• El universo y el hombre son un reflejo de Dios. Todo lo que existe en el universo emana de un único Ser, Dios. Todas las fuerzas y todas cosas son sólo las manifestaciones de Dios en sus formas diversas. En el Ser, hay una Unión y todas las religiones son en el fondo sólo una única.
  • Hay principios importantes en el campo de la moral, que proporcionan la serenidad para uno mismo y para los que le rodean, los que moralmente elevan al hombre, como la modestia, la paciencia, la resignación, el altruismo, la bondad y la honestidad. Es importante en el camino del coraón no discriminar por el color, la raza, la clase, la riqueza y la fuerza, y de gustar y respetar a todos los hombres ya que cada hombre es el reflejo del Ser absoluto.