Dinero y Buena Voluntad

El Sirviente como Dueño

Money and Good WillEl dinero juega un papel fundamental en la sociedad moderna. Es un instrumento importante para organizar la vida del hombre en sociedad y el orden de ésta. El dinero es una invención del hombre, un instrumento para el intercambio de mercancías y servicios. Es un instrumento al servicio del hombre, pero en nuestros días, el sirviente se ha convertido en el dueño, y los hombres se han convertido en prisioneros de su propio sistema. El pensamiento comercial está en todas partes. Las consideraciones económicas determinan nuestras acciones, no sólo en economía y tecnología, sino también en la educación y la ciencia, en la salud y los servicios sociales, en el campo religioso y las actividades de placer y entretenimiento. En nuestros tiempos, una parte importante de las facultades creativas del hombre están concentradas en hacer dinero. Una actividad enorme en áreas intangibles produce tremendas acumulaciones de capital en las manos de grupos pequeños. Mientras en el pasado, la producción de dinero estaba siempre vinculada a la producción de mercancías, el negocio de especulación de nuestros días está totalmente desvinculado del producto nacional. El precio de las acciones no tiene relación alguna con el desempeño económico de las compañías que las emitieron. Ese precio se comporta como el tiempo. Nadie entiende las subidas y las bajadas excepto los ‘brokers’. Con la apuesta de billones de dólares, las ganancias son abundantes, a expensas de la Humanidad. El dinero rige sobre la moral. Los ricos extraen sus riquezas de la sociedad con manejos hábiles, y hacen leyes a su favor. Las ganancias obtenidas con créditos y cargos de intereses crean grandes áreas industriales y de comercio e incluso controlan naciones enteras.

En consecuencia, muchos piensan que el dinero representa en la sociedad todo lo malo contra lo que hay que luchar. Sin embargo, el dinero no es bueno ni malo. Es una energía, como la electricidad, y las energías son impersonales. Todo depende de cómo se la use. Si usamos el dinero positivamente, podemos hacer mucho bien y participar en una escala más amplia y en campos más amplios. Sin los medios necesarios, no pude trabajarse en esta medida. Usando el dinero correctamente, puede expresarse mucho amor. En las manos de mujeres y hombres de buena voluntad, el dinero produce maravillas; en las manos de ignorantes, puede producir gran daño. Consecuentemente, depende de la conciencia del individuo que posee el dinero. El dinero no debe usarse indebidamente. Es un factor muy importante para la creación y el mantenimiento de un equilibrio. Nunca debemos ignorar la energía conectada con el dinero. Debemos aprender a manejarlo adecuadamente y a usarlo en forma positiva, para el bien del hombre y de la Naturaleza.

Hasta el momento, sin embargo, solo unos pocos pueden hacer eso. La pureza de las motivaciones es la gran fuerza magnética que atrae a las personas y a los medios apropiados para el trabajo de buena voluntad.

El Engaño de la Comunidad Comercial

Tiempo atrás, la producción de bienes y servicios respondía a la demanda, y la demanda era atendida por la comunidad comercial. En el día de hoy, los negocios produces mercancías y servicios de acuerdo con su propio criterio, y crean demanda por medio del bombardeo de diversas técnicas de anuncio y comercialización. Se nos hace creer que necesitamos muchas más cosas de las que realmente necesitamos. Se fabrican comidas que van contra nuestra salud (con químicas, almacenamiento de mercancías, comidas rápidas, bebidas artificiales, etc.), así como medicinas llenas de venenos, aparentemente para el bienestar de la humanidad. Especialmente negocios relacionados con las miserias y debilidades humanas: alcohol, tabaco y drogas, nocturnidad y juego tales como alcohol, tabaco y drogas, nocturnidad y juego, y sin mencionar las armas y la corrupción…

