Amistad y Amabilidad

Similitud de Pensamientos

Friendliness and FriendshipEn las diversas edades de la vida conocemos a muy diversas personas y siempre existen nuevas constelaciones. Muchos encuentros son de breve duración, pero algunas relaciones, sin embargo, duran muchos años. Las agrupaciones en la vida se hacen principalmente según la similitud de pensamientos. Un hombre de negocios conoce a otros hombres de negocios, los borrachos se conocen en un bar. De igual manera se agrupan los políticos, los ladrones o los religiosos. Cuando los pensamientos coinciden, la gente se reúne. Pero aunque las personas viven en proximidad, como dentro de una casa, los mundos de pensamientos difieren grandemente. Así los pensamientos de los niños son diferentes a los de los padres. Los pensamientos del jefe de la casa son diferentes de los de la señora de la casa, y los abuelos viven en otro mundo. Un grupo de personas se mantiene unido por años cuando están unidos por el mismo pensamiento. Cuando los pensamientos difieren, los miembros del grupo se van, sólo para encontrar expresión en otro grupo, donde hay similitud de pensamientos.

La amistad es una situación en la que los pensamientos convergen en un sentido más profundo. No significa que todos los pensamientos entre dos amigos son idénticos. Pero hay algunos pensamientos que los une a uno con el otro, profundamente en su ser. En las áreas en las que sus pensamientos difieren, se ponen de acuerdo para ajustar y adaptarse. Los pensamientos más profundos que atan a las personas son los pensamientos del amor o de pertenencia del uno al otro.

Expectaciones

A menudo, las amistades tienen expectativas como base. Alguien es nuestro amigo mientras concuerda con nuestras opiniones y nuestra manera de vivir. Si ciertas expectativas que tenemos, no se cumplen, el amigo se convierte en enemigo. Tenemos una imagen de la otra persona que no se corresponde a menudo con la realidad, porque nuestra comprensión de la otra persona puede no ser completa nunca. Nuestra amabilidad entonces, solo se dirige a la imagen; cuando la persona no concuerda con esta imagen, ya no somos amistosos.

Las expectativas son la causa de conflictos y de decepción mutua. Si podemos elevarnos por encima de nuestras expectativas, no tendremos ningún problema. Incluso si no cumplimos las expectativas mutuas, no tenemos que ser antipáticos. Un amigo es alguien que es amistoso sin esperar nada a cambio. El amigo verdadero es la otra alma, no la otra personalidad. La amistad está en el plano del alma. Cuando amamos el alma, le damos su espacio. La amabilidad incondicional es siempre amistosa, independientemente de lo que lo haga el otro. Tal amabilidad podemos encontrarla en las vidas de los iniciados.

Un oficial de policía muy corrupto estaba siempre junto al Maestro EK. La gente le preguntaba: “¿Por qué permite que ese individuo esté junto a usted?” El Maestro EK respondió: “Si este hombre es corrupto, ese es su problema. Él ha elegido estar cerca de mí y respeto su decisión. Él no puede afectarme, porque tengo libre albedrío.” El maestro es también amistoso con él porque no tenía nada que ver con sus desaciertos, sino sólo con su alma. Jesús se comportó amistosamente con los criminales y las prostitutas, incluso con Judas, que lo traicionó.

La amabilidad no significa vivir conforme a las expectativas de otros. El Maestro EK tenía el hábito de fumar cigarrillos. Esto mantuvo a gente hipercrítica lejos de él, y le decían: “Sería mucho mejor si usted no fumara.” Él respondía: “Sería mejor que usted se cuidara a usted mismo, no a mí. No me diga lo que debo hacer. Usted debería ver lo que usted debería hacer. Si usted no sabe lo que usted debe hacer, entonces usted puede preguntarme.” “Nos preocupamos porque hay una opinión pública referente a su fumar. Es inconcebible que un maestro profundamente espiritual esté fumando cigarrillos.” Y el maestro respondió: “¿Y si esto es incompatible, qué? ¿Quién ha dicho que soy un maestro espiritual? Nunca he dicho que lo sea. Si fumo cigarrillos, es mi problema; no puede ser su problema.”

Debemos desarrollar la clase de amistad que respeta los valores del otro, incluso si él no vive de la manera que pensamos que es correcta. Podemos informarle sobre nuestros valores sin imponer nuestras opiniones. De esta manera respetamos a la otra alma como un amigo que desea tener sus propias experiencias en libertad. Esta anabilidad exige paciencia, especialmente de los padres hacia sus niños; la autoridad, sin embargo, no funciona.

