Descripción breve:

Por sí misma, la vida pura en los tres planos no confiere la experiencia del alma. La pureza del plano mental, vital y físico es para mantener limpio el vehículo. No es suficiente con limpiar a diario los vehículos y llenar los tanques de combustible. El vehículo debe utilizarse para el servicio. Que la vida del vehículo esté dedicada a satisfacer las necesidades de los demás. En esos casos se dice que el vehículo ha sido usado para un sacramento, y por lo tanto se considera que es un vehículo consagrado.

Ediciones Dhanishtha, Barcelona, España 2017

Muestra

3. El Nombre y el Mantra

OM es el origen de todos los sonidos. Los nombres son grupos de sonidos. El hombre recibe en cada vida un nombre, que es una réplica de su cualidad. A medida que se perfecciona a través de la evolución, va recibiendo mejores sonidos agrupados. Los antiguos sabían cómo nombrar a los seres según su cualidad. En los tiempos modernos este conocimiento se ha perdido. Hoy en día las personas dan a sus hijos unos nombres maravillosos, aunque su comportamiento sea diferente. Por eso es una gran responsabilidad que alguien se llame María o José o Jesús. Estos nombres se han convertido en sagrados debido a sus portadores originales. Incluso hoy en día se los llama así, a pesar de que hayan cambiado de cuerpo.
Los nombres también evolucionan con la evolución de los seres. El nombre usado en la encarnación en la que se adquiere la inmortalidad se convierte en el nombre del alma y permanece así eternamente. Nárada, Maitreya y Sanat Kumara son ese tipo de nombres. Agastya y Vasistha son de un orden superior. Cuando el alma se reconoce a sí misma como lo que es, los nombres de esas personas[…]”