Géminis

artwork from: www.stellarium.org; by: Johan Meuris : http://users.pandora.be/jomejom/; Copyright: http://artlibre.org/licence.php/lalgb.html

Parte 1

Centro y Circunferencia

“El número es la piedra angular de la creación”, dice Pitágoras. Los números no son símbolos e ideas creados por el hombre, sino potencias existentes con anterioridad en la Naturaleza. Los videntes antiguos consideraron a los números fuerzas creativas del espacio, existentes como cualidades que estructuran a la Creación. Se ve al Nº 1 como el principio del YO SOY, como el punto central del círculo, cuya circunferencia es el horizonte de nuestra conciencia. La relación entre la circunferencia y su radio es una cantidad numérica constante llamada Pi (π), que representa el surgimiento de la Palabra Divina impregnando toda la Creación como conciencia. En tiempos remotos, Pi era venerado como Pymander, el Gran Geómetra del Universo, difundiendo su bendición sobre la humanidad en forma de conocimientos y sabiduría. Su símbolo representa las dos patas del compás. Mientras que una de las patas queda apoyada firmemente en el centro, la otra se mueve alrededor de la circunferencia. Su mensaje es establecerse en la existencia, permanecer ahí, y al mismo tiempo moverse en la objetividad.

El signo Pi nos recuerda el signo de Géminis (♊), pero sin la línea horizontal inferior. Las dos líneas verticales representan la posición vertical del hombre sobre la tierra. La línea horizontal inferior representa la tierra bajo sus pies, y la de arriba su visión del Cielo. La tradición Bíblica dice que el Emperador Seth erigió dos pilares con un arco sobre ellos y grabó en él la Eterna Sabiduría. El arco está tan alto que la Sabiduría sobrevive a pesar de las inundaciones que soporta la tierra de tiempo en tiempo. Se dice que toda la Sabiduría Eterna que el hombre debe heredar ha sido grabada sobre su estructura en número, forma, sonido, color y proporción, y ella se va revelando a nosotros de por sí cuando nos elevamos por encima de la marea de las emociones y de las fuerzas conflictivas de la personalidad.

La constelación de las estrellas gemelas Castor y Polux son representativas del hombre mortal e inmortal: Castor señalaría al hombre mortal y Pólux al inmortal. El brillo de la estrella Castor se va desvaneciendo, mientras que Pólux va aumentando en radiación, recordando así las palabras de Juan Bautista sobre Cristo: “Es necesario que Él crezca y que yo mengüe” (Juan 3, 30).

Hablar, Pensar, Respirar

El Regente de Géminis es Mercurio, el Mensajero y Mediador. Rige sobre el habla y sobre el centro de la garganta, que están particularmente relacionados con el reino humano. ¿Es nuestra habla de enjuiciamiento y crítica, o de inspiración y magnetismo? Podemos purificarnos con ayuda de un acertado hablar y pensar, y el centro de la garganta paulatinamente se trasformará. A esta trasformación de la mente inestable también se la llama la estabilización de Mercurio, o la transformación alquímica del Mercurio en Oro. El color para el trabajo de curación de esta transformación es el verde suave o aguamarina.

Respiramos y hablamos con ayuda de la garganta. Los pensamientos y el habla son mellizos. Si enfocamos a la mente observadora en la respiración, su sobre-actividad decrecerá lentamente, y también se irá calmando la respiración. Si practicamos esto por la mañana y por la tarde, experimentaremos que la respiración y los pensamientos se van estableciendo en la pulsación, que es la fuente de ambos.

En el cuerpo físico, el signo de aire Géminis rige sobre los hombros, los bronquios y las cuerdas vocales. En el cuerpo vital gobierna la función de la pulsación y en el plano mental los pensamientos expresados mediante la palabra. La experiencia pura, que se recibe como unidad, se divide en el plano mental y surge la dualidad. Entonces distinguimos el bien del mal, lo alto de lo bajo, la oscuridad y la luz. En el año solar, Géminis divide la vibración del impulso de vida surgido recientemente en Aries y concretizado en Tauro, en dos direcciones divergentes, trayendo así la dualidad a la representación en el ciclo de desarrollo.

