El Gayatri

Invocación de Luz

GayatriAntes del inicio de la creación, existía el espacio ilimitado. Nosotros llamamos al contenido del espacio la eterna Luz del trasfondo; las muchas formas de luz surgen de ella. A esta fuente de toda luz también se le llama la conciencia universal, la Luz de la Verdad. Desde los albores del tiempo también es venerada como la Virgen Divina y la Madre del Mundo. Los antiguos videntes han invocado la Luz y han meditado en ella de mil formas. Ellos se percataron que todos nosotros somos una chispa de luz que percibimos como el “Yo soy.” Ésta irradia hacia nuestra conciencia individual y se colorea individualmente. Se expresa a través de nuestros muchos pensamientos e ideas y más tarde desciende en la actividad de los sentidos y el cuerpo.

La fórmula de sonido para invocar la Luz fue resumida en un mantra de 24 sílabas por el vidente Vishvamitra. Lo llamó el mantra Gayatri; se dice que es el mantra más grande después del OM. Esta fórmula de sonido invoca la luz del sol cósmico, el sol central y el sol físico de nuestro sistema para que ésta pueda fortalecer nuestra voluntad e iluminarnos.

Vishvamitra llamó al mantra, a la deidad y a la medida de 24 sílabas con el mismo nombre, Gayatri. Él descubrió el mantra Gayatri al principio de una era Acuariana anterior. En cada era Acuariana hay una rápida expansión de la conciencia, y por tanto no es casualidad que ahora que estamos entrando nuevamente en una era Acuariana, este mantra se haya globalizado a través del trabajo de la Jerarquía espiritual. Por cierto, que Vishvamitra no es el nombre de este gran vidente, sino un título que le fue conferido y que significa “amigo del universo”. El nombre fue utilizado por muchos de sus descendientes.

El mantra Gayatri es cantado individualmente para la auto-purificación y también en grupos para protección del mundo.El Gayatri debería aprenderse con un maestro experimentado porque su luz es fuerte y una entonación equivocada puede desviarnos. Hay muchas distorsiones con respecto a la entonación, el simbolismo y el significado. Los sonidos deben ser pronunciados en una forma musical y rítmica, en voz alta, y no murmurados. Para un mejor efecto del mantra el sonido tampoco debería ser prolongado.

En la India era una práctica habitual cantar el Gayatri a solas y en silencio interior, pero el Maestro EK enfatizó, “Les digo que canten el Gayatri en voz alta porque esto era la tradición antigua”, y también que debe ser cantado en grupos. Al principio la sociedad no podía aceptarlo pero poco a poco esto se hace en toda la India.

La fórmula de sonido del Gayatri está en Sánscrito, pero no es hindú, al igual que la luz no es hindú. La esencia del Gayatri se relaciona con todo el universo. Todos los que se sientan inclinados a cantar el Gayatri pueden hacerlo; no debe negársele a nadie.

La Fórmula del Sonido

El Gayatri se compone de cuatro versos; los tres últimos versos forman el mantra principal: OM BHUR BHUVA SUVAHA / OM TAT SAVITUR VARENYAM / BHARGO DEVASYA DHIMAHI / DHIYO YONAH PRACHODAYAT. Su significado es: “Meditamos en el Señor Cósmico de Luz para que la luz del alma pueda abrazarnos y despertar nuestras voluntades”.

Cada uno de los tres versículos tiene ocho sílabas (en Sánscrito); en total son 24 sílabas. La primera línea no es parte del mantra en mismo. “OM BHUR BHUVA SUVAHA” habla de la manifestación de “SAVITUR”, la luz más allá de nuestra conciencia sensorial, mental y búdica. Bhur es el plano físico, Bhuvaha el plano vital y Suvaha el plano mental. Entonces decimos: “Tat Savitur Varenyam”, para alcanzar el plano búdico. Es decir: “Que la Luz del sol central (que viene a través de nuestro sol) nos abrace.” Bhargo Devasya Dhimahi significa “Meditamos en el sol cósmico,” el Señor de la Voluntad Cósmica. Y con Dhiyo Yonah Prachodayat le pedimos a la voluntad divina que descienda para que pueda trabajar en nosotros y despertar nuestra voluntad.

Repitiendo el mantra en los tres registros se limpian los tres vehículos y se restaura el equilibrio entre el plexo solar y el centro del corazón. Las horas del amanecer y el atardecer son particularmente auspiciosas para la emisión de este mantram. La luz debería invocarse con una mente pura y después también, de haber limpiado el cuerpo.

