Cancér

artwork from: www.stellarium.org; by: Johan Meuris : http://users.pandora.be/jomejom/; Copyright: http://artlibre.org/licence.php/lalgb.html

Parte 1

El Principio de Reflexión

Cada una de las estrellas que vemos en el claro cielo durante la noche es un Sol como el Sol de nuestro sistema. De acuerdo con las enseñanzas de la Sabiduría, el Sol Espiritual interno, que es invisible y al mismo tiempo es el Sol real, brilla a través de todos los Soles. Corresponde al centro radiante de conciencia en el ser humano. Los rayos del Sol que vemos son solamente su reflejo. Este principio de reflexión es el símbolo de la Mente Universal, llamado el principio Lunar. La Luna visible en el cielo refleja los rayos del Sol y representa el principio Lunar para la Tierra. En nosotros este principio corresponde a la mente. La forma y el color del Sol corresponde al cuerpo físico. O sea que los principios materia, lunar y solar forman la existencia triple del ser humano – cuerpo, mente y espíritu – desde los cuales radia su conciencia.

Cáncer es un signo de agua y está regido por la Luna, la madre de las formas, para todos los asuntos mundanos. Cáncer posibilita la corporificación de la forma, la reflexión de lo invisible en lo visible, de lo superior en lo inferior. Cada forma moldeada se eleva como una ola en el océano de la existencia y contiene en sí la esencia de la vida espiritual. Todo esto está tomado de la totalidad del ser, unido temporalmente en una forma, para fluir después otra vez a la existencia Una.

La Ilusión de Poseer

la verdad de la existencia se refleja en nuestra mente como se refleja el Sol en un recipiente con agua. El Sol parece circunscrito por el recipiente; de la misma manera el principio de reflexión ocasiona en la mente la noción de „mío” y la ilusión de posesión, que se desarrolla fuertemente en Cáncer. Nos referimos a „mi casa, mis hijos, mi familia, mi profesión” y vemos las cosas como diferenciadas de nosotros. Pensamos que la verdad que alcanzamos a registrar nos pertenece, que los pensamientos que tenemos son nuestros. Pero los pensamientos vienen, aunque no siempre los deseamos. Tampoco el cuerpo pertenece a nosotros. Ha sido entregado a nosotros y también será retirado de nosotros. Desde el punto de vista espiritual, no es real el concepto de posesión; es una distorsión de la verdad. Desde el punto de vista mundano, sin embargo, existe „mi propiedad” y la „propiedad de otros”. Sufrimos esa inversión por el sentido de „lo mío” y del instinto ancestral de posesión, que hoy en día se ha expandido en gran medida. Los individuos, las compañías y las naciones se esfuerzan en forma inteligente para robar o explotar a otros, ignorando las ideas ajenas, para imponer las propias, forzando los derechos de propiedad mediante patentes y derechos de reproducción, mediante contratos y leyes. Muchos también quieren poseer lo que legalmente pertenece a otros.

En cuanto pensamos en poseer, somos poseídos y condicionados por la posesión. No podemos poseer absolutamente nada, dado que todo pertenece al Uno que todo lo compenetra. „Todos los seres están en Mi y YO ESTOY en ellos”, es la mas alta expresión de la verdad del Bhagavad Gita. Todo lo que necesitamos se nos ha dado para que lo administremos y usemos con propósitos divinos, y no con propósitos egoístas.

Sensibilidad

En el punto del solsticio que marca el comienzo de Cáncer, el Sol parece moverse lateralmente, visto desde la tierra, antes de retroceder hacia el Sur desde su punto mas al Norte. Por eso el símbolo de este signo es el cangrejo (♋), que se mueve lateralmente en las playas, entre el agua y la tierra. En Cáncer, el alma se mueve entre la naturaleza física y emocional, aprisionada en la envoltura de la encarnación física. Construye, como el cangrejo, su envoltura como su casa y la lleva consigo. Las personas nacidas en Cáncer son siempre concientes de lo que han construido, y tratan de retenerlo. Se los considera super sensitivos y emocionales. Sus simpatías y antipatías cambian con su estado de ánimo, y sus mentes pueden saltar instantáneamente de un estado al otro.

