Capítulo 3: El Miedo como Complejo: Conciencia

La preocupación mata al alma del hombre. Aunque el alma no se le puede quitar la vida, la preocupación hace al hombre insensible hacia la conciencia del alma. La vida sin esta conciencia es solo un cascarón de actividad, que incluye inteligencia, mente y reacción al entorno, que es puramente mecánico. En esta condición no existe diferencia entre la actividad de una máquina y la actividad de un ser humano. Actividad sin conciencia no es más que un cadáver subsistiendo. El cadáver está también activo en el curso de su descomposición. Sin la conciencia de la vida, la actividad de la inteligencia sobre la mente, actúa de forma similar. La conciencia de la vida dispone la actividad alrededor de un centro, mientras que, ese centro no existe, en el caso de una vida sin conciencia. El hombre no es su cuerpo, sentidos, mente o inteligencia. El hombre mismo, está por encima y más allá de estos aspectos. Él es Conciencia pura, la cual solo es conciencia hacia él mismo. Esto es lo que llamamos el centro de conciencia. Cuando los diferentes aspectos de la actividad están centralizados, ellos viven como un todo integral o una totalidad. Cada intento debe realizarse de forma de lograr que emerja un centro en él. Esto es posible como primer paso, solo suponiendo que existe un centro en él. Suponer significa- creer con toda su inteligencia, que él tiene un centro. Entonces, se efectúa el nacimiento del centro. Entonces, en la segunda etapa, es fácil localizar ese centro. El hombre realiza que tiene un centro y lo llama Voluntad. Gradualmente él está más y más convencido de este hecho, de que él tiene una voluntad, la cual es diferente de su inteligencia y otras facultades. Desde ese momento, su actividad experimenta cambios radicales acerca de sus creencias, comprensión y su rutina. Los valores de las cosas y las personas se reacomodarán en términos de aceptación, más que como preferencia. Él comienza a aceptar a las realidades de la vida, en lugar de hacer una elección de lo que es real para él. El valor de lo que él llamó, cambios estimativos. El orden, la prioridad y la preferencia, serán reemplazados por la propiedad y la proporción. Cosas que eran hasta ahora inútiles y vacías de sentido, comienzan a revelársele su importancia. Hasta aquí, su significado de la palabra “VOLUNTAD” fue su decisión. El poder de decidir estaba siendo comprendido como Voluntad. Pero desafortundamente, era una decisión de acuerdo a sus gustos y disgustos. Después de que la transformación ha tomado lugar, el significado para él, de la palabra “VOLUNTAD” es diferente. Lo que él ahora quiere dar a entender por Voluntad, es un estado de Conciencia Imperturbable, lo que causa un equilibrio de conciencia, debido a su capacidad para localizar su comprensión.

Una vida con esta comprensión, ya no es cronológica su comprensión de los sucesos. Es una existencia simultánea en varios niveles de comprensión, colocados como los pétalos de una flor alrededor del centro que es él mismo. Ningún pétalo tiene una existencia individual o prioridad en una flor. Aunque éste contribuye a la perfección del patrón. La importancia está distribuída equitativamente. La comprensión incluye inclusividad. Entre las reglas que él ha hasta ahora había forjado, descubre la verdad de que cada regla tiene su excepción. Esta es la única regla que existe y se aplica a sí mismo también. Todos los aparentes opuestos encuentran su reconciliación en él. La comprensión de los opuestos, es reemplazada por su teoría de los suplementarios y los complementarios. Las opiniones son entendidas como los asuntos del juego de un niño en su mente. Él sigue lo que es natural y por tanto sigue solamente lo que es correcto. La percepción de algo equivocado se desvanecerá de su comprensión. Este el verdadero positivismo de la vida, el que otorga pensamiento positivo. La salud es natural para su constitución, mientras que la esperanza es natural a su inteligencia. Este esqueleto de su inteligencia está lleno con la carne y la sangre de su existencia. La belleza yace en la carne y la sangre y no en el esqueleto. Esto significa, que la belleza yace en la relación de las partes con el todo y no en la exactitud de notar cosas. La exactitud, es solamente una presuposición de eso que existe naturalmente. La suposición siempre se tropieza con la oposición, mientras que la comprensión incluye los aparentes opuestos.

Cuando se llega a tal estado, al hacerse conciente de la existencia de tal estado, la creencia hace su primera aparición en su verdadero sentido. Hasta aquí la creencia era solamente un intento para creer las cosas desconocidas. Por ejemplo se cree que la moralidad es un principio a ser seguido. Que la virtud es solo una palabra, de la cual era necesario, el desconocido significado. Se había creído que Dios era una cantidad desconocida, como la “x” algebráica. De forma similar era el destino de los términos, como “Liberación” y “ Bienventuranza”. Estos términos comienzan a narrar su propia y real historia sólo después de que la transformación toma lugar. Ahora él llama al centro por el nombre de “VOLUNTAD” En este estado él es llamado, una “ALMA”.

Extracto del libro “La Ciencia del Hombre”
por Dr. Sri. Ekkirala Krishnamacharya

(fuente: http://www.worldteachertrust.org/)