La Importancia de un Maestro

“La Meditación no es un hacer, sino algo que sucede”

Importance of a Teacher

El Camino y las Señales

Las personas siguen el camino de acuerdo a su propia inclinación, y encuentran las experiencias correspondientes. Sin señales o un mapa, usted puede fácilmente perderse en los caminos. Las enseñanzas de sabiduría le entregan a usted un itinerario para el viaje. Si alguien no tiene pensamientos diáfanos, él está como dentro de la neblina. “Un hombre en la niebla, es un viajero ciego.”

Un maestro ayuda, da información y protección. A un maestro, quien sabe el camino y lo puede explicar a otros, se le llama „Guru“ en Oriente. Hoy el término está totalmente distorsionado. Para nosotros, un guru, es un maestro falso y un impostor. Esto es por lo que muchos no aceptan ningún maestro, y prefieren hacer sus propios experimentos; por la ignorancia dan muchos rodeos. Pero también corriendo de un maestro al siguiente, como nómadas, significa que no podemos decidir y actuar. El que es totalmente material o emocional o mental, no puede encontrar el acceso a un maestro, aunque lea mucho acerca de esto.

Algunos por lo tanto pretenden que los maestros o maestros de sabiduría no existen. Un preceptor o un maestro se hace visible, solo para aquellos que han percibido como realidad, al ser. Se conoce a un verdadero maestro, por la manera de pronunciar con fuerza su intención, por la sencillez que demuestra, y por la transformación que las personas experimentan, a través de su presencia. Falta del propio interés al servir, es la piedra de toque, para una persona realizada. Si se pierde la sencillez, surgen, el propio engrandecimiento y la publicidad, la pompa y la complacencia por enriquecerse, o aún la manipulación.

Cada maestro verdadero solo tiene una misión que realizar: Recordar a todos los que se reúnen a su alrededor, su verdadero estado del ser y guiarlos a realizar y a expresarse como seres inmortales, y divinos seres de Luz.

Una Guía Experta

Como en montañismo, son necesarios, un buen equipo y un guía experto. No necesitamos buscar a un maestro, puesto que él nos conoce mejor de lo que nosotros lo conocemos. Si fuéramos capaces de reconocer al maestro, seríamos tan grandes como él lo es. La presencia del maestro transforma al estudiante, tal como un pedazo de hierro es magnetizado por la cercanía a un magneto. Pensando en él, antes de la meditación y el estudio, conducimos la meditación en su presencia. Basta con sencillamente considerar la presencia del maestro. Su presencia nos permite elevar nuestra conciencia y mejorar la calidad de nuestro trabajo.

El Maestro de Maestros

De acuerdo con las enseñanzas de sabiduría, el conocimiento existe desde los comienzos de la humanidad, y también la relación discípulo- maestro. Vino a la existencia con la aparición de los seres humanos. La ciencia del yoga enseña: “El Señor, quien existe en los corazones de todos, es el Maestro de maestros. Él es la semilla de toda sabiduría y de toda realización.” El maestro uno, llamado guru en Sánscrito, es el Señor-conciencia en el hombre. Él es más bien un Principio, que una persona. Anterior a los seres humanos, existe el maestro interno. Él ya ha servido como maestro a aquellos que llegaron antes que nosotros.

El Principio-Maestro

El principio-maestro, obra a través de la forma de un perceptor. Para mucha gente, toma prioridad la forma, más que el principio, obrando a través de la forma. Ellos crean un culto y una religión alrededor de la personalidad del maestro y se convierten en sus suspicaces seguidores. Sin embargo, en verdad, cada maestro es una representación del principio universal, una ejemplificación DEL PERCEPTOR y DEL MAESTRO. . A este principio uno obrando, por medio de muchos maestros, se le conoce como el Maestro Mundial.

El Maestro y la Enseñanza

Los maestros de la sabiduría eterna nos muestran, la forma ideal de vivir una vida normal en la vivencia cotidiana, con su foco hacia lo interno. Como base para el progreso espiritual, ellos enfatizan la meditación, el estudio espiritual y el servicio a las personas en general, en silencio y sin sentimientos de emoción. Ellos dirigen a los buscadores de la verdad, y promueven la verdad en cada enseñanza y en cada religión, en un idioma, adecuado al momento en el tiempo. Sus enseñanzas enfatizan la síntesis, que la humanidad es una unidad, y que toda la existencia es un gran todo. Los maestros asumen el carácter de modelos para nosotros, y nosotros deberíamos aspirar a ser un modelo para la siguiente generación.

La Jerarquía Espiritual

El conocimiento espiritual se revela a sí mismo, de acuerdo a las leyes del tiempo. Algunas veces está oculto, otras se manifiesta. Los grandes maestros, quienes trasmiten la sabiduría son llamados, la Jerarquía Espiritual. Desde tiempos inmemoriales, ellos han guiado a la humanidad hacia el Sendero de Luz.