Dualidad y Síntesis

El tipo Géminis puede entender bien los diferentes aspectos de los problemas de la personalidad, como así también los rasgos y características personales del ser humano. Pero tiende a dudar y vacilar en sus decisiones. Dado que duda sobre la perfección de los demás, prefiere hacer él mismo las cosas. Aunque le gusta ayudar a otros, al mismo tiempo duda si ellos pueden hacer un uso correcto de su ayuda y dádivas. El Géminis ha de aprender a tomar decisiones, eligiendo la opción mas correcta y dejando la otra de lado; y a no sugerir algo que no es necesario.

En el horóscopo Géminis señala la relación entre hermanos y hermanas, y en las personas comunes las diferencias entre los hermanos, los diferentes puntos de vista y opiniones y los problemas resultantes. Cuando se vive en la dualidad siempre hay confrontaciones, discusiones y malos entendidos. Aún en cada uno de nosotros surgen conflictos cuando hay dos pensamientos que no concuerdan entre sí; tenemos a los mellizos en nuestro ser, porque el alma y la personalidad están entretejidos dentro de nosotros. Si vemos las cosas desde el punto de vista del alma, encontramos la ligazón y la integración de las diferentes perspectivas, no sufrimos por conflictos, y podemos armonizar a la gente con diferentes mentalidades y temperamentos.

La luz no puede existir sin la sombra, la Luna llena va seguida por la Luna nueva, lo bueno se destaca sobre el trasfondo de lo que no lo es. Debemos anclarnos en la energía de Síntesis para darnos cuenta de que los opuestos tienen su origen en el mismo principio. En Síntesis, no hay opuestos. Somos una conciencia que se expresa como muchas unidades diferentes de conciencia. La regla fundamental para la persona que se esfuerza hacia la espiritualidad es: “Ve al Hermano en el otro”. Esta regla ha de ser aplicada cualquiera que sea el comportamiento y las cualidades del otro. Puede haber diferencias de opiniones y de juicios, los que desde luego han de ser reconocidos como superficiales, manteniendo siempre una tonalidad de sinceridad. Aprende a ser sincero, aún en el desacuerdo. Esto hará que la Luz y el Amor fluyan mejor. Si se entiende profundamente el principio de Géminis, la hermandad será algo vívido. La Hermandad Universal es la realidad de la Creación. “Que el pensamiento sobre la existencia de la Hermandad ayude a abrir corazones” (Supermundane, § 8).

Parte 2

Unidad y Dualidad

Todo en la creación tiene su propio propósito y utilidad. No existe nada inútil o superfluo. Una profunda verdad espiritual dice: “Cualquier cosa que descuidamos, nos descuida. Cualquier cosa que negamos, nos niega.” Lo que descuidemos hoy, tendremos que prestarle atención mañana. Lo que ignoremos hoy, tendremos que reconocerlo mañana. Si se rechaza o se descuida a cualquier miembro de un grupo, no hay síntesis. La síntesis significa la inclusión de toda posibilidad en la medida en que se nos presenta.

Cuando estamos en síntesis, no hay contrarios. Un contrario es concebido como otra dimensión del mismo concepto. Cuando podemos incluir los puntos de vista de otros, no sufrimos de conflictos. Si se olvida la unidad, la dualidad trae conflictos y se presentan discusiones, confrontaciones y malentendidos. También puede haber conflictos en nuestros propio ser, cuando hay dos pensamientos aparentemente discrepantes al mismo tiempo. En la creación todo tiene dos lados: hay guerra y hay paz, tanto en el exterior como en el interior. A consecuencia de nuestra limitada comprensión, hablamos amargamente de la guerra y anhelamos la paz. De igual manera que hay abundancia, también hay pobreza en el mundo. De igual manera que hay lugar para el conocimiento, también lo hay para la ignorancia. Al referirnos a cualquier cosa, su sombra también se manifiesta al mismo tiempo. La noche es parte del día. La Luna Nueva viene después de la Luna Llena. Debemos aprender a ver ambos como una unidad y a mantener una perspectiva neutral para estar abiertos a las energías de una conciencia superior.

En el gran drama del año solar el signo mutable de aire de Géminis representa el proceso a través del cual se manifiesta la dualidad se manifiesta y el Uno existe como dos. La experiencia que el hombre recibe como unidad se divide y aprende entonces a discriminar entre lo bueno y lo malo, entre la luz y la oscuridad, entre lo permanente y lo transitorio. El don de la discriminación es la característica más notable de este signo esencialmente mental. El mensaje de Géminis es: No prefiera una cosa sobre la otra, porque el mundo mismo ha sido creado por la dualidad de la materia y el espíritu. Trate de estar en el centro para equilibrar ambos aspectos experimentar la verdad de la dualidad en el mundo.

