Libre Albedrió y Libertad

Liberándonos de las Ataduras

Free Will and FreedomEn tanto que almas, somos esencialmente amantes de la libertad. Consciente o inconscientemente nos esforzamos por ser libres y sufrimos porque nuestra conciencia se ha solidificado y ha perdido el flujo libre de la vida. Nuestros conceptos de la vida nos confinan y se han cristalizado. Creemos que este estado cristalizado es vida; y nos atascamos tanto en él que casi nos asfixiamos. Desde un punto de vista superior, somos llamados también los prisioneros del planeta, cuya conciencia está sepultada en la materia como en un estado de muerte.

Se dice que estamos atados tres veces en nuestro cuerpo: un nudo está entre la base y el centro sacro, el segundo está entre el plexo solar y el centro del corazón, y el tercero entre la glándula pituitaria y la pineal. Este destrabarnos de ataduras es compatible con una actitud de desapego hacia las cosas que nos rodean. El sendero del yoga contiene las técnicas para liberarse de esas ataduras y continuar hacia reinos superiores del ser. Elevando nuestra conciencia podemos trabajar desde allí con mente, sentidos y cuerpo. Así podemos disfrutar del esplendor de la creación, sin ser atrapados o influidos por ella.

Cuando no sabemos cómo liberarnos de esas ataduras de la manera adecuada y actuar conforme a ello, seguimos atrapados por la materia. Con nuestro libre albedrío hemos creado efectos. Con nuestro libre albedrío tenemos que liberarnos de las consecuencias nuevamente. Nadie nos va a ayudar sino nuestro libre albedrío. En esto, las enseñanzas y el maestro nos dan la dirección y la inspiración, pero ningún milagro de salvación nos liberará de nuestro karma. Declaraciones tales como que Jesús está lavando nuestros pecados es mercantilismo neto. Jesús vino para mostrar la Ley nuevamente, y para vivir como un rey, y cada uno debe hacer esto.

La gente acumula karma ciegamente; y luego están llenos de dolores y quebrantos, y se quejan. Pero esas quejas sólo intensifican los efectos corrientes, no cambian la ley. El karma es la acción divina, como está sucediendo en la creación. Con la ayuda del libre albedrío podemos colocarnos bajo la ley o apartarnos de ella. El libre albedrío no significa que podamos hacer lo que queramos. Si hacemos cosas porque nos place, debemos también aceptar las consecuencias que nos traen. La mejor acción es permitir que la voluntad divina actúe a través de nosotros adaptando nuestra voluntad a ella. En este proceso tenemos que corregir paciente y continuamente las consecuencias que ya se han acumulado. Para esto, la Jerarquía recomienda con urgencia: ”! Aprenda cómo pensar !”

La oración y la meditación pueden darnos el espíritu adecuado para la acción correcta. Sin embargo, no neutralizan las acciones incorrectas del ayer. Pero pueden darnos la fuerza para aceptar las consecuencias, sin rebelarnos interiormente contra ellas, y para trabajar para saldar las deudas existentes a través del servicio.

Comprensión Errónea de la Libertad

Hoy la libertad y el libre albedrío son más mal entendidos que entendidos correctamente. Dormimos, comemos, bebemos, hablamos, nos movemos y nos juntamos como deseamos, y consideramos que esto es libertad. Pero fumar, beber alcohol, comer lo que no es bueno para nosotros – todo esto, no es hecho, como resultado de la libertad, sino porque no sabemos utilizar el cuerpo y porque los sentidos tienen más fuerza que nosotros. Si supiéramos que sufrimos por causa del cuerpo y por los sentidos, y que estamos limitados por ellos, estuviéramos buscando una mejor libertad. Muchos buscan hoy liberación y auto-realización en el reino espiritual, como si alguien les hubiera robado su libertad. Pero nadie se las ha quitado. Nos mantenemos en las garras del cuerpo, por falta de conocimiento y por una comprensión errónea de la libertad.

