Descripción breve:
Estas Meditaciones Ocultistas que están en el libro Psicología Espiritual, escrito por el Maestro EK, guardan un orden secuencial. El Maestro da las meditaciones al final de este libro. Los sinceros estudiantes de ocultismo, por todo el globo, que practican estas meditaciones, pidieron estos comentarios sobre las Meditaciones. Por eso surgió este volumen de Meditaciones Ocultas. Éstas son, para aquellos que han tomado el sendero de la meditación de manera de experimentar el viaje interno ( y externo ) hacia la vida.

Muestra

Introducción / Meditación 20

Introducción

Éstas son meditaciones ocultistas. Trabajar con ellas permite ajustes psicológicos, que conducirían a experiencias ocultas. Conducirían en última instancia a experimentar el Divino.

Estas meditaciones fueron dadas al Maestro EK por los que él siguió (la Jerarquía), para darlas a los que le siguen. Estas meditaciones son globales en su concepto. Los sublimes conceptos espirituales y los símbolos de varias teologías se encuentran en ellas.

Se aconseja al estudiante que cada día por la mañana estudie una meditación referente a ese día y contemple sobre su pensamiento. Tal contemplación permitiría el ajuste de la psique y el despertar de la inteligencia relacionada (Deva) en él. El Maestro CVV, del cual emanan estas meditaciones, preside sobre dichos ajustes.

Se aconseja muchísimo hacer (pronunciar) las meditaciones en inglés. Para su comprensión, pueden ser traducidas a otros idiomas. Pero la potencia de la meditación se oculta en el sonido, que se da en inglés. El comentario para estas meditaciones se da debido a la demanda sincera de grupos de todo el globo. Pueden ayudar al estudiante y por lo tanto a este esfuerzo.

Meditación 20

(Abril 9, Sept. 3, Oct. 12, Marzo 8)

To whose temple the Arch is starlit,
In whose temple the Sun is the image of God,
To whose temple the Moon goes every month
And brings the message out every full moon,
And whose message the Moon sings as
a word of sixteen letters,
His religion I belong to;
His temple I visit; His name I utter;
His glory I live in.
To Him I offer the lotus of my day,
To Him I offer the lotus of my night.

A Aquel en cuyo templo la Bóveda está
Iluminada de estrellas,
En cuyo templo el Sol es la imagen de oro,
A cuyo templo la Luna va cada mes
Trayendo el mensaje cada luna llena,
Y cuyo mensaje la luna canta como
una palabra de dieciséis letras,
A su religión yo pertenezco;
Su templo yo visito;
Su nombre yo pronuncio;
En su gloria yo vivo.
A Él le ofrezco el loto de mi día,
A Él le ofrezco el loto de mi noche.

Commentario:

Esta es la meditación más antigua. Antes del advenimiento de las religiones, la adoración del Sol era muy común en todos los lugares del planeta. Al Sol se le adora como un Dios. Las constelaciones, con sus planetas y estrellas, eran consideradas templos. El Sol era visto como la imagen de Dios. Éste era la imagen invisible en el trasfondo, mientras que el Sol era su forma manifestada.

El estudiante debería meditar en el globo solar, situándolo en su centro Ajña, y, desde allí, ver al Sol como una lente que transmite las energías desde más allá. La luna, con sus 16 fases, se mueve alrededor del Sol a lo largo del mes, llevando consigo el mensaje de 16 letras. Las 14 fases crecientes y menguantes de la luna, la luna llena y la luna nueva, constituyen las 16 letras del mensaje que la luna transmite mensualmente desde el Sol, durante la fase de luna llena. Este mantra de 16 letras era de mucha ayuda para que el estudiante pudiera alcanzar el Sol. La única religión de los antepasados era, fundamentalmente, adorar al Sol y vivir según el mensaje de la luna. El templo era visualizado, por el estudiante de meditación, como el propio cuerpo, y el Sol era visualizado como el yo soy. El yo soy en el Sol, el yo soy en el que medita, así como el yo soy más allá del Sol, son uno solo. El nombre del Señor que el meditador pronunciaba era yo soy. Otros nombres que hacían referencia a Dios eran secundarios. Yo soy es el nombre del Señor. Así es como se entendía.

La religión consiste en adorar el “Yo soy” en el estudiante y el “Yo soy” en el Señor, que se manifiesta a través del Sol. Se espera del estudiante, que recuerde a Dios como el yo soy en él y a su alrededor, y que experimente la gloria del Señor yo soy. La conciencia está llena con el Señor yo soy. Los 3 logos: cósmico, solar y planetario, están llenos con el Señor yo soy. En verdad, es el yo soy que existe como todo nombre y forma, como todo día y noche.

Vive el día y la noche como una ofrenda al yo soy, experimentándolo en ti y en los alrededores. Ésta es una antigua meditación relacionada con el yo soy.

button button (1) button-5