Si nuestra mente no discrimina, trastorna toda la vida. Entre los 14 y los 21 años de edad, el ciclo vital relacionado con Géminis, el hombre debe aprender a discriminar bien. No sólo deben entrenarse el cuerpo y los sentidos, sino que deben incorporarse también las normas de la comunicación adecuada. En la educación de hoy, sólo se desarrolla el 50% de lo que hace que un hombre se desarrolle totalmente; el aspecto más sutil y sublime del hombre permanece ignorado. Se otorga la vista, pero no la sabiduría. No obstante, la vista sin la sabiduría no puede distinguir el bien del mal. En consecuencia, además de conocimiento, la educación debe incluir también al ser humano. Así el hombre puede ver la importancia de la educación para la objetividad, pero también se dará cuenta de sus limitaciones y volverá finalmente al camino del alma.

Dar y Recibir

Nuestra mente tiene dos caras, una objetiva y otra subjetiva. Géminis representa el par complementario de la objetividad y la subjetividad, el polo negativo y el positivo, el principio femenino y el masculino. Comúnmente ‘masculino’ y ‘femenino’ se refiere al aspecto físico del hombre y la mujer. En un nivel de entendimiento superior y de mayor comprensión, lo ‘masculino’ es aquello que da de sí, y lo ‘femenino’ es aquello que reciben sí. Así cada uno de nosotros es a veces ‘masculino’ o ‘femenino’. Cuando la energía se distribuye a través de nosotros, estamos conectados con las energías masculinas. Cuando recibimos, estamos conectados con las energías femeninas. De acuerdo con la ley de alternación, no podemos continuar recibiendo sin dar. De igual manera, es también antinatural continuar dando sin recibir. Si esta ley se viola, se crean bloqueos que obstaculizan el intercambio de energías. Esto se aplica no sólo a las relaciones humanas, sino también a nuestras relaciones con los otros reinos de la naturaleza. Con un buen equilibrio entre el dar y el recibir, la energía puede fluir de forma adecuada y son posibles entonces la amistad y la sociedad verdaderas. La armonía bien equilibrada entre las energías masculinas y femeninas se llama Ardhanari en la literatura hindú y Adonai en la tradición judía. Es el Andrógino, el medio varón y la media hembra. En el Oriente, el par del primer Andrógino se llama Shiva y Shakti, el Señor como subjetividad y el poder del señor, Shakti, como objetividad.

En cada plano de la conciencia, la energía de Géminis es activa cuando algo de un centro superior debe ser expresado.Las dos grandes estrellas de la constelación Géminis: Castor y Pólux, pertenecen a los guías espirituales de todos los seres de nuestro Sistema Solar y se relacionan con la expresión del habla a través de las cuerdas vocales. Podemos asociarnos interiormente con ellas si deseamos disciplinar nuestro lenguaje y percatarnos de la sabiduría en nosotros mismos. No podemos continuar hablando críticamente y solamente el ‘blah blah’ y al mismo tiempo pedir una sabiduría más profunda. Con las palabras adecuadas, que no lastiman ni engañan, podemos crear armonía y expresar sabiduría fresca, viva.

Los dos pilares del signo de Géminis (♊) simbolizan la puerta de las cuerdas vocales a través de las cuales, con el uso adecuado del centro de la garganta, el discípulo camina para entrar en el templo interior. En el simbolismo del Oriente, éstas se comparan con las dos piedras de molino que muelen la harina del sonido para el pan del pensamiento. La semilla que produce la harina representa el dios-semilla en el hombre que concede el pan divino para hacer que él sobreviva en la forma de su extensión de vida.

