El Señor Dattatreya

Más allá de los Conceptos

Sri Dattatreya

Los maestros en diversos planos de la creación son una manifestación del principio de una sola enseñanza, a la que se hace referencia en la antigua sabiduría de la India como Dattatreya. Dattatreya es el Gran Maestro o “Principio Gurú” en el universo. Todos los maestros son formas de Dattatreya; él es la cabeza de la Jerarquía en todos los globos. Para nuestra Jerarquía, la Gran Hermandad Blanca, Maitreya es la cabeza, mientras que Dattatreya se ha manifestado a través del gran Sol Sirio y es allí el Jefe de la Gran Hermandad Blanca. El sistema de Sirio, también llamado ‘Dattatreya Mandala’ en el Oriente, es el maestro de nuestro sistema solar. La energía de síntesis llegó a nuestro planeta a través de Sirio. A Sirio también se la llama la Estrella del Perro o la Estrella del Sur, en sánscrito Sarama es (“perro”). Agastya, el Maestro Júpiter, también viene de la Estrella del Perro; trabaja desde el sur y sus ashrams se encuentran en el hemisferio sur. Maitreya trabaja desde el norte.

Maitreya y Dattatreya son Atreyas, es decir, los hijos del “no tres”. Esto significa que son almas superiores que no están atadas por las fuerzas del triángulo de la creación. Es el estado de padre/madre sin el estado del hijo, una expresión de poder y amor. Transmiten la presencia divina que eleva al buscador a él mismo. Los seres sublimes como Dattatreya están más allá de la comprensión mental. La gente construye conceptos alrededor de ellos y se sienten cómodos con ellos. Las enseñanzas son también formas de conceptos. Ellas inspiran la mente y pueden elevar hasta el plano búdico. Especialmente en Occidente, estamos más orientados a las enseñanzas y a la comprensión mental con la que se relaciona. Sin embargo, los maestros están esencialmente destinados a transmitir la Presencia y así otorgar la liberación. Dattatreya y Krishna demostraron una vida más allá de los conceptos; ellos son la encarnación directa de la Verdad.

Encarnaciones de Dattatreya

Aunque Dattatreya siempre nos da su presencia sutilmente, nos sentimos mejor cuando está presente físicamente. Hace siglos, los videntes oraron al cielo pidiendo al Señor que encarnara físicamente en la Tierra. Por compasión por los seres y para guiarlos, el Señor descendió en la creación como el Maestro y, así, se dio a sí mismo en la creación una segunda vez. Por tanto también se le llama “Sri Gurú Datta”; “Datta” significa el que se entrega. Él crea el Camino y ayuda a todos aquéllos que han decidido andarlo, para que se realicen como seres inmortales y seres divinos de luz. Por tanto, Dattatreya es considerado como el Señor del Yoga.

La personificación del Señor como Dattatreya es muy misteriosa y desconcertante. Sólo es reconocido por los iniciados. La manera en que enseña es incomprensible para los estudiantes hasta que ellos se realizan plenamente. Entre los grandes seres que descendieron en el planeta en los tiempos de Lemuria y se quedaron con nosotros para ayudarnos, el más importante de los que se registran en las Escrituras del Oriente es Kapila, luego Dattatreya, luego Ganesha o Ganapati, y luego Hanuman. Estas cuatro grandes inteligencias cósmicas están más allá de las tres cualidades. No están presentes solo en la Tierra, sino que también están presentes en el Muladhara de todos los seres humanos para que nos ayuden con el ascenso. Funcionan a través de los cuatro pétalos del Muladhara. La sede de Kapila se encuentra en el pétalo del Este, la sede de Dattatreya es en el pétalo del Sur, la sede de Ganapati está en el pétalo occidental y el asiento de Hanuman está en el pétalo del Norte; también pueden trabajar simultáneamente entre el Sahasrara y la Ajna.

En Kali Yuga, la primera encarnación de Dattatreya fue Sripadha Srivallabha (aproximadamente 1320-1350 AD), seguido de Narasimha Saraswati (1378-1459), Vasudevanand Saraswati (1854-1914) y Akkalkot Maharaj (muerto en 1878). Shirdi Sai Baba y Satya Sai Baba también se consideran como sus manifestaciones. Hay muchos Avatares de Dattatreya; él funciona de forma simultánea a través de múltiples cuerpos y hay otras manifestaciones.

Místico e Inexplicable

Su trabajo es muy místico y su manifestación es inexplicable. Funcionan más con la luz del alma que con la mente -de alma a alma. Ni la materia ni la mente existen para ellos y tienen la percepción extra-sensorial de un orden muy elevado. Estimulan la conciencia yóguica y también cumplen con los requisitos personales para aliviar el sufrimiento de la personalidad.