Viviendo las Enseñanzas de Sabiduría

Existen muy variadas reacciones sobre las enseñanzas y los maestros de sabiduría, como por ejemplo, el rechazo, y los prejuicios, pero también el tipo de idealización soñadora o demostraciones extravagantes de canalización, de los que pretenden estar en contacto con los círculos más elevados. Muchos están en búsqueda de la Jerarquía, pero en vano, puesto que ellos no están dispuestos a caminar los primeros pequeños pasos hacia el recto vivir. El que sigue el sendero de la Jerarquía permanece sencillo, un hombre común, entre gente común, pero él inspira a los que lo rodean, a través de su amor activo, el silencio, y su trabajo ininterrumpido. La sabiduría se enseña, más por ser un ejemplo viviente, que por hablar acerca de ella.

El Espejo del Alma

El maestro o perceptor, es para nosotros, el espejo de nuestra propia alma. Puesto que estamos acostumbrados a mirar afuera de nosotros buscando una guía, la Jerarquía nos guía para comprender la verdadera naturaleza de nosotros mismos, y decide por nosotros lo que es correcto y lo que no es. El maestro hace proposiciones, nosotros las tomamos y, o trabajamos con ellas o no lo hacemos. El maestro solo nos sirve de guía, él no decide por otros. Él da luz sobre los problemas, mientras le pide al discípulo que piense y que decida por él mismo. Él quiere que aprendamos la crítica discriminación, a vivir con libre voluntad y que la armonicemos, con la Divina Voluntad.

La Propia Responsabilidad

Antiguamente, el maestro asumía la responsabilidad por el discípulo, y la condición era, que el estudiante debía de hacer todo lo que el maestro le indicara, sin cuestionarlo. Hoy en día, los discípulos, como nunca antes se había hecho, se les ha fomentado que sean más independientes. Debemos aprender a actuar con responsabilidad hacia el ser superior, el alma. Aceptamos la responsabilidad por todo lo que estamos haciendo. El maestro trabaja con el alma, por medio del alma. Nosotros debemos aprender a utilizar libremente nuestra voluntad, de manera de encontrar nuestro propio camino hacia la sabiduría. Debemos aceptar la responsabilidad por todo lo que estamos haciendo. El maestro otorga su presencia no por él mismo, ésta debe ser invocada por el discípulo en el interior. Debemos sentir su presencia y comenzar a trabajar.

Guía desde lo Interno

El maestro guía desde el interior. Nosotros somos inspirados para ir a lugares o para aprender cosas- como astrología, etimología, o homeopatía. Sentimos que la inspiración es nuestra, pero es el maestro, enseñando desde el interior. Un libro podría haber existido por cientos de años- repentinamente somos atraídos por él. Cuando aplicamos nuestra intuición hacia algo, podemos captar el corazón de la cosa. Se nos es revelado, mucho más, que lo que un maestro intelectual puede impartir, en cualquier momento. El maestro nos impulsa desde el interior, hasta tal punto, en el que nos convertimos en eficientes trabajadores de buena voluntad.

Experimentando la Presencia

La presencia DEL MAESTRO a través de un maestro, produce la transformación necesaria en el buscador. Los patrones de la vida cambian en una forma útil, oportuna y encantadora, muy parecido a como el polvo de hierro forma un patrón particular a través del impacto de un magneto. A través del maestro, la presencia de la sabiduría se hace perceptible, tal como la electricidad se puede percibir, a través de la luz. Esta presencia despierta la conciencia en nosotros, no es una doctrina o una influencia externa. No es la personalidad del maestro o su presencia física: La llave es, sentir la presencia del maestro.

Invocando la presencia de un gran maestro, nos exponemos a la magnetización. La visualización de un maestro en una meditación, es como invocar a un magneto. Nosotros visualizamos al Maestro, su energía; la presencia nos ayuda a la meditación. A través de la presencia del Maestro, conseguimos ayuda desde la fuente, que solos, no la podemos alcanzar. No es un sentimiento, sino la experiencia de la presencia inmediata, como nuestro Ser.

Transformación

Si se hace la meditación de forma regular por un largo período de tiempo, se elimina el ritmo antiguo de vida, se estabiliza una nueva vibración y se transforma la vida. El paso fundamental, es ver al alma en todo lo que encontramos en el mundo. No deberíamos rechazar ninguna situación o forma de comportamiento. Deberíamos ser tan efectivos en la objetividad, como en la subjetividad. : “Estoy en el mundo, pero no soy del mundo.” Los Maestros son un ejemplo para nosotros, de que también podemos transformarnos y ganar la maestría, así como un gusano se transforma en mariposa.

El Viaje

El viaje es muy largo y toma muchas rencarnaciones. No deberíamos pensar que podemos completarlo en una sola vida. Pero, si percibimos correctamente la dimensión del tiempo, podemos progresar lento, pero seguramente. Deberíamos conocer el delineamiento del viaje y comprender la meta, y entonces trabajar con el siguiente paso que está delante de nosotros.

“El hombre puede sobreponerse a todos los obstáculos, si la meta de su viaje es clara para él. Cuando el ve la Luz en la distancia, él no pone atención a las penas del viaje. Él no contará los pasos hacia esta Luz, porque ésta también brilla en su corazón.” (Supermundane III, 634)