El Elemento de Tierra

Los Cuerpos Físicos

RootsLos planetas que la Astronomía explora son los cuerpos físicos de los regentes planetarios de nuestro sistema solar. Ellos son grandes entidades conscientes, diferentes de los cuerpos planetarios, aunque ellos residen en los globos planetarios y ejercen su influencia desde allí. En el nivel del alma son una sola vida que aparece como los diferentes planetas y que forma en ellos los múltiples átomos de la materia tratada. No podemos identificarlos sin su cuerpo físico. Esto también es cierto para nosotros. La existencia de un hombre sólo es conocida por nosotros mediante el símbolo del cuerpo físico. Sin este símbolo es sólo un conjunto de inteligencias que llamamos Devas o ángeles, pero que no podemos ver con nuestros ojos. El cuerpo físico es necesario; la materia da forma y estabilidad. El espíritu de la tierra preserva la estructura atómica de todas las formas, incluida la de nuestro cuerpo. Su influencia mantiene la estructura de la tierra desde hace millones de años.

La tierra da las formas de los seres que viven en ella y los toma nuevamente; conocemos esto como la encarnación y desencarnación de las almas. Así, en la encarnación nuestro cuerpo físico se forma alrededor de nosotros a partir de la materia de la tierra. La sustancia de los 5 elementos utilizados para ello es aislada temporalmente de la tierra. Después de un tiempo reúne los elementos nuevamente. No es correcto decir que estamos hechos de tierra y que regresaremos a ella. El cuerpo está conformado por los cinco elementos de la tierra. Nosotros, en tanto que almas, venimos de las estrellas y tenemos nuestro origen en el espíritu. El espíritu en nosotros es el centro de la conciencia; representa el sol espiritual que siempre es invisible. El sol visible es sólo un punto focal para el impacto del Sol espiritual. Nuestra mente desempeña el papel de la Luna y personifica el principio lunar (reflector). Recibe la chispa espiritual inmanente y la refleja como pensamiento, palabra y acción en el mundo de la materia. La sustancia de nuestro cuerpo representa la tierra. Así, el principio solar, el lunar y el material viven en nuestra existencia triple simbolizada por el sol, la luna y la tierra.

La tierra está evolucionando de igual manera que los seres humanos. El karma evolutivo del cuerpo de la tierra también determina nuestra expresión de vida. La tierra no es aún un planeta puro. Sus elementos todavía contienen muchas imperfecciones y enfermedades que también provocan desarmonía, debilidades y finalmente enfermedad en nosotros. Además contribuimos al deterioro por explotación de la sustancia de la tierra y por estropearla con todo tipo de productos químicos. Esto vuelve a nosotros en forma de desastres ambientales o alimentos químicamente contaminados. Cosechamos lo que sembramos.

Niveles de Densidad de la Materia

Tomamos prestados de la tierra los alimentos que le damos al cuerpo. La calidad de nuestros alimentos influye en la calidad de los tejidos del cuerpo. Alimentos pesados y en exceso traen inercia al cuerpo y pueden llevar a complicaciones de salud. La materia densa condensa todos los elementos del cuerpo y tira de nosotros hacia abajo; se hace cada vez más difícil para nosotros recibir la Luz. El muladhara o centro base regula la materia de nuestro cuerpo. Construye la forma de nuestra existencia material a partir de la materia original llamada Mula Prakriti en el Oriente. Los cinco elementos de la naturaleza son sólo diferencias del estado de la materia primordial. Los cinco estados: espacio/éter, gas, fuego, líquido y sólido son formas de expresión de cinco Devas cósmicos a través de cuyo trabajo la creación puede descender a la objetividad. Conforme a la ley de correspondencias podemos entender la formación de la materia cuando observamos el crecimiento del cuerpo del alma en el vientre de la madre. Aquí vemos la formación de materia en todos sus matices, desde el más sutil al plano más denso. Los tejidos más densos formados en nuestro cuerpo son los huesos. Los tejidos más sutiles son los ojos; son transparentes y pueden transmitir luz. Mientras más evolucionada esté una persona, son más radiantes y magnéticos. Por tanto, los ojos representan el sol. Los huesos son sólidos y dan estabilidad; se corresponden con el principio de Saturno. La tierra, también tiene materia de los más diversos niveles de densidad. Sabemos por las Escrituras que en tiempos anteriores la creación y los seres vivos eran transparentes. El Jardín del Edén era transparente y solidificó todo lo que vemos ahora, y los seres humanos desarrollaron lentamente “abrigos de piel”, la forma física densa.

