Entender el perdón, no resulta fácil para quienes se preguntan: ¿Por qué debo perdonarle después de lo que me hizo?

Este es el tipo de pregunta que se escucha de boca de algunas personas que tienen dificultad para entender el perdón, o también se escucha “Puedo perdonar, pero no olvidar”, lo que equivale a decir: “No puedo perdonar’.’

En efecto, estamos convencidos que cuando perdonamos a alguien, en cierto modo le damos la razón y así pensamos que el otro era más fuerte que nosotros. ¡Pero perdonar no justifica y no excusa los comportamientos del otro! Perdonar es asumir la responsabilidad de lo que se vive e intentar entender la lección aprendida de la situación para crecer como personas.

Creamos rencor cuando no perdonamos. El rencor es responsable de muchas dolencias y enfermedades y nos destruye poco a poco. El rencor nos corroe. Así cuando sentimos rencor, es un poco como una huella del problema que se crea en nosotros y en la otra persona. Estas dos huellas se conectan entre sí, creando así un vínculo negativo invisible que nos aleja un poco más de nuestra alegría de vivir.