Naturaleza y Vivir Naturalmente

La Madre del Mundo

Nature in springLa existencia está en todo lo que existe, ésta es la esencia de toda la creación y no experimenta ningún cambio. Desde la eterna existencia, surge periódicamente la naturaleza, y también se vuelve a reabsorber con su esencia. Cuando la naturaleza emerge, al mismo tiempo, surge la fuerza. Generalmente al término naturaleza se le comprende, como la materia impregnada por la fuerza. En el oriente, a la fuerza se la llama Shakti, ésta simbólicamente es representada como una diosa que danza sobre el durmiente Señor Shiva, la existencia eterna. Sin la fuerza, la naturaleza sería inerte. La fuerza transforma la materia original o raíz, que emerge de la existencia y la impregna con su fuego. A esta impregnación se la llama también, conciencia.

De la naturaleza primordial, Mulaprakriti, emergen tres cualidades: Voluntad, Amor-Sabiduría e Inteligencia Activa. Ellas no pertenecen a la naturaleza, sino a la fuerza. Ellas transforman a la naturaleza en las muchas formas y nombres, de igual manera que el oro se transforma en muchas diversas piezas de joyería a través de la influencia de la fuerza del artista, pero sigue siendo oro.

Junto con la naturaleza también aparece el tiempo, en el espacio. Así, el espacio latente se convierte en espacio pleno de potencia. La naturaleza raíz, es la Madre del Mundo. Se le llama también la Luz de la Naturaleza o Gayatri. De sus rayos surgen todos los principios y cualidades de la naturaleza, y se manifiestan en los diversos planos. Éste es el arco iris de la Madre del Mundo. El Padre Espíritu apoya a la Madre Naturaleza en todos sus trabajos, pero se mantiene en el trasfondo. En su estado puro, la madre es la virgen, la naturaleza pura. Cuando un hombre logra la pureza de la virginidad, la Madre le revela la luz de su pureza a través de la gracia de las miradas de sus ojos. Simbólicamente se dice entonces que sostiene al hombre en sus brazos y lo nutre en su seno. Este abrazo es representado como Maria sosteniendo al Cristo Niño. Cuando el niño crece, entonces la Madre lo entrega al Padre.

Los Velos de la Naturaleza

La naturaleza hace posible la creación con sus tres cualidades: conciencia, fuerza y materia. La fuerza es dinámica (rajas), la materia es inerte (tamas), la conciencia los une a ambos y crea equilibrio entre la fuerza y la materia (sattva). A través de las tres cualidades y los cinco elementos (éter, aire, fuego, agua y tierra) ocurren las gradaciones de la luz y la naturaleza entonces crea así las envolturas de las almas. Es el velo de la Madre Divina, de Isis velando la verdad de la existencia. Esto hace que la naturaleza parezca impenetrable, y vivimos así hacia el exterior y nos perdemos en los altibajos de la vida material. Cuando giramos de nuevo hacia el interior, los velos de la naturaleza se vuelven cada vez menos densos y más sutiles, hasta que se penetran los velos iridiscentes y se devela la luz.

Todos los seres vivos son luz por naturaleza. Sin embargo, cuando se conectan con los velos, la luz original, la presencia del YO SOY queda oculta. Así olvidamos nuestra naturaleza divina y nos experimentamos como separados, unidades individuales de conciencia.

Naturaleza Individual y Superior

Todos tenemos una naturaleza individual y una naturaleza humana, y somos también parte de una naturaleza superior.La naturaleza individual incluye la manera en que pensamos, en que entendemos a otros, en que leemos, en que escribimos, en que analizamos, en que distribuimos, en que amamos y en que odiamos. También abarca las funciones de los sentidos. Debido a la naturaleza individual, las personas reaccionan de formas muy diferentes en una situación dada y es frecuente que no nos pongamos de acuerdo con otros.

La naturaleza humana nos distingue de los otros reinos de la naturaleza. La piedra está en el plano más inferior. La planta es un poco más sutil, puede experimentar percepciones sensoriales. Los animales pueden también producir ciertas sensaciones que pertenecen a la esfera del pensamiento. El hombre tiene una capacidad mejor para pensar y, adicionalmente, puede desarrollar ciertos rasgos racionales. Y hay otros, en los que la mente se desarrolla hacia una percepción intuitiva.

La naturaleza se ocupa de los reinos sub-humanos, sin que tengan la posibilidad de elegir por sí mismos. Los animales tienen instintos mucho más fuertes que el hombre, y en el curso de la evolución, los instintos del hombre se van haciendo menos dominantes.