La Buena Voluntad y El Plan

El centro de la garganta se encuentra entre los centros superiores e inferiores. Desde el punto de vista planetario, la humanidad es el centro de la garganta, que actúa como mediador entre los reinos inferiores de la naturaleza y los reinos espirituales superiores. Se planea que para este ciclo del tiempo, la humanidad en su conjunto tome la primera iniciación. Esto se llama el nacimiento de la conciencia en el corazón. Significa que el hombre comienza a pensar en términos de la buena voluntad y a poner las necesidades del grupo, de la comunidad antes de las necesidades individuales. Cristo es la conciencia del alma en nosotros y representa también la conciencia del alma del planeta, en tanto que la humanidad representa la conciencia de la personalidad. Las horas de la Luna Llena de Géminis proporcionan a una excelente oportunidad para la orientación de la humanidad hacia la conciencia de Cristo y para recibir en nosotros la conciencia del alma. La personalidad es impregnada por el alma, de modo que el no-yo mismo se combina con el yo y la dualidad se supera. Entonces UNA existencia reina sobre todo lo expresado en la Luna Llena de Géminis desde los círculos superiores a través del Maestro del Mundo a la humanidad. Mientras que esto se hace en un plano superior del Señor Maitreya, es el Maestro Djwhal Khul quien preside las energías de Géminis para los nuevos grupos, para exteriorizar el plan e informar a los que se dediquen al trabajo de la buena voluntad. La información debe conducir a la formación interior. Si nos preparamos para la Luna Llena de Géminis por lo menos por dos días con una alineación adecuada y no mucha actividad exterior, podremos ponernos en contacto con las fuentes superiores con suficiente paz interior. Un respecto profundo hacia los guías espirituales crea una conexión y mejora nuestra capacidad para experimentar las energías de Géminis y para que brote la semilla del plan.

Parte 3

Sabiduría Eterna y Cambio

Nuestra vida moderna está marcada por un cambio rápido de tendencias y de modas. El diseño de automóviles, vestimentas o de objetos de uso diario cambia constantemente. Lo que acaba de ponerse de moda, resulta viejo poco tiempo después, “fuera de moda”otra vez. Nuestra mente pregunta: “¿Qué viene después?” Siempre desea algo nuevo y, tan pronto como la última cosa está allí, vuelve a decir: “¿…y, qué viene ahora?” Las culturas y los idiomas cambian; incluso la Sabiduría Eterna se presenta también constantemente de formas diversas y bajo terminologías distintas para seguir siendo atractiva al hombre. El vino viejo tiene que ser embotellado en botellas nuevas. La Sabiduría, no obstante, es antiquísima, nada puede ser dicho que no se haya dicho antes. Sólo su expresión cambia. Si algo totalmente nuevo fuera dicho hoy, no sería la verdad. Sin embargo, nuestra mente es desviada por la ilusión de lo nuevo, no estando dispuesta a seguir lo que ha sido dado. Tiene el hábito de recibir y por ello pedimos conocimientos nuevos sin aplicarlos en nosotros mismos y sin cambiar nuestro comportamiento. Así, continuamos superándonos a nosotros mismos y buscamos libros nuevos, enseña-nzas nuevas y métodos nuevos. No nos importa comer el mismo desayuno cada día, pero con las Enseñanzas de Sabiduría, siempre queremos tener algo nuevo.

La Clave de la Sabiduría es una mente estable que no salte de aquí para allá y que no esté sujeta a demasiados cambios.Si los cimientos no son sólidos, no podemos construir sobre ellos. El Maestro CVV expresa esto místi-camente: “¿Cómo puede una estatua mantenerse de pie y estable, si su base no lo está?” Cuando estamos conecta-dos en conciencia con los cimientos, la Conciencia Universal, podemos movernos en el mundo sin perdernos. Un buen símbolo para esto es el compás, en el que una de las patas se mantiene apoyada en el centro y la otra se mueve en la periferia. De igual manera, mientras se moviliza, una pata permanece siempre firme en la tierra mientras que la otra se desplaza. Si queremos caminar con ambos pies al mismo tiempo, nos caemos.

