El Misterio de la Serpiente

Serpientes Reptantes y Voladoras

Kundalini SerpentsLas escrituras contienen muchos cuentos alegóricos y místicos. Las alegorías sirven para transmitir enseñanzas sutiles a la inteligencia media y para despertar la intuición. Las imágenes que son utilizadas para esto no deben ser tomadas literalmente. Así, un caballo no significa un caballo, sino que representa algo para el principio de la vida; el pájaro representa la pulsación; y el toro, la palabra o la lengua. Si tomáramos estas imágenes literalmente, desarrollaríamos una comprensión impar. Sin embargo, si buscamos su significado esotérico y meditamos en su simbolismo, transmiten un concepto trascendental, espiritual y revelan los niveles de la sabiduría en nosotros.

Muchas escrituras en el mundo hablan de dragones y de serpientes. La culebra, o la serpiente, es un gran símbolo del tiempo, y anillos se ven como los ciclos incontables del tiempo. La sabiduría del Oriente describe de manera simbólica cómo, al principio de la creación, Narayana y su esposa flotan en las ondas del océano infinito de leche, que representa la mezcla del espíritu y la materia. Narayana descansa sobre la serpiente enroscada llamada Ananta (infinito) o Adisesha (adi: principal, sesha: el durar). La gran serpiente es la fórmula de toda la creación – de un lado como potencial en forma de una espiral ascendente, por otra parte como una totalidad de todas las formas del universo que se desarrolla en el tiempo.

Se pueden encontrar dos clases de serpientes en el simbolismo: las reptantes y las ascendientes (espirales ascendientes). Las serpientes que buscan la luz se llaman Nagas, las serpientes con alas o los dragones de la sabiduría. En algunos países, los iniciados recibieron estos nombres. Un área de los Himalayas se llama Nagaland donde el conocimiento espiritual era especialmente prominente. Los Nagas se pueden encontrar también en América Central. Los Mayas tenían conocimientos profundos sobre el uso correcto del tiempo; y su dios tomó la forma de una serpiente. La sílaba “ga” describe el movimiento. Aga significa la ausencia de movimiento. Así, el na-aga es una negación doble del movimiento y describe el movimiento en estabilidad y la estabilidad en movimiento.

Las serpientes reptantes se llaman Sarpas. Representan la existencia aislada del hombre que vive totalmente en la materia. Como una serpiente reptante, se esconde en un agujero, la conciencia está aquí totalmente cubierta por la materia. Todas las criaturas que se arrastran cerca de la tierra están regidas por el signo de Escorpio; representa la muerte del espíritu y el nacimiento de la materia. Muchas de estas criaturas poseen un veneno mortal que causa la pérdida de la conciencia. Los comentarios venenosos y las actitudes perjudiciales nos tiran hacia abajo y, eventualmente, traen la muerte. Un filósofo griego dijo que la criatura más peligrosa no es la serpiente de lengua bífida, sino el hombre engañoso.

La Serpiente del Tiempo

El desarrollo de la materia de lo sutil a lo físico se conoce simbólicamente como el movimiento descendiente de la serpiente del tiempo. La mitología nórdica identifica esto como la serpiente Midgard que se enrolla alrededor de la tierra y yace al pie del árbol del mundo, mordiendo sus raíces. La conciencia desciende de los planos superiores a la materia en forma de espiral convergente. Los anillos de esta espiral están muy cerca unos de otros y se aprietan más y más. De esta manera, la conciencia espiritual es capturada en el espacio y el tiempo y se encierra como dentro de un huevo. El hombre también cae en el regazo maternal en el momento de la procreación y pierde conciencia espiritual. La pérdida de la cual conduce a la experiencia de la separación que recibe también el nombre de la caída de la humanidad. La historia de Adán y Eva es una ilustración simbólica de esta involución, la formación de la objetividad. El Jardín del Edén, descrito en la Biblia era etéreo. Adán y Eva tenían cuerpos de luz antes de recibir sus capas de piel, hechos de carne y sangre. La serpiente, la espiral descendiente de la caída en la materia, tentó a ambos a la experiencia de los sentidos. Comieron la fruta del árbol del conocimiento, que describe alegóricamente el regalo de la razón por medio del Manasa Putras, los hijos del poder intelectual. No se trata de nada malvado, como es mal entendido por los ignorantes, sino un aspecto de la creación, una parte del juego total.