La plata, que es el metal regido por Cáncer, afecta la sensibilidad, la susceptibilidad psíquica y el comportamiento. Tiene relación con el centro plexo solar y su facultad reactiva es la mente. En preparación homeopática, la plata (Argentum nitricum) es un remedio adecuado para calmar el plexo solar. También puede llenarse una copa de plata con agua por la mañana, mantenerla aireada en la habitación, y beberla por la tarde. Puede también volver a llenarse, dejarla aireándose y beber el agua con el estómago vacío por la mañana. El agua se potencia con la cualidad de la plata.

Cáncer representa la relación entre la naturaleza y el ser humano y la ligazón instintiva entre la madre y el hijo, mediante la cual la madre conoce las necesidades, las penas y los placeres del hijo. En el útero, ambos están ligados por el cordón umbilical. Rodeado de agua, el feto crece en el útero, imitando así, al descender a la encarnación, la obra de la evolución.

Descenso y Ascenso

Cáncer representa la puerta a través de la cual el alma „desciende” a la materia desde el mundo espiritual. Capricornio, su signo opuesto, es la puerta a través de la cual el alma, liberada de la materia, puede ascender otra vez. En el ciclo anual, la entrada del Sol en Cáncer el día 21 de Junio marca el comienzo del ciclo „descendente”, en el cual la materia sutil se hace mas densa, hasta que, a partir de Diciembre 22, se va haciendo mas liviana y brilla otra vez. Lo que ha sido ganado en lo espiritual durante la primera mitad del año debe ser consolidado y vivido desde Cáncer en adelante mediante su aplicación en la vida diaria. Debemos traer regularmente lo superior a la memoria, dado que, de lo contrario, olvidaríamos la Sabiduría cuando actuamos en la vida exterior.

En el zodiaco Egipcio de Denderah, se representa a Cáncer por un escarabajo que puede, con el poder de su música, cantar y transformar a un gusano en un ser alado. Este escarabajo representa el principio Neptuno, el planeta de la música divina y de la devoción, cuyas vibraciones se trasmiten a la tierra mediante la Luna. Contemplando sobre estas líneas de fuerza durante las horas de Luna llena de Cáncer, el alma alada puede ascender desde el plano de la tierra hasta el plano musical mas sutil, hasta establecerse finalmente en el lugar de experiencia de una presencia liberada.

Parte 2

La Madre del Mundo

Cuando nos despertamos en la mañana, nuestra conciencia despierta. La luz de la conciencia se eleva a partir del estado de existencia. De igual manera, la Luz del Mundo se eleva del trasfondo de la existencia y surge el movimiento cíclico de la creación. En el Oriente, se llama Aditi a la luz más alta, la Madre Divina, la luz blanca radiante.

La ilimitada Luz primitiva centraliza y se forma un campo en el que ocurre un nacimiento de centros de la luz. Los 12 Aditiyas, los centros de la luz, emergen de la Luz original, lo cual permite el ascenso de los cuerpos solares de luz. Así la Luz singular se divide en 12 luces, que vienen a nosotros a través de los 12 signos del zodiaco. Las 12 variedades de luz se condensan en el tejido de la existencia material. Al igual que el alma, el ángel solar desciende al cuerpo como su reflexión, nuestro sol se condensa en el tejido del sistema solar y los centros planetarios. La luz teje las estructuras más densas a partir del principio solar. El Tejedor en la Luz recibe en el Oriente el nombre de Hijo o Mente del Sol, Vaivasvatha Manu. Él rige el proceso de la manifestación en los planos del moldeado más denso de las formas.

