(…)
Deberíamos tratar de comprender de manera distinta tanto el Kali Yuga como la naturaleza de Kali.El primero se corresponde con el tiempo mientras que la segunda es propia de la mente humana.Las personas con naturaleza de Kali ( elemento antiprogresivo) existen en todas las naciones y en todas las épocas. Con la edad a las bestias les crecen cuernos y colmillos. También con la edad, al hombre le crecen el bigote y la barba. En la mujer, las partes díscias se desarrollan en la pubertad.
Todo crece y se desarrolla a su debido tiempo. Por lo tanto, también existe un período en la evolución en la que el individuo adquiere un cuerpo humano y en el que, con su naturaleza de Kali, se comporta de manera irreflesiva. Durante la era de Kali aumenta un poco el número de humanos de naturaleza bestial.
Sin tener en cuenta el hecho anterior, existe un instinto de Kali oculto en cada ser humano. Pero también existe otro instinto que conduce al ser humano a través del auto-sacrificio y la liberación. Cuando se se sigue, libera al hombre del instinto de Kali. Las personas avanzadas pueden impartir a otros el instinto progresivo. pero, ni siquiera los Avatares, que pueden impartir la liberación, pueden evitar la naturaleza de la era de Kali. Krishna, el Señor, introdujo su sendero de liberación en el advenimiento de la era de kali. Desde entonces tenemos tanto la naturaleza de Kali como el instinto de liberación en la sangre, corriendo por nuestras venas. Aquellos que hacen prevalecer la Ley Divina pueden someter la naturaleza de kali, aunque ella continúe existiendo en forma de semilla, esprrando poder germinar en el futuro. Ella existe como nuestras opiniones sobre los demás. En un espiritualista modelo nunca germina, pero sigue estanto ahí, en forma de semilla. Yace oculta como si de un esquleto se tratara, ya que la práctica espiritual la continúa sepultando bajo la experiencia de la vida en carne y hueso. La carne y los huesos contribuyen a la expresión de la belleza y la sonris. a partir de entonces brillan en su entorno como la “ley Eterna”. El esqueleto no tiene ese poder, aunque sin él no existe el campo de acción (….)