Los políticos proclaman libertad; establecen su propio marco de libertad y luego lo determinan para otros. El capitalista es feliz cuando todos están en su marco del capitalismo; el socialista, cuando todos están en su marco del socialismo. Un hombre de negocios es feliz cuando puede imponer su idea del negocio a otros. Las guerras se hacen para imponer nuestros propios pensamientos acerca de la economía o de dios. Para esparcir un concepto de dios, la gente lucha y mata. No tienen respeto alguno por la vida y la libertad de otros. No tienen idea de lo que realmente es libre albedrío. Desde el punto de vista de las enseñanzas de la sabiduría, todas estas religiones se llaman “religiones de extrema ignorancia”, e incluso cada actividad misionera es vista, como una actividad militante. La cultura de la sabiduría no conoce ninguna agresión. Respeta el libre albedrío y la libertad del otro hombre, y no le impone su propio programa. Jesús incluso permitió que uno de sus discípulos tramara un complot contra él. Tanto él respetó el libre albedrío del otro.

Liberándose Uno Mismo

De acuerdo con la comprensión de la sabiduría de Oriente, la libertad del alma es considerada como la más importante.Las libertades políticas y de otro tipo son de importancia secundaria. Cuando somos libres como almas, ya nada nos ata; ni las condiciones financieras, ni la familia, ni la sociedad. Sri Aurobindo, quien quiso trabajar por la libertad de la India, recibió el consejo de los maestros de la sabiduría: “Primero, libérese usted mismo, entonces usted puede trabajar por la libertad de otros.” También por esta razón, otros grandes maestros como C.V.V., Ramakrishna Paramahamsa, Sri Ramana Maharshi y Shirdi Sai Baba, no entraron en la lucha por la independencia. Gandhi es considerado un mahatma, porque primeramente se liberó de todas las ataduras materiales y pudo así dar también libertad a su nación. Un hombre que no puede gobernarse, tampoco puede gobernar una nación; él es un prisionero del cuerpo.

La técnica para la liberación de la materia ha sido dada por los iniciados, es relativamente desconocida para los religiosos. La religión tiene su propio lugar; ayuda a las personas, dándoles un código de comportamiento ético, moral y social, pero no da la técnica de la liberación. Para esto se necesita un iniciado o un maestro de sabiduría.

Vivir en Libertad

Los maestros de sabiduría, son ejemplos de que se puede vivir libremente mientras se está rodeado del mundo. Toman las cosas así como se les dan. Viven en el estado de ser, sin pedir nada. Por lo tanto, ellos actúan sin estar limitados por los efectos de sus acciones. Un iniciado vive en libertad al no acumular nada alrededor de sí; es libre del impulso de acumular. Independientemente de lo que nos rodee, no debemos apoderarnos de él, o tomar posesión de ello, porque de esa manera, nos ata. Vivir juntos en libertad sin recíprocamente tomar posesión, a esto se le llama verdadera amistad.

Cuanto más recibimos, más estamos atados por ello, porque al recibir nos circunscribimos. Si damos más de lo que tomamos, nos liberamos de las limitaciones de lo material y nos libramos de nuestro karma. Cuando las obligaciones vienen a nosotros, debemos aceptarlas y cumplir con ellas agradecidamente. Cada obligación que viene a nosotros, es una posibilidad de pagar una deuda con otro ser. Así el servicio se convierte en una forma de vida.

Los pensamientos también pueden atarnos, los pensamientos normales, tanto como los pensamientos de la buena voluntad. Los pensamientos son formas y velos con las que podemos identificarnos. Un idealista está atado por sus propios ideales, la gente docta se enreda a menudo en sus propios pensamientos. Cuando nos sentamos con regularidad y observamos las imágenes y los pensamientos, logramos liberarnos de ellos lentamente. Ir más allá de los pensamientos es como remontarse a lo más alto del cielo azul, puro, claro, sin nubes. Podemos experimentarnos como conciencia pura pulsante, que vuela como un pájaro en el cielo azul claro. Con el tiempo podemos permanecer siendo el fondo claro, puro, incluso si descendemos otra vez a los pensamientos, los sentidos y la objetividad. Entonces trabajamos con todo, como si estuviéramos trabajando con guantes. Cuando podemos ver al Uno en todo, podemos vivir libres en todos los planos, sin quedar enredados en ellos.

K.P. Kumar: Mithila / notas de seminarios. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.