Agastya

Las Dos Corrientes

Agastya

Las enseñanzas de sabiduría explican cómo dos arroyos emergen desde la más pura materia en el plano supra cósmico. A ellos se los llama los Aswins, los aspectos gemelos del Uno. Habiendo surgido de la fuente primaria de la Luz, la Madre del Mundo, fluyen en dos direcciones opuestas.

La energía izquierda prepara los planos de existencia y los cuerpos, desde los planos más sutiles hasta los más densos. Ésta crea los contenedores para el contenido. La energía derecha trabaja con el alma que habita en las formas y por tanto trae el contenido. En el plano supra cósmico a esta línea se la llama Mitra y a la línea que da la forma se la llama Varuna. En el plano cósmico éstos son los dos grandes videntes Vasishta y Agastya. Vasishta tiene su morada en una de las siete estrellas de la Osa mayor; Agastya opera a través de Sirio, la estrella más brillante en el firmamento. Se dice que la Osa Mayor es el Padre de nuestro sistema solar, las Pléyades son la Madre y Sirio es el Maestro. Sirio es también llamada la Estrella del Perro; es el guardián que cuida y protege a los seres de nuestro planeta y a nuestro sistema solar. Con los griegos, el perro fue llamado Cerbero, el guardia de las Puertas del Infierno y en las escrituras orientales, se lo llama Sarama.

La energía de Mitra-Vasishta entra en nuestro sistema a través de Neptuno y a la tierra a través del Polo Norte. Ésta se expresa a través del ashram de la Jerarquía que trabaja para el desarrollo de la conciencia y que es dirigido por el Señor Maitreya. Se lo llama Maitreya porque personifica a Mitra en la tierra. La energía de Varuna-Agastya viene a través de Urano y el Polo Sur; está ligada al Sur y al Ashram de Agastya quien también es llamado Maestro Júpiter. Agastya, por tanto, rige sobre el Sur.

Aunque él representa un principio cósmico, vive en un cuerpo de carne y hueso. Mientras que los otros maestros viven en los Himalayas y en otros ashrams en todo el planeta, su centro está en los Nilagiris, las Montañas Azules del Sur de la India. Éste, sin embargo, es sólo uno de sus ashrams. Otro ashram está en Sud-África, y un gran ashram está en América del Sur, el que está geográficamente más al sur que las Nilagiris. Agastya trabaja en cooperación con el Manu para el desarrollo de las formas materiales, especialmente de los cuerpos humanos, para que sean buenos contenedores para las almas que encarnan.

Las energías del Polo Norte vienen a nosotros a través del Sahasrara y funcionan desde el medio de los centros superiores hasta el diafragma; las energías del Polo Sur trabajan a través de Muladhara y suben desde abajo hacia el diafragma. Ésta es una comprensión amplia de los principios de las energías correspondientes que se manifiestan en todos los planos.

El Trabajo de Agastya

Agastya es el más grande de los Videntes. Mientras que los siete Videntes son descritos como hombres de elevada estatura, con cabello largo y barba, su aspecto es lo contrario. Las escrituras lo describen como pequeño y robusto, sin barba y con una cabeza redonda, bien afeitada, que irradia luz dorada. Todas las extremidades de su cuerpo están irradiando.

Lord Krishna envió una vez a tres discípulos que ayunaban irresponsablemente a las montañas azules para que aprendieran de Agastya a ayunar bien. Agastya dijo: “Obsérvenme durante tres días. Entonces lo sabrán.” Lo observaron. Él no faltó a ninguna comida. Comió montañas de comida pero tenía un vientre plano. Después de tres días le dijeron, “No podemos entender tu forma de ayunar.” Él respondió: “Estoy ayunando eternamente. No necesito alimento porque no como para mí mismo. Es ayuno si sientes que no comes.” Creemos que estamos comiendo. Agastya no piensa que es él quien come. Vive conforme a la conciencia universal, y así la comida se distribuye a todos los elementos a su alrededor, con él mismo como un canal. Hay historias sobre discípulos de él, que se dedicaban tanto a un trabajo para el Plan y no tenían tiempo para comer, no llegaban a tener hambre porque el Maestro comía por ellos. El Maestro CVV también se ocupó de ricas comidas porque no se debe descuidar el cuerpo. Debemos vivir un yoga que satisfaga el espíritu y la materia.

Normalmente Agastya no interfiere con la actividad evolutiva en el planeta; éste es guiado por el ashram en los Himalayas. En tiempos de crisis, cuando la Jerarquía y los Devas no pueden lidiar solos con el reto, él coopera y da un empujón. Sri Kumar, por tanto, también lo llama con humor James Bond, quien toma acción en misión especial.

