Descripción breve:
La vida y los logros de Hércules, el gran héroe mitológico de los griegos, pone de manifiesto la experiencia del alma en su viaje a lo largo de los doce signos del zodíaco. A través de los doce trabajos, Hércules se transforma en un gran adepto. Es la historia del discipulado, donde el discípulo no está satisfecho hasta que su actividad individual no queda fundida en lo Universal. Se nos recomienda profundizar cada mes sobre el aspecto espiritual del respectivo signo zodiacal.

Contenido:
La Conciencia del Yo Soy; El Mundo del Noumenon y el Mundo de los Fenómenos; Un Hijo del Hombre se transforma en Hijo de Dios; La Vida de Hércules hasta los 18 Años; Los Siete Regalos; Aries, La Doma de la Yeguas Salvajes; Tauro, Ir a Buscar al Toro; Géminis, Las Manzanas de Oro; Cancer, La Paloma Blanca; Leo, La Gruta y el León; Virgo, El Cinturón de la Reina; Libra, La Elevación; Escorpio, Hidra; Sagitario, Ruido y Voz; Capricornio, La Liberación de Prometeo; Acuario, Limpiando los Establos; Piscis, La Autorrealización.

Muestra

 Capítulo III: Un Hijo del Hombre se Transforma en Hijo de Dios

El Hijo de Dios

La historia de Hércules es una historia que nos hace comprender los pasos para la transformación. Los trabajos de Hércules representan la historia de un año solar de 12 meses. Los 12 trabajos pueden experimentarse mediante los 12 meses solares del año. Hemos pasado muchos veranos sin haber experimentado al Dios Solar. Los trabajos referentes a Aries, Tauro, Géminis, Cáncer etc. Son las 12 cualidades con las que tenemos que trabajar en nosotros para llegar a darnos cuenta que somos ángeles solares.

Se tarda 12 meses, 12 años, o 12 vidas en experimentarlo. Hércules tardó 12 años. Él comprendió la importancia del año solar de 12 meses desde que cumplió 18 años. Hércules empezó a trabajar en el sendero ocultista bajo la guía de un Maestro que fue instruido por Júpiter. Hércules completó los 12 trabajos en un ciclo de 12 años.

Estos trabajos parecen muy difíciles y pesados; de ahí la frase “tarea hercúlea” -, pero no son dificile si tenemos la adecuada orientación. En la vida de todo hijo del hombre encontramos situaciones similares. Cuando leemos la historia de un hijo del hombre que se transformo en Hijo de Dios, ésta nos inspira.

Cuando el hijo del hombre realiza los 12 trabajos se transforma gradualmente en Hijo de Dios. Esta transformación es gradual y no repentina. Para quienes viven con él, su conducta es una inspiración a seguir, La historia del Hijo de Dios sirve de inspiracion para quienes están a su alrededor. Eso les permite tambien ponerse en el Sendero y trabajar en él.

Inspiración versus Emoción

Cada vez que un hijo del hombre llega a recorrer el Sendero encontramos alrededor de él dos tipos de personas. Un tipo de personas se siente inspirado y también pone en práctica todo lo que aprende. Esos son los que caminan por el Sendero.

El segundo tipo de personas, cuya inspiración está mezclada con emoción, los convierte en adoradores del hijo del hombre e Hijo de Dios. Poco a poco, a medida que las emociones mueren, ellos también entran en el Sendero, pero en el entretanto la segunda categoría de contemporáneos suyos funda una religion en su nombre.

Todas las religiones que conocemos se basan en el trabajo de la vida de un Hijo de Dios. Éstas proyectan al Hijo de Dios como “Dios”, e intentan propagarlo como tal, y por eso se cristalizan y se convierten en una religión gradualmente.

Cada vez que hay un hombre que camina por la Tierra y se transforma en un rayo de sol, su vida sirve sin duda de inspiración para quienes le rodean. Estos dos tipos de personas reciben esa inspiración. Algunos se sienten inspirados a trabajar como él, y otros se sienten inspirados a venerarlo. Los primeros siguen el Sendero y los segundos también lo siguen, pero con el paso el tiempo hacen que nazcan las religiones.

button button (1)