de todas sus facultades, puede creer que el cuerpo físico es una entidad. Este es el resultado de muchos sucesos sutiles y no tiene existencia propia. Para los sentidos, la apariencia es mal interpretada como existencia.

LA CONSTITUCIÓN DEL HOMBRE

La constitución del hombre es comprendida como doble, triple, cuádruple, quíntuple y séptuple. La co-existencia del espíritu y su naturaleza es doble ( Purusha y Prakriti ). El triple principio de materia, fuerza y conciencia es llamado existencia. Ésta es la división triple. El habitante interno ( El Amor ), sus inteligencias creativas, las energías y los átomos de la materia, forman el principio cuádruple. La materia, la fuerza vital, la mente, la inteligencia y la voluntad de vivir, todas juntas, forman el principio quíntuple. Por separado, cada uno de los cinco son llamados como Annamaya, Pranamaya, Manomaya, Vijnanamaya and Anandamaya. La séptuple división extraída de las escrituras antiguas es necesaria para aquellos verdaderos curadores, que trabajan para la humanidad.

Por el momento, tomemos al cuerpo vital y sus funciones como son descritas en el Ayurveda. El cuerpo vital del curador es igual, que los cuerpos etérico, y astral del estudiante espiritual. A éste se le llama Pranamaya Kosa. El equilibrio entre la materia y la fuerza vital es la causa de la duración de la vida. Produce la manifestación de la mente individual. Entonces la mente comienza a arrojar luz, a la cual llamamos comprensión, discriminación y correcta acción. A este nivel, a la luz se la llama buddhi, el cuarto plano de la existencia. Esta es la luz que es arrojada sobre el físico, el vital y los cuerpos mentales para saber lo que está ahí, como funciona y lo que debemos hacer con ella. La sabiduría total es a lo que se le llama ciencia del Yoga. Antiguamente, se le nombraba la ciencia del Veda, una parte de la cual era Ayurveda.

En el cuerpo vital se describen tres centros funcionales. Ellos son el creativo, el que produce combustión y el pulsante. Respectivamente se les llama Sleshma, Pitta y Vaata en Sánscrito. A Sleshma también se le llama Kapha. Estos tres trabajan como tres útiles vórtices. El primero es la causa de la ingesta. El segundo es la causa del impulso hacia afuera. El tercero es la causa del equilibrio entre las dos fuerzas opuestas. La primera fuerza hace que la constitución admita comida, bebida, aire, luz, sonido, y pensamiento para ser utilizado para las sustancias constructoras de los tejidos, como potencialidades y semillas. La segunda fuerza utiliza los productos, como el combustible para la maquinaria. Ésta entonces, produce combustión para lograr, que la energía de los centros manifieste las energías del espacio. En este proceso éste descompone el tejido y empuja hacia fuera las sustancias elementales de los reinos minerales y vegetales como excreciones. El primer centro trabaja construyendo los siete tejidos en la constitución. Los siete tejidos son:

1. Rasa (El Plasma)
2. Rakta (La Sangre)
3. Mamsa (La Carne)
4. Medas (El Tejido Cortical)
5. Asthi (El Tejido del Hueso)
6. Majja (La Médula)
7. Sukra (El Tejido Reproductor).

El segundo centro logra por la fuerza, la destrucción del tejido para ser aprovechado. El tercer centro mantiene las pulsaciones de las actividades centrífugas y centrípetas en equilibrio. El primer centro es el creador, el segundo centro, es el destructor, y el tercero es la causa de la preservación del equilibrio y este es la verdadera causa de la duración de la vida.

(Extracto del libro “Ayurveda” por Dr. Sri. Ekkirala Krishnamacharya)