Trabajando con el Sonido

El Poder de los Sonidos

SoundLas personas en el mundo occidental tienen poca o ninguna idea de las fuerzas que están presentes en estado latente en el sonido, así como las vibraciones que pueden crear aquéllos que saben cómo pronunciar ciertas palabras. Las enseñanzas de la sabiduría dicen que la toda actividad en el cosmos ocurre a causa del sonido y que el estudio del efecto del sonido será un gran instrumento en manos de la humanidad. El sonido puede ser constructivo, pero también causa destrucción. Se dice que durante la época de Atlantis algo ascendió a planos superiores con la ayuda de la ciencia del sonido, pero otros se destruyeron a causa de un uso irresponsable del mismo, y que provocó el hundimiento de la humanidad.

A causa de la influencia del tiempo y el crecimiento del materialismo, el hombre perdió la clave del sonido, el color, la forma, y los poderes divinos relacionados con estos aspectos. Sólo en algunas partes de la India y el Tíbet se preservó tal conocimiento, pero fue guardado celosamente para protegerlo de usos inadecuados. Hace poco más de 100 años, la Jerarquía Espiritual decidió dar nuevamente los principios de su uso. Tal conocimiento se da ahora a la gente que está dispuesta a trabajar con él para el bien de la humanidad. Los Mantras ayudan a purificar las emociones y el cuerpo mental. Pueden hacerse sonar en hospitales y centros curativos para atraer alivio e incluso la curación de los enfermos. Pueden ser también utilizados en conferencias y seminarios para traer claridad al plano mental de los participantes. Cuando están a punto de ocurrir acontecimientos globales importantes; cuando, por ejemplo, se establecen conversaciones de paz entre naciones en guerra, se recomienda trabajar con los mántrams en los grupos para enviar Amor y Luz a los participantes. Los mántrams pueden ser utilizados también cuando ocurren calamidades naturales, para atenuar el daño a las vidas y propiedades. Ayudan a reconstruir a la sociedad en consonancia con la ley de trabajos de buena voluntad, producen y definen campos de luz alrededor de los grupos practicantes y los aíslan del impacto de fuerzas negativas.

El Sonido Silente

En estos tiempos, el sonido es la clave central para la transformación y para el trabajo interno. El sonido es más sutil que la luz o la forma. Cuando hablamos, estamos divergiendo de un sonido a muchos. Desde esta divergencia, volvemos a convergir hacia un sonido único en el momento en que comenzamos a escuchar. Cuando prestamos atención al silencio, escuchamos un murmullo. Éste es el subtono, la base de todo discurso, toda la inhalación y la exhalación. No es una emisión nuestra, es sólo una ocurrencia continua dentro de nosotros mismos. Cuando escuchamos el sonido subjetivo, escuchamos el OM. El OM que pronunciamos es sólo para ponernos en sintonía con el OM que está en nosotros; es un duplicado del OM que está ocurriendo perpetuamente en nuestro interior. Si el OM concluye, concluimos; si el OM termina, los mundos terminan. Muchos cantan OM, pero no lo escuchan realmente. Sólo podemos escuchar el OM cantado cuando hemos desarrollado la facultad de escuchar en la vida cotidiana.

La fuente de donde emerge el sonido es el centro del corazón. Este centro se llama Anahata en Sánscrito, que significa el sonido sin el contacto de dos objetos (an – ahata). Allí podemos oír el sonido silente y escuchar la voz del silencio. Esto manifiesta la energía eléctrica del espíritu y del fluido magnético del alma y del prana. La invocación diaria de la Palabra Sagrada repudia pensamientos de vibración más baja y atrae pensamientos de naturaleza más refinada. De esta manera se pueden construir los cuerpos adecuados para las almas superiores. Cuando usamos el OM, es importante que lo pronunciemos con determinación, que pensemos constructivamente y que creemos sólo pensamientos de buena voluntad traducidos a buenas acciones. Destruiremos otros pensamientos con el OM, o el OM nos destruirá. Todas nuestras intenciones de trabajar con OM serán destruidas cuando nuestra garganta y nuestra lengua sean críticas, negativas y enjuiciantes y en consecuencia, hirientes y desalentadoras para otros. De igual manera, hablando sin pensar también gastamos energía acumulada.