Géminis y el Número 5

El signo zodiacal de Géminis es un signo mutable de aire que nos da el mensaje de la mutabilidad sobre la base de lo inmutable. Su mensaje de movimiento libre se simboliza con la potencia numérica del número 5, mientras que la potencia numérica del 10 contiene la parte no cambiante. El número 5 está en el centro de la serie 1 – 9. Es equidistante de los números superiores y de los inferiores. El 5 representa el quinto principio, nuestra mente. Cuando estamos en este principio medio, estamos tanto en presencia de la luz del alma como en la objetividad. El 5 conecta a Géminis también con la 5ta casa, Leo, representando el alma. El símbolo de Géminis (♊) simboliza una entrada con dos columnas, representando la subjetividad y la objetividad, aparentemente opuestos. Algunos desean vivir solamente en la subjetividad; se consideran muy espirituales, pero no pueden manejar la vida externa. Muchos otros no se percatan de la existencia subjetiva y se pierden en el mundo externo. En consecuencia, el 5 es llamado también el número de la ilusión, porque la mente puede caer fácilmente en engaños. Esta gente intelectual tiene frecuentemente una opinión muy alta de sí mismos y de su capacidad, pero entienden muy poco de la Sabiduría. Si utilizamos la potencia del número 5 de forma adecuada y aprendemos las energías correctas del discernimiento, nuestra mente se vuelve transparente y puede percatarse de la verdad. Entonces podemos vivir en subjetividad y al mismo tiempo estar activos en el mundo externo. Nos elevamos sobre los problemas del mundo y desde allí podemos ayudar en paz a nuestros seres humanos compañeros.

El signo de Géminis está conectado especialmente con el desarrollo de la conciencia de grupo y con el Maestro Djwhal Khul, que ha introducido el nuevo trabajo de grupo. Su trabajo enseña a actuar inteligentemente conforme a las demandas del tiempo y mientras se hace esto, a ser tan móvil como el mercurio. El Maestro E.K. ha ilustrado esto claramente en su libro “La Música del Alma”. En el plano inferior, Mercurio, el regente de Géminis, promueve diplomacia y da capacidad para el negocio. En un plano superior, nos da una manera muy personal de lidiar con los contrarios y nos ayuda a utilizar nuestras capacidades para el bienestar del grupo mayor de una forma inteligente y efectiva. No es por accidente que el Maestro CVV eligió el 29 de Mayo, como el día para las iniciaciones de grupo, denominado el Día de la Llamada de Mayo (May Call Day), el que se encuentra en el mes de Géminis.

Trabajo de Transformación

Junto con Aries y Tauro, Géminis es uno de los signos más subjetivos del zodiaco. Están en la transición hacia Cáncer, en el que la expresión del impulso anual entra en la objetividad. El color de Tauro es el azul profundo del cielo, color de la síntesis. El color de Cáncer es el verde profundo, que representa la materia sólida de la tierra. El aguamarina es el color de Géminis. Se dice que es un color medio, equidistante entre el azul del cielo y el verde de la tierra, creando la conexión entre el cielo y la tierra. El aguamarina puede hacer descender energías de los círculos superiores y transformar los centros inferiores para que puedan recibir más luz. Es por ello que el color se aprecia como un medio adecuado para el trabajo de sanación.

En el plano físico, Géminis rige sobre las cuerdas vocales, en el plano vital sobre la pulsación de la respiración. En el plano mental, este signo rige los pensamientos. Emitimos nuestros pensamientos por medio del habla, con la ayuda de las cuerdas vocales y del aire. Para hablar y respirar, utilizamos nuestro centro de la garganta, llamado en Sánscrito “Visuddhi”. “Suddhi” significa pureza y “Visuddhi”, pureza extrema. Para purificar el centro de la garganta (laríngeo), tenemos que regular nuestra habla y contemplar regularmente en la respiración. El cantar rítmico de mantras purifica los centros inferiores, el centro de la garganta se vuelve radiante y nuestro hablar se hace magnético. En el Oriente, se cantan mantras por horas, con fines purificadores.

El Camino hacia el Éter

El centro de la garganta es el centro más importante para la humanidad; a través de la garganta, el alma prisionera en los centros inferiores, es elevada y liberada. El centro de la garganta es la entrada al éter del espacio, el quinto elemento llamado también Akasha. El Akasha tiene la cualidad del sonido y vibra como un océano colorido de energías. Podemos percibir el aire, pero no lo vemos. No podemos percibir el éter, el mundo sutil, con los sentidos, pero podemos experimentarlo con la preparación adecuada. Si enfocamos nuestra mente por un largo tiempo en la inhalación y la exhalación, y nos elevamos hacia una identificación con la pulsación, la mente y la respiración se aquietan y podemos penetrar más allá de nuestro cuerpo en el todo del éter del espacio circundante.