En los Puranas hay historias acerca de sus intervenciones. La primera fue durante la formación del planeta, cuando la materia se estaba formando alrededor del Polo Norte en forma de un remolino, pero el Sur no se solidificaba. Los Devas y los hijos del Yoga pidieron ayuda a Agastya. Él entonces consolidó la circunferencia, que ahora es el Ecuador y creó el Polo Sur. Se dice que vino de las regiones del norte hacia el Sur para someter a los Vindhyas en el camino, una cadena montañosa orgullosa. Ésta preguntó cuándo podían recobrar nuevamente su forma original. Él contestó, “Cuando regrese al Norte.” Pero nunca regresó. Nunca va al norte. Se dice que Shiva e incluso Krishna visitaron a Agastya en el Sur para devolverle el honor. También se le llama el Maestro que no se mueve. Él es profundo, silencioso y eficaz y trabaja en la sombra. Es una expresión de EL MAESTRO, que es omnipresente y eterno, la Seidad del universo.

En los primeros tiempos de la tierra hubo una crisis en la que las fuerzas oscuras, que estaban escondidas en las aguas de los océanos, salieron a perturbar la ley y el orden durante horas de la noche. El rey, un emperador de la dinastía solar, estaba indefenso. Sus asesores le dijeron que sólo Agastya podría manejar la crisis. Se acercó a Agastya a través de la meditación profunda y Agastya apareció ante él. El rey explicó el problema. Agastya sonrió y dijo: “Inhalaré las aguas del océano. Entonces podrás ver las fuerzas oscuras y matarlas. Tan pronto como las hayas matado, liberaré nuevamente el agua en la profundidad del océano.” El rey estaba contento. El Maestro hizo lo que había dicho. El rey mató las fuerzas oscuras y el Maestro liberó las aguas nuevamente.

En este simbolismo, nosotros, el alma individual, somos el rey solar. Las fuerzas oscuras en el agua son las fuerzas de la emoción. Agastya es el maestro que enseña el trabajo con la respiración. A través de la inhalación profunda el principio solar llega adentro profundamente y expulsa el carbono a través de la exhalación. El aire es el medio. Acuario es el signo de aire regido por Agastya; por tanto, Urano es el regente del signo.

Es interesante que Agastya esté conectado a las aguas del cielo y que establece la mayoría de sus ashrams cerca de cascadas. Su ashram principal está junto a las cascadas de Kuttalam en las montañas de Courtallam del Sur de la India.

El Maestro CVV

El Maestro CVV es el maestro de la energía de Acuario. Es un miembro avanzado del ashram de Agastya, es incluso una manifestación del Maestro Júpiter. La llegada del Maestro CVV es parte de la obra de este ashram. Cuando se recibió el Plan desde círculos superiores para traer energía adicional a nuestro sistema solar y también a nuestro planeta para acelerar la evolución, bajo la predicción de Madame Blavatsky, algunos miembros de la Sociedad Teosófica prepararon un alma elevada, a Jiddu Krishnamurti, para el descenso de las energías, pero la divinidad decidió, como ya había ocurrido en épocas anteriores, elegir el ashram de Agastya. Al Maestro CVV se le encomendó la tarea de recibir la energía proveniente de Sirio a través de Urano y el cometa Halley para anclarla en la esfera de la tierra. También se distribuyó en otros planetas de nuestro sistema.

Trabajando con el Sonido

Nuestro trabajo en el contexto con el ashram de Agastya es principalmente hacer nuestros cuerpos más sutiles. El principal instrumento para invocar las energías más elevadas es el sonido. Agastya trabaja particularmente con el sonido y el Maestro CVV por tanto arregló el sonido clave “CVV” en el éter para la humanidad.

Dos mantras vinieron del ashram de Agastya, que llegaron a ser muy conocidos. Uno es el mantram de Júpiter: GAM GANAPATAYE NAMAH que se recomienda para la meditación en el centro base. El otro es el mantra de seis sílabas: SARAVANABHAVA, con el símbolo de la cruz de seis brazos, que fue dado para la purificación de los centros inferiores. Es uno de los mantras más poderosos.

Para protección también fue dada la visualización diaria de la doble pirámide alrededor de nosotros cubriéndonos completamente. Cuando se conectan los seis ángulos, se forma la cruz de seis brazos con las cuatro direcciones y las energías de Vasishta arriba y las energías de Agastya abajo. En el ritual del fuego las dos se llaman también INDRA VISHNU y AGNA VISHNU. Sus energías se reúnen en el centro, en el centro cardíaco. La estructura irradia a nuestro alrededor como un diamante.

Fuentes: K.P. Kumar: Sri Suktam. Mantras / Notas de seminarios. E. Krishnamacharya: Astrología Espiritual. Ediciónes Dhanishta España (www.edicionesdhanishtha.com).