Toda luz es parte de la Luz una del Mundo. Se la adora en forma femenina porque es la primera emanación de la existencia eterna. Éste es el origen de la adoración de la Madre Divina. El Dios en la creación es la Madre, el Padre está más allá de la creación. Potencialmente la creación es masculino-femenina; el Padre es el contenido de la forma, la forma en sí misma es la Madre. El Padre impregna cada plano de la existencia, pero la formación de los planos es, sin embargo, el trabajo de la Madre, trabajo que realiza con la ayuda del Padre. De modo que lo que llamamos Dios en la creación es la Madre Divina, y el Padre está contenido en ella. La Madre del Mundo recibe energía del Padre y la distribuye en la creación. Ella misma es el vehículo de manifestación, el guardián de la esencia espiritual viva.

El signo zodiacal de Cáncer simboliza la Naturaleza como Madre, cuya cualidad es recibir para distribuir. El cuarto signo, la casa de Cáncer, representa el hogar y el servicio a la familia y a la sociedad. El amor y la cordialidad son los principios fundamentales que mantienen unido el sistema de la familia. El amor es magnético y mantiene diferentes cosas juntas en una sola unidad. El amor de una dimensión superior libera y no intenta poseer o atar. Los maestros de la sabiduría, como expresiones del aspecto divino de la Madre, permiten tanta libertad como cualquier alma pueda buscar. Fomentan el bienestar de la humanidad, y nos ayudan, cuando se lo pedimos.

La Luna Llena del Maestro

La Luna Llena de Cáncer se celebra en el Oriente como la Luna Llena del Maestro (gurú Purnima) y se dedica lal gran Maestro de la sabiduría Vedavyasa. Vedavyasa es el Maestro autor del gran poema épico Mahabharata con el Bhagavad Geeta así como el Bhagavatam y quien, durante este ciclo, creó una clasificación de la sabiduría Védica. Se dice que ha ascendido a planos superiores, pero da su presencia en esta Luna Llena.

El eslabonamiento de maestros nos recuerda que recibimos para dar. Cada maestro recibió conocimiento y sabiduría de su propio maestro, para darlos a otros, que a su vez crecerán de esa manera. Cuando recibimos sabiduría, somos una luna, cuando damos, somos como un sol para los que reciben. Si recibimos sin dar, hay trabas y sufrimos a causa de la posesión. Esto es cierto para todo que viene a nosotros: Si recibimos dinero, debemos asegurarnos que sea utilizado también para otros; si podemos curar o si tenemos poder, esto debe utilizarse también para el bienestar de otros. Puesto que hemos recibido un cuerpo, debemos también dar un cuerpo. Con la recepción y el dar adecuados lograremos el equilibrio de la mente.

El Principio Reflectivo

El regente del signo de Cáncer es la Luna. La Luna recibe su luz del Sol y la distribuye a la tierra. La luz de la Luna es llena, cuando refleja totalmente los rayos del Sol. El principio de recepción y del reflexión de la Luna existe en todos los planos de la existencia. Nuestro sol es también un principio reflexivo en un plano más alto, que recibe sus energías de un sol central y las distribuye al Sistema Solar. El principio reflexivo, llamado Chandra en Sánscrito, habla de la transparencia. Si alguien está lleno de transparencia, está lleno de amor; si tiene, sin embargo, una agenda oculta, no puede amar. Intenta manipular a otros por medio de la unilateralidad o no compartirá información. Ser transparentes significa comunicar y compartir información y conocimiento. Donde no hay transparencia, la Luna – el símbolo de la mente – se perturba. Los que tienen poder, dinero y lujos sin compartir dejan de ser transparentes, y ése es su problema. El deseo de posesión y de enriquecimiento, así como el derroche y las compras irresponsables son expresiones de impureza interior, que se han extendido a través de grandes partes de la humanidad. La psiquis humana se vuelve más y más ambiciosa de posesiones materiales; llenamos nuestras casas y todavía tenemos la sensación de no tener suficiente. El deseo de posesión es una expresión de la naturaleza de Cáncer. Almacenar por miedo del mañana es una actitud peligrosa que bloquea el flujo de la energía vital. Nuestras ideas y conceptos nos condicionan y aprisionan. Sólo podemos liberarnos cambiando nuestra conciencia y neutralizando nuestro condicionamiento por medio del servicio a la vida que nos rodea. Sólo a través del servicio – en cualquier plano – podemos desarrollar pureza Interior y exterior.