La involución y la evolución son ambas partes de la ley de la evolución. Algunas energías se mueven en la manifestación, otras conducen a la desmaterialización. Ambos pertenecen el uno al otro. Cada día es seguido por noche, y después de cada noche viene un día. Es absurdo pensar que necesitamos solamente día sin noche. Nuestro planeta está otra vez en la vía de regreso, y según el principio de las cadenas globales, ahora hay otro planeta que está a punto de volverse más denso. Así, la creación es un juego de consolidación y expansión, una vía del estado de inmortalidad a la mortalidad, y nuevamente a la inmortalidad. Entonces, la serpiente cambia su piel y asciende. En las meditaciones de la “Psicología Espiritual” (no 32) dice: “Serpent K loosens its skin. The pictures of the past Karma on the wall of its skin are peeled off. Karma neutralized.” (La serpiente K afloja su piel. Los cuadros del último Karma en la pared de su piel se desprenden. Karma neutralizado.)

El Fuego de Kundalini

Dentro de nosotros, tenemos una serpiente que se llama Kundalini. Ordinariamente, el fuego de Kundalini se oculta profundamente dentro de nuestro centro raíz. No es más que nuestra propia conciencia atada a la materia por siglos. Kundalini se representa como la serpiente en nuestro centro base, enrollada tres veces y media. Esto significa que el espíritu, en unísono con la materia, creó el reino mineral, vegetal y animal, y también el cuerpo humano que hace la mitad del ser humano. La otra mitad, la mejor en nosotros, desciende de arriba.

Cuando el fuego Kundalini comienza a levantarse, el apego a la materia se resuelve gradualmente. Las energías se mueven del Muladhara, el centro base, al centro del corazón, y de allí al centro de Ajna. Con la meditación en este centro sobre las cejas, se produce una vibración de la glándula pituitaria hacia abajo. Esta “indirecta pituitaria” despierta a Kundalini y disuelve su subida definida y segura de las regiones inferiores. Un ejercicio es cerrar los ojos y visualizar nuestra cabeza como una bola de luz. La bola de luz está sobre un palo, nuestra columna vertebral, que imaginamos como un pilar de la luz. Desde la base de la espina dorsal emana un sonido ligero y se mueve hacia arriba como una serpiente: “Loosening the spirals of Karma, the serpent shines winged and escapes through the bore of the Sun’s body from above the eyebrows. Henceforth the serpent is the winged messenger of the Gods. He is Mercury.” (Aflojando los espirales del Karma, la serpiente alada brilla y se escapa a través del nacimiento del cuerpo del Sol sobre las cejas. De ahí en adelante, la serpiente es el mensajero alado de los Dioses. Él es Mercurio. – Meditaciones de la “Psicología Espiritual”, No. 28)

El fuego Kundalini no debe evocarse mientras no sigamos ciertas reglas en la vida. Hay muchos que evocan el fuego demasiado pronto. Caen víctimas de problemas mentales y dañan su salud. Para balancear las energías mentales, se sugiere la contemplación en el símbolo de una serpiente blanca parada en su cola delante de un fondo negro. Este símbolo puede muy bien ser de ayuda para los epilépticos.

Danzando sobre la Serpiente

En muchas escrituras del mundo, encontramos cuentos de héroes que vencen a una serpiente o un dragón. Vencen al dragón con la ayuda de una lanza y de esa forma ganan la corona de un reino. Podemos imaginar la corona como el centro radiante de la corona con una joya en el medio. La lanza es la columna de la conciencia desde el centro base hasta la médula oblongata. La batalla ilustra el proceso del hombre que neutraliza el polo inferior y lo eleva. Cada hombre debe derrotar la serpiente en su camino a la verdad para poder reinar desde el trono, el centro del ajna. Entonces, el tiempo y las leyes divinas trabajan con él y él puede bailar juguetonamente sobre la serpiente. Krishna es representado bailando encima de una serpiente. Él toca una flauta con siete agujeros. Apolo, el dios griego de la luz, también baila encima de la cabeza de la serpiente Pitón, la tierra Kundalini. Él toca una lira con siete cuerdas que simbolizan los siete centros etéreos en el cuerpo humano. Cuando los seres divinos hacen música, todas las criaturas están siendo levantadas. La serpiente, asciende y baila también al ritmo de los tonos divinos. Debemos centrarnos en estos tonos cuando nos volvemos al interior.

Fuentes utilizadas: K. P. Kumar: Fuentes utilizadas: La Cruz de Acuario. / notas de seminarios. E. Krishnamacharya: Psicología Espiritual. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.