Pensamientos Semilla, Mántrams y Arreglos Ritmicos

El centro del corazón es la puerta a los compartimientos internos que nos conducen al sistema de la columna vertebral.Allí se encuentran siete centros energéticos y cada sonido semilla tiene grupos de sonidos que lo acompañan. En total, hay 35 sonidos semillas que tienen gran fuerza y son esencialmente de fuego. Los mántrams tienen sus raíces en los sonidos semillas y son versiones diluidas; más diluidos aún son himnos, y las canciones. Los sonidos mántricos son universales y no deben entenderse como versiones orientales, hindúes o del Sánscrito. El mántram de Gayatri, por ejemplo, se relaciona con todo el universo e invoca la energía solar hacia nuestro interior, es una contemplación en AQUELLO que existe en todos los tres planos como conciencia, fuerza y materia, de modo que AQUELLO nos impregna y nos llena. En consecuencia, la Jerarquía Espiritual ha decidido a extender el mántram de Gayatri globalmente y ocuparse de que sea cantado por tantos grupos como sea posible.

El sonido puede verse como el espíritu mientras que el sonido semilla, los mántrams y el lenguaje que se relaciona con ellos representan el alma; el lenguaje por su parte, representa la personalidad de una raza o de una comunidad. La conexión con el lenguaje propio puede verse como amor a la personalidad propia. Con un mántram, las vibraciones sonoras son esenciales, pero no el lenguaje y el significado. En consecuencia, el acercamiento a un mántram es hacia la vibración que proyecta, pero no a su significado. Allí la mente concreta, intentando sistematizar, lo encontraría difícil y se cristalizaría.

Las formas mántricas son colecciones de frases, palabras y sonidos que, en virtud del efecto rítmico, alcanzan resultados que no serían posibles de no ser por ellas.” (Meditación Ocultista, p. 163) La entonación específica trae ritmo a la persona que la practica. Para alcanzar la vibración se debe escuchar cuidadosamente el sonido de las letras. Se recomienda no pronunciar a menos que se haya escuchado bien y se haya ganado la confianza necesaria para la elocución. Cuando pronunciamos un mántram con regularidad y con actitud de veneración, la vibración sonora crea un embudo de Luz, un blindaje etéreo protector que nos permite avanzar en la dirección adecuada y nos protege de direcciones incorrectas, pero la elocución ocasional no daría tales resultados.

Gracias al arreglo rítmico de vibraciones sonoras, un mántram puede ser dado por un iniciado en cualquier idioma. Un Maestro de la Sabiduría profetizó que en el futuro, el inglés será el lenguaje de los espiritualistas (yoguis) y, en consecuencia, los videntes y los Devas del sonido están ahora preparando los patrones y las modalidades en inglés, tal como lo hicieron en Sánscrito en el pasado. De esta forma, las sílabas del inglés han sido seleccionadas ahora como los símbolos de meditación de los espiritualistas de todas las regiones del globo terráqueo.

Los nombres de algunos maestros se han convertido en mántrams. Podemos pronunciar el sonido y visualizar o simplemente invocar la presencia sin contemplación mental alguna. Podemos hacer nuestros ejercicios meditativos en su presencia, e intentar llevar sus enseñanzas a la práctica cotidiana. Ningún maestro ha pedido nunca que meditemos invocando su forma; él sigue siendo solamente un canal para AQUÉL que está más allá.

A Urano le corresponde el trabajo de introducir nuevamente el trabajo con los sonidos. Fue el maestro CVV el primero que invocó en el presente los rayos de Urano y los puso a la disposición de todos. Él propuso las sílabas C V V (en su pronunciación en inglés) como potencia sonora para estimular la energía uraniana en nosotros y transformar la materia. Su promesa es corregirnos desde adentro y llevarnos a un desarrollo más rápido a través de cambios dinámicos. De esta manera, en un plazo de doce años, las energías de la síntesis que se encuentran latentes en nosotros se tornan dinámicas y nuestra conciencia se integrará en la conciencia universal o en la síntesis.

Fuentes utilizadas: K. P. Kumar: Mántrams. Su Práctica y Significado / Curación Espiritual / Notas de seminarios. The World Teacher Trust – Dhanishta, Visakhapatnam, India. – Alice A. Bailey: Cartas sobre la Meditación Ocultista. Lucis – Trust, New York (www.lucistrust.org ).