Manteniendo la Pureza

Hoy resulta muy difícil mantener la pureza. Es difícil obtener agua pura, aire puro o alimentos puros; los pensamientos puros de devoción también están desapareciendo. Muchos no consideran normal que los jóvenes no sostengan relaciones sexuales a edades tempranas. La consumición de drogas también se ha extendido ampliamente. Sin embargo, la pureza es un prerrequisito fundamental para el crecimiento espiritual. Podemos promover el hábito de pensamientos puros preguntándonos: ¿Cuál es mi actitud ante quienes me rodean? ¿Soy puro en mis pensamientos y emociones o soy orgulloso, celoso y posesivo? La pureza de nuestra manera de la vida abre la puerta a seres superiores. En pureza podemos recibir para dar en pureza. A través del principio de la pureza, la Madre Divina nos protege y nos aparta de peligros.

Con la entrada del Sol en el signo de Cáncer en el solsticio de verano el 21 de Junio, el ciclo anual entra en una fase de condensación y de concretización. Es por ello que Cáncer recibe también el nombre del ocaso del año solar. Avanzamos a través de un proceso descendiente en el que la cara objetiva o el aspecto material prevalecen. Se presenta aquí la oportunidad de consolidar lo que se ha ganado durante la primera parte del año. El desafío ahora es no olvidarnos de la sabiduría adquirida y no perdernos en lo externo. Si tenemos éxito en mantener en mente nuestra intención interior, y en aplicar esta sabiduría a la vida diaria, estaremos listos para un nuevo nivel de desarrollo en próximo ciclo ascendente.

Parte 3

Música y Conciencia

Cuando escuchamos una música hermosa, los ojos se cierran por sí mismos después de un tiempo y quedamos absortos en ella. Nos olvidamos que la escuchamos. Todo lo que queda es la música misma; no permanecen ni los oyentes, ni los músicos, ni la habitación en la que ésta es tocada. Si en este momento alguien se acerca y nos dice: “Qué música tan hermosa, no es cierto?”, esta pregunta nos resulta muy desagradable y le pedimos que haga silencio. La experiencia pura no permite ningún pensamiento. Un pensamiento sirve para explicar algo sobre la experiencia y para aclararla después que la ésta ha terminado. Durante el ocurrir de la experiencia, el pensamiento es un obstáculo. Mientras pensamos acerca de cómo escuchamos la música, no la escuchamos realmente. Lo mismo puede ocurrir con otras formas de trabajo creativo: sólo después de un rato nos percatamos de que el tiempo ha pasado. No sabemos nada a cerca de la duración de la experiencia. Frecuentemente es este también el caso con una intuición; simplemente la llevamos a cabo. Sólo más tarde se desarrolla una cierta lógica en nuestra mente alrededor de la intuición, que intenta apoyar y explicar la acción intuitiva.

La música tiene la capacidad de elevar la conciencia directamente del plano emocional al plano del alma y de hacerla sumergirse en ella sin la ayuda de los planos mentales. Este sendero se relaciona con el signo de Cáncer y sus planetas regentes, la Luna y Neptuno. El sonido musical trabaja a través del inconsciente como un mantra. Si se utiliza correctamente, puede tener un efecto curativo. Los sonidos disuelven obstáculos en nosotros y podemos experimentar la dicha de niveles comprensivos de la conciencia.

No obstante, sin un profesor capacitado, el trabajo con los sonidos es peligroso. La música debe edificarnos y hacernos armoniosos, pero si escuchamos ciertas clases de sonidos nos perturbamos profundamente y nuestras energías se disuelven. Muchos ritmos y sonidos actuales se crean sin ninguna sensibilidad y se les llama música.