Un sabio del Tíbet de nombre Djwhal Khul dijo que si el 10% del gasto innecesario de las naciones desarrolladas se utilizara a las naciones pobres, la pobreza del planeta sería eliminada. Pensemos en ello. Vivimos constantemente en un mundo imaginario: sentimos que cosas innecesarias con necesarias y estamos siempre cortos de dinero. Para resolver el problema de la escasez de dinero se inventó el sistema de crédito. Puedes pedir dinero prestado y comprar un carro, una casa, aparatos electrodomésticos y cualquier otra cosa. Con todo ello, puedes impresionar a los vecinos y vivir así con un prestigio equivocado. A causa de la urgencia de satisfacer tus deseos, has hipotecado tu vida por los próximos 20 años. Has perdido la libertad porque para garantizar los pagos estás obligado a continuar ganando tanto como ahora. Y te preocupas de que tal vez no puedas continuar haciendo frente a tus obligaciones. ¡Qué engaño! ¡Y cuán fácilmente se cae en esa trampa! No hay tiempo para pensar, para recapacitar y decidir. ¡Y los que no tienen tiempo pueden incluso comprar por medio de la Internet o a través del teléfono y recibir los productos directamente en la casa. Sólo se necesita dar el número de la tarjeta de crédito. La mentalidad de servicio es formidable. Si esta actitud de disposición para el servicio pudiera tomar otra dirección, se podría hacer mucho.

Suavizando la Tensión

Ya que no podemos cambiar la situación a nivel global de momento, debíamos comenzar a nivel individual. El camino hacia un uso correcto del dinero, pero también de las propiedades, del poder, o de otras cosas, consiste en usarlo de manera responsable. No hay nada malo en el poder o el dinero, pero cada vez que queremos poseerlos, ellos nos poseen. En el momento en que los tenemos, ellos nos tienen. “Lo que tienes, te tiene” es una profunda verdad espiritual. Si tenemos algo en la mano, nos parece que lo tenemos, pero ese algo también tiene nuestra mano porque no podemos hacer nada más con ella. Sólo cuando soltamos lo que tenemos nos liberamos de deudas y podemos superar el condicionamiento de lo material. No obstante, la personalidad seguirá intentando apoderarse de cosas en todo momento. Esta tendencia sólo muere muy lentamente.

Los que saben siempre dan y no reciben. Sólo los ignorantes lucen contentos cuando reciben. Los sabios saben que se convierten en prisioneros de lo que atesoran. Consecuentemente, no aceptan regalos salvo en el caso de que sepan que pueden dar regalos aún mejores. No dan por algo, sino simplemente por amor. Distribuyen lo que han recolectado, no sólo dinero, sino comida, ropas, inteligencia, poder y sabiduría. Saben que todo es energía que nos ha sido prestada.

Nuestro dar debe ser mayor que el recibir. Si organizamos nuestras vidas simplemente y evitamos acumulaciones, podemos usar el dinero que entonces quedará libre para ayudar a otros. Las personas con mente responsable separan un 10% de lo que ganan para ayudar a los necesitados, para promover la buena voluntad, la educación y el desarrollo de la conciencia o una relación correcta entre las personas y hacia la Naturaleza. Debemos hacer algún tipo de servicio además de nuestras actividades profesionales sin recibir dinero por ello. Mientras más demos y nos sacrifiquemos, pero sin presión, más alegres estaremos y más nos liberaremos de nuestra personalidad. Un maestro que percibió el sufrimiento de su discípulo cuando daba dijo: “Si algo se queja en ti cuando das, detente por el momento, porque nadie te obliga a dar. Da mientras te produzca placer. Da danto como puedas, y luego olvídalo. Si vuelves a sentir molestia al dar más, détente ahí. Poco a poco aprenderás a dar más.”

Si manejamos la energía del dinero con responsabilidad y despego, el dinero vendrá también a nosotros, y entonces podremos distribuirlo entre otros. Debemos ser capaces de dar con un sentido discriminatorio de forma que nuestro dar no sea mal usado o explotado. Con un dar y un distribuir adecuados podemos apoyar iniciativas y actividades positivas, de apoyo a la vida para el bien de la Humanidad. Es así que el uso correcto del dinero trae felicidad y complacencia.

Fuentes utilizadas: K.P. Kumar: Espiritualidad, Negocios y Direccion de Empresas /La Cruz de Acuario / Júpiter / notas de seminarios. The World Teacher Trust / Dhanishta, Visakhapatnam. – A. A. Bailey: Discípulos en la Nueva Era, Vol. I + II, Lucis-Trust, London. (www.netnews.org / www.lucistrust.org).