La naturaleza le ha dado al hombre la conciencia YO SOY y, consecuentemente, la libertad y la discriminación. Ésta, espera que él coopere con el Plan y que cuide de los otros reinos de la naturaleza. Tenemos la posibilidad de colaborar y aceptar el orden de la naturaleza o no hacerlo– y de esta manera, crear problemas para nosotros y para otros. Entonces, parece que la naturaleza pone obstáculos en nuestro camino y nos está retrasando. Aún, si los obstáculos parecen venir del exterior, ellos sólo se presentan por nuestra manera de lidiar con la naturaleza. La naturaleza nos parece a veces cruel, cuando no entendemos cómo ésta trabaja y cuando no sabemos manejar sus regalos de la manera adecuada. Debemos observar y entender qué clase de actividad y profesión corresponde a nuestra naturaleza. Nuestra actividad debe conformarse con nuestra naturaleza y las necesidades de la sociedad. Entonces será posible encontrar la armonía, al ganar el propio sustento. Mucha gente está envuelta hoy en día, en actividades que no corresponden con su naturaleza y esto crea conflictos.

También participamos en la naturaleza superior, que nos está guiando a través de nuestra naturaleza. Muchos piensan que son independientes y que pueden ignorar la naturaleza superior. Pero con todo nuestro conocimiento de la ciencia, de la economía, del arte, de la política o de la religión, no tenemos éxito haciendo esto, incluso si intentamos manipular a la naturaleza. El hecho de que vivimos, incluso cuando no estamos pensando en eso, de que alternamos el sueño y la vigilia, de que respiramos y de que nuestro corazón late, demuestra que la naturaleza está trabajando en nosotros y se ocupa de nosotros. Sin embargo, nos hemos alejado de la naturaleza en nombre del desarrollo.

Explotando la Naturaleza

Vivimos en la ilusión de la naturaleza y creemos que todos lo que tenemos nos pertenece. Mucha gente es muy agresiva hacia las plantas, los animales y los minerales, así como también hacia sus semejantes. Son muy hábiles para robarle a la naturaleza, la explotan y construyen sus imperios. Acumulan riquezas a su alrededor, y justifican su riqueza con su poder, pero carecen de sabiduría. Cuando la habilidad se una a la sabiduría, los recursos naturales serán utilizados para el bienestar de todos.

En muchas cosas nos hemos alejado de la naturaleza. Continúan diciéndonos que las ropas sintéticas y especialmente los alimentos enriquecidos son mejores, y otros sostienen que los productos naturales son mejores. Tenemos que usar nuestra discriminación y saber lo que es natural, y lo que es artificial y qué cosas son hechas por el hombre de forma natural.

Debemos buscar la proximidad con la naturaleza, porque allí se invierten y se rectifican otra vez muchas distorsiones de la vida de la ciudad. Aire y agua saludabes, flores, o amaneceres y puestas del sol, en la naturaleza son una riqueza que no existe en las grandes ciudades.

Vivir conforme al Plan

La naturaleza ejecuta su Plan a través de los seres, pero si no conocemos el Plan, y trabajamos conforme a nuestras propias ideas y para nuestro propio beneficio, quedamos atrapados en complicaciones. Si seguimos atentamente lo que la naturaleza está planeando, esperando y de modo de reaccionar apropiadamente en las situaciones, seguimos el flujo. No tenemos que tomar todo lo que se nos presente o ir a algún lugar sin ser invitados, o interferir sin que se nos haya pedido, o aconsejar sin que se nos haya preguntado. La naturaleza recomienda vivir siempre sin elegir y permanecer neutrales ante una situación que se nos de, tanto como sea posible. Ella sabe lo que es mejor para nosotros y nos mostrará lo que debe hacerse y permite que las situaciones necesarias vengan hacia nosotros. Ésta es la mejor manera.

Cuando conocemos este secreto del funcionamiento de la naturaleza, a través del tiempo, aprendemos lentamente a neutralizar nuestra naturaleza individual y a vivir conforme a la naturaleza superior. Entonces ya no estamos limitados por nuestra naturaleza individual. Podemos movernos con total libertad, en armonía con la luz de la fuente de la naturaleza, la que también existe en nosotros. Cuando siempre tratamos de ver al Uno en todo, el control de la naturaleza sobre nosotros se termina.

Fuentes: K.P. Kumar: Sankya. La Doctrina Sagrada / Curacion Espiritual / Notas de seminarios. E. Krishnamacharya: El Yoga de Patanjali / Psychología Espiritual. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.