Las grandes masas pueden ser influidas con música. Podemos ser conducidos a niveles subconscientes, a ilusiones e indulgencia y en ellas, nuestra mente se debilita. Especialmente en combinación con el alcohol y las drogas, la música desarrolla un efecto intoxicante, que se relaciona con la influencia más baja de Neptuno. Por esta razón, las personas con un intelecto agudo podrían rechazar el trabajo con sonidos y mantrams. Teniendo en cuenta que la mente concreta intenta sistematizar y cristalizarse, encuentran difícil dedicarse a un proceso de transformación que vaya a través de la experiencia y no a través del significado. No obstante, los sonidos y la música se consideran los medios más elevados para la transformación interna y también para energizar el entorno. Recitar el Gayatri-mantra, por ejemplo, tiene un efecto musical, métrico y encantador. Cuando entramos profundamente en el sonido, nos alineamos totalmente. Las energías dispersas en nosotros se juntan, las células del cuerpo se purifican y transforman, nuestra mente se hace silenciosa y transparente. La música suave y armoniosa de la flauta, el violín o la guitarra fluye como una ola y puede también agrupar nuestras energías vitales y reoerdenar las vibraciones en la casa.

Patrones Electromagnéticos

La mente está conectada con la Luna y la Luna nos proporciona la influencia de Neptuno. Aquí reside la importancia de las meditaciones de Luna Llena, especialmente en la Luna Llena de Cáncer. No se trata de la luz de la Luna, sino de que nos percatemos de las líneas magnéticas de fuerza que vienen de las vibraciones musicales de Neptuno, que son reflejadas por la Luna hacia la Tierra. En el Oriente se dice que la reflexión de la Luna incluso transmite el Soma, el néctar de la vida, a la Tierra. Intentamos sintonizarnos con estas energías y meditar en ellas.

En su movimiento alrededor de la Tierra, la Luna sigue un ritmo: atraviesa por quince fases hasta la luna llena y después pasa nuevamente por otras quince fases hasta la luna nueva. El movimiento cíclico a través de la luna nueva y de la luna llena en cada signo crea patrones a partir de las fuerzas magnéticas. Así se crean las mareas altas y bajas con las aguas de la Tierra y las corrientes etéricas y astrales con el hombre. El sol desarrolla un trabajo eléctrico. La trayectoria diaria del Sol alrededor del ecuador funciona como una bobina de inducción que acumula el campo eléctrico requerido alrededor de la Tierra. El movimiento aparente de Sol, del Trópico de Cáncer al Trópico de Capricornio, teje las líneas eléctricas de fuerza. De esta manera, el ecuador se carga por ambos lados con las energías radiantes del sol y se genera el campo electromagnético alrededor de la Tierra. Estos fenómenos electromagnéticos forman la esfera vital alrededor de la misma. Los Maestros la llaman “Abundancia de Prana” y la Tierra la elabora como la vida del planeta. Los seres vivos llevan esta vida como su campo electromagnético individual. Los patrones de movimiento del Sol, de la Luna y de los planetas crean la diversidad innumerable de los patrones de los seres vivos individuales y conforman el comportamiento. Se corresponden con los patrones que el hombre ha desarrollado en épocas anteriores y están conectados con el tiempo del nacimiento de la persona.