Deberíamos cantar el mantra conscientemente, de manera que alineando nuestra mente, a través de la Divinidad, nuestra voluntad pueda ser estimulada. Es el mismo pensamiento como en la Gran Invocación: “Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida, permite que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres”. Deberíamos prestar atención a pronunciar el Gayatri conscientemente para que nuestra mente no sólo lo transmita a nuestra lengua y garganta; porque el cantar mecánicamente funciona como una grabadora y entonces, el efecto no se produce.

Visualización y Simbolismo

Mientras cantamos el Gayatri, podemos visualizar cómo se abre una brillante flor de loto blanco en el centro de nuestro entrecejo. Un rayo de sol toca los pétalos y los abre. O podemos imaginar que estamos en una lluvia de luz y la luz nos colma. O que construimos un puente luminoso desde el centro base hasta la pituitaria en tres pasos y luego el puente más elevado está siendo construído entre la glándula pineal y la pituitaria. Así podemos ver el centro del sol en el corazón; el sol central, Savitru, tiene su réplica en el centro superior Ajna y el centro cósmico existe en Sahasrara. Conscientemente podemos enlazar todos los centros superiores y visualizar cómo la luz nos colma y fluye hacia el entorno. Es bueno meditar la luz del Gayatri en el centro Ajna, para que pueda reflejarse lo superior en lo inferior. Esto no sucede cuando la conciencia está en la garganta o en el centro del corazón.

Cuando cantamos el Gayatri también trabajamos continuamente con una exhalación de 8 sílabas. Esta aplicación de la clave métrica inconscientemente hace que la respiración se vuelva uniforme. Durante el interludio entre la inhalación y la exhalación, la Voluntad desciende en nosotros.

El número de Gayatri es 24. Es también el número del cubo, una forma completa. Un cubo tiene seis lados; cada lado es un cuadrado y tiene cuatro ángulos rectos. Por tanto, hay un total de 24 ángulos rectos que representan las 24 sílabas del Gayatri. Corresponden a las 24 horas del día, las 12 lunas llenas y las 12 lunas nuevas o los seis pares de meses de un año solar.

Los Vedas hablan de las seis caras del Gayatri, cinco son visibles y una es invisible. Esta es la cara en la parte posterior llamada Chaya, la sombra, que representa el fondo que no es perceptible. Desde la oscuridad de la Luz Absoluta emergen los principios solares y lunares de la masculino-femenina Divinidad. El rostro de la luz solar es como un rayo de diamante, la luz lunar es descrita como el color de la perla. Entre los dos están las tres caras de los colores primarios: rojo, azul y amarillo dorado. Reflejan además los otros colores como combinaciones.

En Sánscrito, el símbolo se llama Yantra, la fórmula de sonido, Mantra. El proceso de aplicar el sonido junto con el símbolo se llama Tantra. El Tantra de Gayatri ayuda a hacerse consciente de la Luz.

El Trabajo de la Jerarquía

El Maestro EK se sentía muy atraído hacia la adoración de Gayatri, la Madre del Mundo. Como había perdido a su madre en su niñez, él experimentó una especie de nutrición maternal a través de ella que le llevó cerca de la energía de la Madre. A los 18 años, Gayatri se le apareció en forma de una mujer hermosa. Estaba profundamente impresionado por ella y confiaba mucho en ella en la vida.

Un día, mientras él estaba contemplando a Gayatri, la parte inferior de una figura apareció en su visión, que se mostró un poco más cada día. Al cabo de una semana, apareció la figura completa que conocemos como el Maestro CVV. Él no conocía al Maestro y se sorprendió. Más tarde, el Maestro comenzó a hablar con él. Dijo que estaba complacido con la contemplación de Gayatri del Maestro EK y lo eligió como su medio para trabajar para el Plan, pero que al principio debía guardar silencio. El Maestro EK aceptó. Esto sucedió no sólo con el Maestro EK. El Maestro CVV se les apareció también a otras personas contemplando en el Gayatri sin previamente haberlo conocido.

El Maestro CVV era extremadamente original, e impactaba a la gente diciendo: “Cuando ustedes invocan el sonido CVV pueden cantar el Gayatri, pero éste no es necesario”. Esto es muy uraniano, porque al igual que el Gayatri, el sonido CVV enlaza los planos micro-cósmicos con los planos macro-cósmicos. Sin embargo, Urano no destruye los valores reales, y por tanto, la Jerarquía hoy ve que el mantra Gayatri sea distribuido a nivel global y que sea cantado tanto como sea posible, por muchos grupos. Éste se invoca para aumentar el impacto de la vibración solar en nosotros y ayudarnos a convertirnos en un canal para estas energías.

Fuentes: K. P. Kumar: Mantrams / El Maestro EK / Notas de seminarios. E. Krishnamacharya: El Maestro CVV. The World Teacher Trust / Ediciónes Dhanishta España.