Descripción breve:
El Maestro MN es una avanzada de la energía del Maestro CVV. Él trabaja en los niveles micro y macro del planeta y de los seres planetarios. Su vida y su trabajo representan una fuente de inspiración que impulsa la aspiración de aquéllos que desean seguir el camino de la Verdad.Es un buen ejemplo para toda persona de perspectiva moderna y, sin embargo, inclinada hacia el sendero de la Auto-realización.

Contenido:
El libro describe su vida, su iniciación, sus enseñanzas y sanación y su trascendencia gloriosa.

Muestra

La Iniciación

El doctor Janikaram y MN fueron a Kumbakonam. En cuanto llegaron a la escuela de yoga del Maestro CVV, encontraron al Maestro en el umbral de la puerta de la Sociedad de Amigos de la Escuela de Yoga, como si esperara a alguien. Como el Maestro ya conocía al doctor Janikaram, le recibió con una sonrisa. Miró a MN y sonriendo le preguntó: “¿Para qué has venido?”. MN instintivamente respondió: “He venido a buscar Paz”. El Maestro dijo sonriente: “¡Concedido! Adelante”. El Maestro entró y desapareció en la casa y MN se quedó asombrado. Cuando el Maestro le preguntó, la respuesta salió de él no muy conscientemente. Pareció como si la respuesta viniera sola en un estado inconsciente o más bien supraconsciente y ¡quién lo iba a decir! El Maestro afirmó crípticamente la Paz en él. La voz del Maestro desencadenó una vibración en MN. El semblante noble e imponente del Maestro impresionó a MN. Las miradas del Maestro le perforaron y tocaron algo en lo profundo y le dejaron una sensación de intenso anhelo por la mirada y la energía del Maestro. La mismísima primera mirada del Maestro CVV captó totalmente la imaginación de MN. Fue una experiencia cautivadora para MN. Nunca había experimentado un encuentro tal. El ser del Maestro era muy misterioso y su toque fue inexplicable. Creó para siempre una impresión de pertenencia. MN nunca había sentido en la vida tal anhelo por nada, por ningún lugar o ser hasta ese momento. Para él sólo existía el pensamiento del Maestro y nada más. No había otro pensamiento. El Maestro era su búsqueda y así permaneció para siempre.

Ocurrió a la 16h del 29 de diciembre de 1919. Fue el momento en que cambió el curso de la vida del hombre MN para convertirse en el Maestro MN. Fue el momento que inauguró el nacimiento de un Maestro cuya maestría llevó a la transformación de otras 1.000 vidas humanas….

MN se preparó para la iniciación aquella tarde del 29 de diciembre. Dos discípulos veteranos del Maestro, cuyos números de iniciación eran el 26 y el 176, pusieron a prueba a MN para sacar un informe sobre sus antecedentes. Esta fue una práctica única promovida por el Maestro CVV, que no continuó tras él. Es como un informe diagnóstico en el que los dos discípulos, con ayuda del Maestro, escanean las vidas anteriores del alma del que va a recibir la iniciación. Para este propósito, el Maestro otorgaba a los discípulos la visión necesaria. Se elaboró un informe y fue presentado al Maestro CVV, y después de revisarlo el Maestro inició a MN y le asignó el número 666. Esta fue la última iniciación del año 1919. Cuando MN fue iniciado tenía más de 36 años.

La iniciación desencadenó un ligero movimiento eléctrico en la columna de MN. La columna se volvió vertical y la energía circulaba a través de todo el sistema cerebroespinal. Los ojos estaban cerrados. El cuerpo y la mente se aquietaron. El estado del tercer paso de asana fue alcanzado sin esfuerzo. El paso de la ligera corriente eléctrica se expresó como una resonancia en todo el sistema cerebroespinal. En el cuerpo y en todo el sistema se produjeron una comodidad y un bienestar inexplicables. MN era un observador indefenso, atestiguando lo que ocurría en su interior. Las modificaciones se producían por sí mismas. MN era sólo un testigo. No podía interferir. No tenía siquiera la inclinación de interferir ya que los ajustes le estaban dando una bienaventurada comodidad. El cuerpo ganó calor y gradualmente se hizo muy ligero. MN se maravilló con la experiencia de ausencia de peso del cuerpo. Fue una experiencia nunca vivida antes. El nivel de bienestar era alto. La mente permanecía estable. MN experimentó el significado de Paz. Su memoria recordó la graciosa voz del Maestro pronunciando: “¡Concedido!”. La memoria también reprodujo la balsámica mirada electromagnética del Maestro. La mirada del Maestro le llevó a las profundidades de la consciencia. Ya era la tercera mirada. La primera mirada fue en el umbral, la segunda mirada fue al comienzo de la iniciación. Éstas fueron experimentadas a través de los ojos físicos. Pero la tercera mirada fue distinta. ¡La mirada que experimentó no era física! Ciertamente, no era física ya que MN estaba contemplando su interior con los ojos cerrados; pero la mirada del Maestro fue vívida y mucho más magnética. Era eléctrica y a la vez sumamente reconfortante y alegre. MN se encontró en la profundidad de sí mismo. Estaba en la profundidad de su ser. Y en la profundidad de su ser estaba rodeado por la luz de la consciencia. Había luz por todas partes, no se visualizaba ninguna forma, no se escuchaba ningún sonido, excepto el zumbido del sonido eléctrico que continuaba funcionado incesantemente. En esas profundidades, MN permaneció como un testigo estable. Repentinamente, le vino el pensamiento de cómo salir de todo esto. Sintió que estaba en el abismo de la luz, rodeado de luz, confortado por la luz, pero el pensamiento era cómo salir. Antes de que el miedo se instalara, el ligero flujo de corriente eléctrica cesó. MN regresó a los reinos de la mente. Recuperó las formas en la mente. Sentía de nuevo el cuerpo, y los ojos se abrieron suavemente. Notaba los ojos pesados, como si saliera de un profundo sueño. El cuerpo estaba más caliente que antes y sintió un poco de hambre y sed. En poco tiempo MN recuperó la normalidad; pero la mente sopesaba una y otra vez la experiencia, que era algo nuevo, único. Fue una experiencia que la mente buscaba una y otra vez. Surgió el amor por la oración del Maestro. Ese amor era un lazo eterno, que finalmente llevó a MN a convertirse energéticamente en uno con el Maestro. Fue el inicio del proceso de aunamiento, un proceso en el que dos se convierten en uno. Era la práctica del Yoga.

Esa noche MN estuvo en profundo silencio recapitulando todo lo que le había ocurrido. Fue un testigo consciente del acontecimiento. Le había ocurrido a él y al mismo tiempo lo había presenciado. La observación fue hermosa ya que no estaba perdido en el proceso. El testigo permaneció. La experiencia también permaneció en la memoria. La recapitulación de la experiencia era tan dulce como la experiencia misma.

El viaje de regreso a Madrás se realizó en silencio. El doctor Janikaram observaba el profundo impacto y el cambio que había experimentado MN tras el encuentro con el Maestro y la consiguiente iniciación. El doctor Janikaram podía sentir que MN llevaba consigo la presencia del Maestro. Dejó a su sobrino solo, a su aire, para que asimilara la energía y el progreso en el sendero. MN pasó el Año Nuevo con la familia, en casa de su tío, en Madrás, y regresó a casa discretamente. El hombre que había salido de Ongole para ir a Madrás era otro.

button button (1) button-5