La Música del Alma

El signo cardinal de agua de Cáncer representa el vientre de la madre” de la naturaleza subconsciente. Protege y dirige la vida a través del instinto, el impulso y el comportamiento, hasta que ésta se despierta al alma. En el plano mundano, Cáncer rige la actividad mental, que es coloreada por emociones y sentimientos. Nuestra mente duda; a veces es esperanzada y luminosa como la luna creciente y luego es oscuridad, llena de miedo, de vacilación y pesimismo. Sólo superamos el flujo y reflujo de la personalidad cuando nos ajustamos a la marea de la vida del alma. En la cámara del corazón experimentamos como la corriente del sonido del silencio fluye eternamente en su interior y nos da vida. La música del alma pulsa en nuestro ser y Neptuno nos reorienta al interior a través de ella. La música de la flauta de Krishna tenía esta cualidad neptuniana; podía conducir a las personas a la conciencia del alma, al margen del estado en que éstas estuvieran. Cuando escuchamos la pulsación, que es la base de nuestra respiración y nos concentramos totalmente en ello, podemos escuchar ciertos sonidos como campanas, flautas o música de cuerdas. Es una música original y tan hermosa que quisiéramos unirnos totalmente a ella. El que vive fuera de este origen está más allá de los patrones establecidos y de todos los patrones. Es un original; no tiene marcos que lo limiten. No podemos esperar que se comporte de una u otra forma. No obstante, puede adaptarse en cualquier momento y en cualquier lugar a cada patrón y a cada estructura. La manera en que se comporta y reacciona, es siempre algo que nunca ha estado allí antes. Él es encantador y muy inspirador. Todo los Grandes viven partiendo de este origen, en consecuencia, no podemos tipificarlos y sólo podemos entenderlos un poco. Pero nosotros mismos podemos alcanzar esta originalidad asociándonos más y más con la música del alma y resonando a través de nosotros.

Parte 4

Creación y Reproducción

En la creación hay dos principios fundamentales: el principio creativo y el reproductivo. El principio creativo es la vida misma y recibe el nombre de principio Padre. El reproductivo es el principio Madre que rige la naturaleza; es la expresión radiante del Padre, de lo Absoluto. La Madre es el vehículo a través del cual el padre se presenta; sin ella el padre no puede ser experimentado. Ella es también el principio de la maternidad. La relación entre la naturaleza y el hombre es como la relación entre la madre y el niño. Trabaja a través del subconsciente y se expresa en el afecto instintivo de la madre por su hijo. Éste es el cordón umbilical, a través de el cual la Madre Naturaleza alimenta y protege al niño, antes de que se desarrolle en la conciencia del alma.

En el zodíaco, Cáncer representa el aspecto de la Madre universal. Este principio recibe a menudo frecuentemente el nombre de Luna, la que es también el regente de Cáncer. La luna que vemos es un satélite que nos transmite el principio Luna. La luna original es la Madre, que recibe para dar. El sol transmite también el principio Luna, él recibe y da. Las enseñanzas de sabiduría de Oriente llaman Chandra a este principio. Los tiempos de Pralaya, de la disolución de la creación, se representan como una luna creciente en la cabeza de Shiva. Se dice que Shiva está allí incluso cuando la creación no está. La luna creciente sólo se pinta para indicar que la creación está potencialmente allí. Cuando la creación está en manifestación, Shiva retrocede al trasfondo. La luna llena hace que la creación irradie en todo su esplendor y ya no vemos el trasfondo. Es como con la pantalla que ya no vemos cuando la película está pasando sobre ella. La pantalla iluminada es la Madre, la pantalla negra, no-iluminada, es el Padre, el trasfondo. Él le da su apoyo a la luz y hace que la creación aparezca.

La Luna tiene la característica especial de la fertilización y la germinación. Sin la luz de la luna, las plantas de la tierra no germinarían, no darían frutos y tampoco habría embarazos. El principio reproductivo de la naturaleza trabaja a través de la luna y los ciclos orbitales de la luna de 28 días fueron llamados por los antiguos el calendario de la Madre. Estos ciclos tienen una influencia en los ciclos femeninos de fertilización y en el crecimiento del embrión.

Luna Llena del Maestro

La mente también está regida por la luna, porque ella representa el principio reflexivo. La mente refleja lo superior y lo sutil, o lo inferior y lo material, conforme a nuestra alineación. Especialmente en Cáncer, los estudiantes espirituales deben meditar acerca de lo superior y pensar acerca de sus Maestros y Guías. Los Maestros mismos trabajan como principios reflectores y transmisores de energías superiores; las transmiten a quienes les sigan. Es por ello que el Maestro E.K. dice en las meditaciones de Psicología Espiritual: “…éstos son de Círculos Superiores. Éstos son de Aquéllos a quienes sigo para los que me sigan.” En el Cáncer del Oriente éste se considera, consecuentemente, como el mes del Profesor y la Luna Llena de Cáncer se celebra como la Luna Llena del Profesor del Mundo, Gurú Poornima.