Una vez al año, se abre una entrada a través de la cual podemos entrar en los planos más sutiles de la existencia y establecer contacto con los seres superiores que trabajan en el éter: En la Luna Llena de Géminis, los Maestros de Sabiduría distribuyen las nuevas energías del año solar a la humanidad. El alma o la Conciencia Crística del planeta, vierte un impulso de vida y sabiduría sobre todo el planeta y nos ofrece una ocasión especial para orientarnos al alma o a la Conciencia Crística en nosotros. Para una mejor alineación, no debemos tener mucha actividad objetiva durante este tiempo y debemos mantener un ritmo muy regular con respecto al trabajo, a la alimentación y al sueño. Sólo podemos recibir las energías superiores, si somos inclusivos, es decir si no rechazamos a otras personas y formas de vida, sino que intentamos aceptarlas e incluirlas. Entonces nos hacemos más y más conscientes de las necesidades de los demás y de la comunidad. En consecuencia, recibimos energía fresca del mundo sutil para poder realizar el trabajo de buena voluntad con un nuevo ímpetu en los meses venideros.

Parte 4

El Mensajero Cósmico

Las enseñanzas de sabiduría del Oriente hablan de un gran iniciado con el nombre de Narada y lo llaman el hijo nacido de la mente del creador. Él es uno de los cinco Kumaras – cuatro rigen sobre los planos cósmicos, solares y planetarios de la creación y el quinto, Narada, se mueve por todas partes y transporta energías y mensajes entre los diversos planos. Narada es el gran mensajero, le llaman también el Mercurio cósmicoy se identifica con el Arcángel Miguel. Él pertenece a los seres que no pueden ser localizados; para ellos no existe abajo ni arriba, porque no les interesan los planos. Para ellos sólo existe la luz. Dondequiera que estos seres estén presentes, están presentes como YO SOY. Cuando pensamos en ellos, están allí, incluso en los llamados mundos inferiores. Se han ampliado como subjetividad activa en objetividad.

Narada lleva siempre consigo una “Vina”, un instrumento musical de siete cuerdas que tiene tres cuerdas bajas, tres altas y una gruesa en el centro – símbolo de los siete planos de la creación. Narada puede tocar las siete cuerdas, es decir trabaja con el sonido o la vibración en todos los planos para estimular el plan divino. En la Doctrina Secreta, Mme. Blavatsky escribe detalladamente acerca de Narada y su objetivo. Las descripciones de Narada en las escrituras son consideradas contradictorias por los eruditos, que no las comprenden. Porque por un lado parece ser el Maestro de los Devas, las inteligencias divinas de la naturaleza y al mismo tiempo un provocador de problemas que disfruta creándolos. No obstante, ésta es sólo una representación simbólica del fenómeno del discurso. Surgen muchos conflictos a partir de las diferencias de opinión y de un uso irresponsable del habla. Mientras más inferior sea el uso que hagamos del habla, más conflictos tendremos. Cuando Narada utiliza las secuencias más bajas de su “Vina”, crea problemas para la gente; con las cuerdas superiores crea armonía en la creación. Tenemos la gran responsabilidad de tener cuidado con la Palabra.

Transformación de la Mente

La palabra adecuada puede curar y elevar, transforma lo inferior en lo superior. Mercurio, el alquimista y Señor de Géminis, guía este proceso de transformación. Sí, Mercurio es la energía por la cual podemos lograr los planos más altos de la existencia. Es así que, simbólicamente hablando, el plomo se convierte en oro. Cuando nuestra mente se libra de influencias inferiores, se transforma en Buddhi, la energía de la discriminación y entonces maneja los opuestos de una manera impersonal. Mercurio es un planeta neutral, no tiene ningún valor en sí mismo, pero siempre transmite la energía del planeta que se encuentra en su cercanía. En el mes de Géminis, Mercurio trabaja con mayor energía. Los Maestrosde Sabiduría utilizan esta influencia transformadora para iniciarnos en el reino de Dios. Es por ello que este mes y particularmente el 29 de Mayo se considera una época de iniciación de grupos. La conciencia de Grupo significa que desaparecen los límites entre los individuos y el Alma Una se ubica al frente.