Teniendo en cuenta que sus enseñanzas y su forma de vida son para nosotros – sobre todo en Occidente – no consistentes y demasiado místicos, por tanto, recorremos el camino de Maitreya. Krishna instituyó este camino como una energía complementaria con una escuela de Yoga cuya cabeza es Maitreya. El trabajo de Maitreya y de los Maestros del Himalaya es muy sistemático, claro y comprensible para las personas que están conectadas con la materia y la mente. El camino de Yoga contiene pasos relativos a la materia, las emociones, la mente, el alma y Buddhi. Recibimos técnicas de libros o de los iniciados junto con instrucciones de cómo utilizarlos. Se nos da un plan y solucionarlo depende de nosotros. Las personas particularmente orientadas mentalmente aprecian este método. Dado que la mayoría de la humanidad se desarrolla mentalmente, esta técnica se aplica cada vez más.

El camino de Dattatreya es un camino de entrega y sumisión completas sin levantar dudas. El discípulo se despoja totalmente de su mente para poder fusionarse con el Maestro. Lleno de devoción, acepta totalmente todo lo que el Maestro hace, aunque parezca una tontería. Cuando el Maestro ve que su discípulo hace todo lo que le pide, la transformación puede ocurrir como un relámpago, por un toque o una mirada. Es una técnica muy antigua en la que el Maestro sólo funciona en la naturaleza egoísta de sus discípulos. Los Maestros de Dattatreya tienen sus propios métodos de formación, que no pueden ser entendidos por una persona normal. La gente puede seguirlos sólo con una fe inquebrantable e incondicional en el Maestro.

En el camino del Yoga para personas orientadas mentalmente, el maestro no asume ninguna responsabilidad por el karma del discípulo; el discípulo lo resuelve independientemente, trabajando con las técnicas dadas. Sólo cuando se ha llegado a un punto en su camino en el que ya no puede mantener el deseo de independencia, se encuentra con su verdadero Maestro y le puede seguir.

Dado que todos los maestros son formas de Dattatreya, él puede ser invocado en el Yoga. Podemos visualizar que está presente frente a nosotros y que los tres Nadis, Ida, Pingala y Sushumna salen de él. Mientras más visualicemos a Sri Gurú Datta o el maestro en una forma, más nos da su presencia a través de esa forma. Cada forma puede ser un vehículo para la interacción con el maestro.

El sonido semilla relativo a Dattatreya es DRAM que puede satisfacer los deseos y confiere bendición para la realización mundana y supra-mundana. “OM DRAM” se pronuncia con la inhalación y la exhalación para establecer la presencia de Dattatreya en nuestro propio ser.

Maitreya funciona a través de Géminis mientras Dattatreya funciona a través de Sagitario. Son dos signos opuestos complementarios y de apoyo entre sí. La luna llena de Géminis es el festival del Señor Maitreya, el Cristo; la luna Llena de Sagitario es celebrada como el festival del Señor Dattatreya. Ahora en el Oriente, la luna llena de Sagitario tiene una importancia predominante y en el Occidente, la luna llena de Géminis. En el futuro, a la luna llena de Leo se le concede la máxima importancia para todos, como predice el Maestro Djwhal Khul, porque podemos experimentar las energías de las lunas llenas de Géminis y Sagitario al mismo tiempo.

Simbolismo de Dattatreya

Dattatreya es una encarnación del Segundo Logos y el representante de las energías del primero, segundo y tercer rayos en nuestro planeta. Se le representa con tres cabezas que simbolizan estos tres rayos primarios. Invocamos esta energía triple a través del Sloka “Gurur Brahma, Gurur Vishnuhu, Gurur Devo Maheshvaraha”. Dattatreya es el Gurú que estimula la voluntad, el amor y la inteligencia como Brahma, Vishnu y Shiva, y al mismo tiempo él es el Señor absoluto a quien nos dirigimos con “Gurú Sakshat Parambrahma.”

El símbolo de Dattatreya es el triángulo equilátero que contiene 10 puntos, la década, que se utiliza en muchas enseñanzas de la sabiduría. Su forma geométrica pura es el triángulo dentro de un círculo y un punto en el centro y es utilizada por estudiantes avanzados de ocultismo. Para las personas que se orientan más hacia la forma, Dattatreya es representado como un hombre con tres cabezas y cuatro brazos que sostiene cuatro instrumentos en sus manos. Él se apoya en una vaca. En el simbolismo védico, la vaca representa la creación y también nuestra Tierra que nos ofrece la plenitud, experiencias ricas y alegría.

Dattatreya se representa con cuatro perros, y se dice que siempre está rodeado de perros. Los perros tienen muy buen oído y su presencia nos indica que estemos en silencio y escuchemos el sonido sutil: escuche el interior y luego hable al exterior. Los griegos conocían al perro de tres cabezas, Cerbero, que guarda la puerta a los mundos inferiores. El Señor de tres cabezas se equipara a este perro. Él nos ayuda a través del sonido y nos eleva hasta el centro de la cabeza a través del camino de Sushumna con la ayuda del sonido.

Fuentes: K.P. Kumar: Lord Dattatreya / Notas de seminarios. E.Krishnamacharya: Astrología Espiritual Ediciónes Dhanishta España. (www.edicionesdhanishtha.com)