Historias de Sabiduría

El gran iniciado Veda Vyasa es el maestro relacionado con la Luna Llena de Cáncer. Por más de 5000 años, ha dado las enseñanzas de sabiduría para el presente, para mantenerla disponible para la humanidad, también en estos tiempos materialistas. No obstante, aunque había dado muchos conceptos sobre el sistema cósmico, solar y planetario y sus contemporáneos lo admiraban como la más grande luz, él estaba inconforme consigo mismo. Tenía la sensación de que algo faltaba en todo el trabajo que había hecho. Su hijo Sukha vivió en unión completa con Dios sin haber realizado todo el trabajo que hizo su padre. Cada vez que Vyasa lo miraba recordaba que a él le faltaba algo en la vida, pero no sabía qué. Era un misterio para Vyasa cómo su hijo podía vivir tanto en consonancia con todo y no preocuparse en lo absoluto por sí mismo.

Cierto día, cuando Vyasa estaba en contemplación profunda, Narada, uno de los Kumaras pasó y le dijo: “Veo que estás preocupado y también por qué. Has dado todo en forma de sabiduría abstracta, pero no has visto la belleza del Señor en su creación. Ves a Dios de una manera científica, como energía universal y cómo penetra todo el cosmos. Pero existe también el arte de experimentarlo a Él. Tu hijo vive en la presencia del Señor y de esta manera se olvida totalmente de sí mismo. Tú mantienes todavía la conciencia del YO SOY. Siente la dicha de la presencia y da el último paso.”

Narada le dio indicaciones sobre un camino directo para llegar a la presencia del Señor: “Di la sabiduría en forma de historias animadas acerca del trabajo de Dios. Entonces descubrirás una nueva dimensión que aún no conoces.” Las historias de sabiduría son mucho más atractivas que la sabiduría abstracta. Absorben totalmente al lector en el contenido y le hacen fundirse con la experiencia. De esta manera surgió el último libro de Vyasa en el que describe en historias la vida del Señor como Krishna y de su trabajo a través de los discípulos del mundo. De esta forma, el contar historias acerca de iniciados se convirtió en un instrumento importante para impartir la sabiduría. Los buenos instructores son buenos narradores de historias y también los Maestros se reúnen a veces para contarse historias.

Varuna

La luna es utilizada por los círculos superiores para muchos propósitos. Es un transmisor que transporta vibraciones a la tierra. Refleja la influencia de Neptuno y así hace a Cáncer receptivo para el sonido y la música del alma. El flujo descendiente del año hacia la objetividad también comienza con Cáncer, y la manifestación de la materia densa se relaciona con el Señor de las Aguas llamado Varuna en el Oriente. Varuna es un ser cósmico y trabaja conjuntamente con Urano y Neptuno; su lugar de nacimiento recibe el nombre de Cáncer. Simbólicamente, Varuna se representa como un niño de cinco años con cuatro brazos que llevan en sus manos un tridente como Neptuno. Se mueve a través de las aguas del espacio dibujando con su tridente líneas de fuerza que dan la dirección para la manifestación de la creación. El descenso de las aguas se representa también por la lluvia y es por ello que Varuna es considerado el dios de la lluvia. De las direcciones, Varuna es el Señor del Oeste, y Cáncer representa también el crepúsculo del año. Como principio cósmico, Varuna se relaciona con la energía de la madre; ayuda a las almas proporcionando cuerpos adecuados para su descenso. El movimiento del año que comienza con Cáncer trae conciencia a la materia y es por ello que este tiempo es ideal para consolidar e implementar buenas intenciones.

Fuentes utilizadas: K. P. Kumar: Hércules: El Hombre y el Símbolo / notas de seminarios / E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España. – A. A. Bailey: Astrología Esotérica, Lucis-Trust, London (http://www.netnews.org/www.lucistrust.org ).