Descripción breve:
Dattatreya es el Gran Maestro o “el principio del Guru” en el universo. Los maestros en distintos planos son las manifestaciones del Principio Maestro Uno al cual la sabiduría India antigua se refiere como Dattatreya. Dattatreya existe también con una forma en todos los planos. Así como el Maestro del Mundo es un principio que guía a los seres de este planeta, Dattatreya es también un principio que encarna de acuerdo al tiempo y la necesidad en cualquier plano de existencia.

Contenido:
Introducción; Genealogía; El Maestro; El Maestro de los tres mundos; Los cuatro perros; La vaca; Los seis brazos de Sri Guru Datta; Sat Guru: El Verdadero Maestro; El Yantra de Sri Guru Datta; Guru Mantram; Construir un puente con el Maestro.

Muestra

La Vaca

Dattatreya va acompañado de una hermosa vaca blanca. La vaca está bajo la protección de Sri Guru Datta. Según el simbolismo védico, la vaca representa a la creación así como a nuestro planeta Tierra. El planeta y la creación ofrecen riqueza, experiencias de placer, felicidad, alegría y bienaventuranza innumerables. El planeta alimenta a los seres que hay en él. La creación alimenta con su leche a los seres que hay en ella. El planeta y la creación se prestan a ser ordeñadas para alimentar a los seres en todos los planos de existencia. Beber la leche de la vaca es un símbolo de semejante nutrición, crecimiento y satisfacción en los planos físico, vital, mental, búddhico y de bienaventuranza. La creación está hecha para que los seres tengan alegría. La alegría está en comportarse correctamente con respecto a la vaca, que es el símbolo del planeta y de la creación.

Por eso se considera a la vaca como sagrada y se la respeta, venera, protege y alimenta bien, antes de utilizar su leche.Es una cuestión de cultura que el ser humano llegue a tener este entendimiento tan sutil de la vida. El ser humano – si bien ha avanzando intelectualmente – está sufriendo un decaimiento muy tangible y perceptible en su modo de entender la vida y su sutilidad. La cultura exige tratar delicadamente todo lo que existe en la creación.

El verdadero sentido de la cultura se ha perdido y es hora ya de que el hombre se ocupe del arte de vivir. El trato que se le dé a la vaca en una sociedad es lo que decide el estado cultural de esa sociedad. Allí donde se trate mal a las vacas, esa sociedad está destinada a perder los secretos de la vida. Es muy inhumano maltratar a las vacas, abusando de ellas mediante el conocimiento técnico y la manipulación genética para que produzcan más leche de lo que es natural, dándoles de comer todo tipo de piensos antihigiénicos e insanos. Eso es monstruoso. En los tiempos actuales el hombre abusa de la vaca de todas las formas imaginables. Eso refleja su degeneración cultural.

La vaca, la mujer, el planeta, el sistema solar y el sistema cósmico son estados diferentes del principio de la vaca.Mediante un acercamiento y una actitud correctas hacia ellas, el hombre alcanza el esplendor de la vida. Mediante un acercamiento erróneo, el hombre está condenado al declive y al sufrimiento. Las antiguas escrituras sagradas hindúes proclaman que nadie que tenga la intención de vivir en paz puede permitirse hacer daño a una vaca, a una mujer o al planeta (y, desde luego, que es incapaz de hacer daño al sistema solar y al sistema cósmico). Si uno venera, cuida, abona y riega los árboles, ellos sienten una inclinación favorable hacia uno, y esa inclinación favorable suya es lo que le da a uno una alegría inexplicable y el placer de ser. Por esa razón, se le representa a Dattatreya protegiendo a una vaca. Esa vaca le sigue a todas partes. Esa vaca es la que otorga la plenitud, el gozo, la felicidad y la experiencia, y ella sigue a Dattatreya.

En la mitología hindú, Sri Guru Datta y Sri Krishna son los dos únicos seres a los que se representa acompañados por una vaca. Ese modo de representarlos encierra un profundo significado, ya que ambos representan el principio de enseñanza uno en los tres planos de existencia. Sri Guru Datta, al tener tres cabezas, es creador, preservador y aniquilador. Lo mismo ocurre con Krishna, el Señor, que demostró creatividad como el creador Brahma, protección como el preservador Visnu y aniquilación como Siva el aniquilador. Sri Guru Datta es el Maestro del Yoga en la creación y Sri Krishna fue quien dio la Ciencia del Yoga mediante el Bhagavad Gita. El Bhagavad Gita es una síntesis de Brahma Vidya ( la ciencia de la creación), Yoga Vidya (la ciencia del Yoga) y los Upanihads (la ciencia de la Verdad).

Todo lo que se describe místicamente como Sri Guru Datta, alcanzó su plena manifestación en carne y hueso en la figura de Sri Krishna.

La vaca que acompaña a Sri Guru Datta o a Sri Krishna, es la vaca más misteriosa de todas, capaz de realizar los actos más maravillosos. La vaca, por ejemplo, se encarga de las secreciones de las glándulas de los seres. La secreción de las glándulas pineal, pituitaria, timo, tiroides, etc., está presidida por la vaca. La bienaventurada experiencia de las celestiales notas musicales y el consiguiente éxtasis, es también obra de la vaca. La impregnación de la vida y de la consciencia a través de los rayos solares también la lleva a cabo la vaca. La digestión del alimento y la bebida así como la transformación de su esencia en células sanguíneas – lo que constituye la base de la salud – es también obra de la vaca. La transformación de los tejidos sanguíneos en tejidos lácteos en las madres, es también la acción sublime del principio de la vaca. De este modo, la vaca es la alimentadora principal de todos los seres.

La invocación del Verbo en forma de voluntad, pensamiento, expresión y acción, es también otro modo de ordeñar a la vaca. Aquellos que son capaces de recibir las impresiones de los planos superiores son los que pueden ordeñar la sabiduría antigua en beneficio de los demás seres humanos. Resumiendo: toda la alquimia de la creación está presidida por el principio de la vaca. Tal es la profundidad del concepto de la vaca por parte de los sabios védicos.

A la vaca se la llama en sánscrito GO. GO es un sonido compuesto de GA y O. GA representa a Júpiter y O representa al sol. Si se comprende bien la esencia de estos dos principios planetarios, se comprenderá el concepto de la vaca.

Como se dijo anteriormente, la vaca preside la secreción de las glándulas. La ciencia del Yoga es la que da la correspondiente práctica para permitir la secreción de las glándulas del timo y de la pineal, que normalmente no funcionan en los seres humanos comunes. Las secreciones a partir de esos centros superiores contribuyen a preparar el cuerpo de luz – al que se llama cuerpo etérico – en el que uno pude vivir, trascendiendo la muerte. El secreto de la no-muerte del que hablan los grandes yoguis de todos los tiempos consiste en construir el Divya Sarira o cuerpo de luz. La Jerarquía está formada por seres humanos que siguieron el Sendero del Yoga y construyeron sus respectivos cuerpos de luz. Sánaka, Sanándana, Sanat Kumara, Suka, Vyasa, Maitreya y Hanuman, son algunos de los seres con cuerpo de luz más conocidos. Dattatreya el Señor preside sobre todos los yoguis y es ensalzado como el Maestro de Maestros en los tres planos, como Krishna, el Señor.

Lord Dattatreya

Lord Dattatreya

button button (1)