Ahora estamos de nuevo en el camino ascendente desde lo denso-físico; la materia se vuelve cada vez más ligera y más etérica – no sólo a través de la electrónica y de nuevos materiales. La sustancia de nuestro cuerpo se libera también de su pesadez y de la inercia gracias a la energía de Urano. Los que regresan a los círculos superiores son llamados Anuras en el Oriente. Anuras significa seres sin piernas que pueden volar. Esto significa que sus energías ya no están dirigidas hacia abajo sino que fluyen hacia arriba. En la era de Acuario desarrollaremos cuerpos cada vez más ligeros y más transparentes y aprenderemos a contrarrestar la atracción gravitacional de la tierra para así volar. Personas de edades más tempranas ya lo han demostrado y se convertirá en una realidad del futuro.

Para hacer a nuestro cuerpo más sutil tenemos que desarrollar una forma correcta de manejar su sustancia y la sustancia de la tierra, porque el cuerpo físico proviene de los elementos de la tierra. Hemos recibido la base de nuestra vida y nos hemos beneficiado por ella. Por ello tenemos la obligación y debemos desarrollar una actitud de agradecimiento y veneración. La mayoría de la gente no sabe que tiene obligaciones hacia los Devas de la luz, de los minerales, de las plantas y de los animales, de los 5 elementos y de los sentidos, porque nos ayudan incesantemente. Cumplimos con nuestras obligaciones al tratarlos respetuosamente y manteniendo la tierra pura. No debemos tirar cosas descuidadamente en todas partes sino que tenemos que cuidar de los elementos de la Madre Naturaleza. Sin esta conciencia nos endeudamos más y más con la naturaleza y nos atamos aún más a la materia.

El Sentido del Olfato

Una vida pura no acumula impurezas alrededor de nosotros. La impureza tiene mal olor. El olor y el órgano del olfato, la nariz, están relacionados con el elemento tierra y la materia física densa. Sin materia no hay olor. En cada una de las razas raíz anteriores, se ha desarrollado un sentido. El sentido del olfato fue adquirido en la quinta raza raíz, la era actual.

Un perro puede oler intensamente a una persona y también lo puede hacer una persona con buen olfato. Nuestra alimentación influye en el olor corporal; es mejor evitar alimentos con un olor penetrante o rancio si queremos desarrollar una percepción sutil. Muchas personas huelen mal, no sólo físicamente, sino también por el olor de sus pensamientos y emociones que se expresan mediante el olor corporal. Mientras estemos en nuestra suciedad y no haya pureza en nuestra vida, no podremos irradiar positivamente, incluso si nos involucramos con conceptos espirituales. También decimos de algunas personas que no podemos soportar su olor.

Purificación por medio de la madera de Sándalo

La pureza interior desarrolla una percepción más sutil; así, podemos contemplar cosas puras y santas. A través de la pureza, el alma desarrolla una fragancia llamada Gandha en el Oriente. Gandha significa sándalo. Los videntes se percataron de que el sándalo puro trae consigo un desarrollo muy agradable del alma y mantiene el ambiente puro. Por tanto aplicaron sándalo al cuerpo y usaron sándalo para cada actividad que tiene que ver con lo divino: rituales y especialmente para la meditación. El sándalo se usa sólo para purificarse. No debe utilizarse como un perfume.

A través de sus investigaciones han encontrado el efecto de los perfumes en los seres humanos. Han descubierto esencias con las que hombres y mujeres se atraen mutuamente. Estos perfumes son muy utilizados para intensificar la sensualidad. Podemos ver por observación cuál es el efecto de un perfume en nuestros pensamientos.

Cuando llevamos sándalo con nosotros, se forma una capa protectora en lo sutil por lo que las fuerzas negativas no pueden atacarnos tan fácilmente. Las mujeres son más receptivas para tales ataques que los hombres. Por tanto, es bueno llevar polvo de sándalo o incienso en ti.

La fragancia de sándalo es una manifestación de lo divino en lo físico denso. Se dice que hay olor de sándalo en las capas etéricas y que podemos percibirlo cuando un ser de los mundos sutiles nos visita. El sándalo ayuda a abrir las puertas.

Fuentes: K.P. Kumar: Meditaciones Ocultistas / Saraswathi – La Palabra / Notas de seminarios. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.