Mientras vivamos en el mundo del bien y del mal y tengamos la sensación de que tenemos razón y que otros están errados, estaremos detenidos frente a la puerta del templo interno. Luz y oscuridad, bueno y malo, izquierda y derecha son los dos pilares de la puerta del signo de Géminis (♊). Estamos siempre chocando con uno de los pilares y no podemos tomar el camino del centro. Es la naturaleza de Géminis el tomarlo todo en pares de opuestos, pero puede también conducirnos a la unidad subyacente. Especialmente la Luna Llena de Géminis nos ayuda a darnos cuenta de las limitaciones de nuestros propios conceptos y a superarlos.

Respiración y Pulsación

La velocidad a la que producimos pensamientos es proporcional a nuestra respiración. Cuando estamos nerviosos o ansiosos, tenemos muchos pensamientos y respiramos más rápidamente. En estado de relajación, respiramos más lentamente. Mientras más lento sea el ritmo de la respiración, más lenta será nuestra producción de pensamientos. Cuando dirigimos nuestra mente a la respiración, ambas se calman mutuamente. Cuando nos encontramos en un estado en el que no tenemos ningún pensamiento, dejamos de respirar. No es que hacemos que la respiración o los pensamientos se detengan, sino que la respiración y los pensamientos se apaciguan por sí mismos. Se retiran al ritmo sutil de la pulsación, teniendo en cuenta que nos hemos retirado a la cámara interior. Desde ese centro, elinterior y el exterior son uno, somos absorbidos en la totalidad de la conciencia oceánica. Cada Maestro de Sabiduría vive en esta fuente de pulsación sutil yse exterioriza de acuerdo a la necesidad. E incluso cuando sale al exterior, esto no disturba el ritmo de su sistema.

El sonido de Géminis es “SO”, el mantram de la inhalación, está situado en el centro laríngeo. “Ham”, el mantram de la exhalación, es el sonido de Aries, puesto que él exhala el año entero. Este sonido está situado en el centro coronario. “Ham-So” o “Hamsa” significa “Yo soy ESO” o también “El Gran Cisne”. Somos el cisne nadando en las aguas puras del éter. Simbólicamente, el cisne es el pájaro capaz de separar la leche del agua. La”leche” significa aquí el principio eterno, el “agua,” lo transitorio y el cisne representa la discriminación. Esto significa que cuando vivimos en una actitud de distanciamiento, podemos distinguir entre los valores eternos y los temporales, nos orientaremos más y más hacia los primeros y nos liberaremos de los últimos. La visualización de un cisne blanco radiante en el océano azul de la eternidad, sin ningún otro símbolo u objeto alrededor, puede conducirnos a la meditación profunda. “So-ham,”, el sonido gemelo de la respiración, es el mantram que guía al discípulo en su trayectoria de ascenso del centro de la garganta al centro de la cabeza, de Géminis a Aries. Significa “ESO soy yo” y es la invocación del Hombre Divino por parte del hombre de la tierra. Las consonantes “S” y “H” en el mantram “Soham” son llamadas los principios masculinos y femeninos, representados por Géminis. Cuando estas consonantes desaparecen y ambas sílabas se funden, sólo queda la palabra santa OM.

Luna Llena de Géminis

La Luna Llena de Géminis tiene un significado especial para aquéllos que están en armonía con la Jerarquía Espiritual.Se reúnen en las horas de la Luna Llena y se unen en el plano sutil con los Maestros de la Sabiduría a través de la contemplación. Reciben en silencio el plan del año como pensamiento simiente y trabajan con él en los meses siguientes, sin hablar mucho de éste, porque hablar mucho conduce a una pérdida de alineación. La Luna Llena de Géminis se llama también la Luna Llena de la humanidad. Es dirigida ahora por el Maestro Djwhal Khul, de igual manera que lo habían hecho en épocas anteriores el Señor Maitreya o el Cristo y como muchos tradicionalmente todavía creen, como una conducción fuera del encarcelamiento del pensamiento. El Maestro Djwhal Khul transmite la sabiduría antigua a través de diversos idiomas y la trae a una red de grupos para mantenerla disponible para la gente en todas partes del planeta. Recordar la presencia de Los Grandes en esta luna llena nos permitirá percatarnos mejor de la energía de Géminis, porque son los guías que nos ayudan.

Fuentes utilizadas: K. P. Kumar: Hércules: El Hombre y el Símbolo / notas de seminarios / E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España. – A. A. Bailey: Astrología Esotérica, Lucis-Trust, London (http://www.netnews.org/www.lucistrust.org ) – “Supermundane”, Agni Yoga Society, New York.