Vivir en Amabilidad

Donde hay amabilidad, hay también cooperación. De esta forma, las cosas se hacen mejor y más rápidamente. Pero si queremos forzar a una persona a hacer algo, encontraremos resistencia en el otro lado. Mientras más impongamos nuestra autoridad, más fuertemente seremos rechazados. Él entonces trabajará silenciosamente a espaldas nuestras, porque el alma ama básicamente la libertad y desea vivir en amabilidad.

La Era Pisceana se caracterizó por la autoridad: la amabilidad y la libertad pertenecen a la Era de Acuario. Las naciones que gobiernan a sus propios ciudadanos con poder y autoridad y que desean imponer también su voluntad en naciones extranjeras, se limitan a sí mismos al hacerlo y se buscan problemas. Los perdedores siempre buscan una ocasión para venganza. Quien desee gobernar a otros será aceptado sólo si es amistoso. Se rechaza la autoridad, la amabilidad se aprecia y se admira.

Usted puede estar de acuerdo con el comportamiento de otro o no, pero aún, usted puede estar de acuerdo con el Uno, en el interior del otro. El habitante interior de cada ser es el mismo, sólo los comportamientos son muchos. Podemos aceptar al habitante interno en amistad, incluso si no estamos de acuerdo con el comportamiento de la persona. De esta manera podemos ser amistosos, independientemente del cómo se comporte el otro con nosotros. Un discípulo cumple sus deberes en amabilidad; permite que otros desarrollen sus propias relaciones con él, pero él, no tiene ninguna otra relación que la relación hacia el alma. Las relaciones mundanas no pueden atarle. Al margen de cómo se comporten otros para con él, él ve en ellos la forma del alma y la sirve en amabilidad. En Meditaciones Ocultas (24) se dice: “Tenga un amigo en usted mismo, sea un amigo para otros. Dependa de usted mismo, sea digno de confianza para otros.”

Cuando somos amistosos interiormente, la amabilidad también se expresa a través de nuestro exterior. Puede que pensemos que podemos hacer amistad, pero no es algo que podemos poseer y entregar al prójimo. Podemos vivir en amistad y entonces la amistad se transmite a través de nosotros. Si intentamos mostrar una cara amistosa y no somos amistosos interiormente, somos solamente hipócritas. Quienes fingen ser muy amistosos exteriormente, pero internamente tienen malos motivos, van matando su cuerpo mental y llegan a enfermar su mente, una enfermedad muy difícil de curar.

Tampoco debemos decir falsedades para complacer a alguien y parecer amistosos. La alabanza y la adulación realmente no tocan el alma, sino, en el mejor de los casos, a la personalidad. Sólo la verdad toca el alma. Por tanto se dice: “Diga la verdad y hable amistosamente.” Puede haber verdades amargas, pero debemos intentar encontrar palabras para presentarlas adecuadamente, para no herir a otros.

Amigos de la Escuela de Yoga

Incluso la persona que no nos gusta es un alma. Un enemigo en lo externo es un reflejo del enemigo en lo interno.“¿Usted tiene enemigos?” decía el Maestro CVV, “Cuídese entonces de usted mismo!” Usted ve en su ser a quienes son las personas que no le gustan. Haga una lista de ellos y de las situaciones que no le gustan. Entonces medite en estas situaciones y las personas como YO SOY.” Esta es una forma directa de trascender las limitaciones propias. La amabilidad es el antídoto a la maldad y al odio. Los Grandes Seres incluso han convertido a enemigos en amigos.

El Maestro CVV fundó una organización a la que llamó “Los Amigos de la Escuela del Yoga,” porque no podemos alcanzar el yoga, la unidad, sin la condición de amabilidad y amistad. Un yogui es el amigo de todos. La amistad se llama “Mitra” en Sánscrito. “Maitreya” significa a “amigo del mundo”. El Señor Maitreya lleva este nombre porque es amistoso con todos los seres, independientemente de su comportamiento. Que la amabilidad sea nuestra calidad de la vida, independientemente de que otros sean amistosos para con nosotros o no.

K.P. Kumar: Mithila / Curación Espiritual / Meditaciones Ocultistas. Notas de seminarios. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.