Muestra

EL PODER DEL PENSAMIENTO

(Conferencia realizada en Ginebra, el 18 de octubre de 1981) Queridos hermanos y hermanas: Os agradezco a todos la alegre presencia que me habéis dado esta mañana. Gracias a los organizadores por crear esta velada. El tema de hoy es “El Poder del Pensamiento”. Tan amplio como el aire y el espacio, el asunto es sutil y absorbente. Los pensamientos son a nuestra mente lo que el aire es al espacio. Observad cómo el aire alrededor vuestro en la atmósfera toma muchas direcciones según la presión atmosférica y las condiciones ambientales. De la misma forma nuestros pensamientos toman muchas direcciones según el ambiente y la estimulación que nos damos a nosotros mismos. A menudo la estimulación la dan los demás y a eso lo llamamos conversación. Cuando dos personas hablan, una estimula los pensamientos de la otra. Entonces, la dirección de la fuerza del pensamiento va, más bien, al azar. Muchos temas entran y salen mientras mantenemos una conversación. Muchas veces parece que, mientras hablan, las personas no tienen control sobre su pensamiento. No sabemos, muchas veces, los temas de los que vamos a hablar o sobre los que vamos a pensar, y la mayor parte del día lo pasamos produciendo pensamientos de manera no intencionada. Intentad visualizar cómo nace un pensamiento, cómo se alimenta y transmite. Experimentaréis el avance de un precioso proceso. Realizad un estudio especial de ello y entenderéis que hay una evolución del pensamiento. Además, comprenderemos esta evolución de fuerzas en nosotros y alrededor nuestro como nuestras fuerzas psicológicas (que son) reorientadas por cada uno de nuestros pensamientos emergentes. Gradualmente, llegaréis a comprender la gran 36 responsabilidad de producir un pensamiento y de permitirle que escape por el mundo a través de la conversación. Nuestro sentido de la responsabilidad hace que gradualmente nos comportemos de forma muy cuidadosa al producir pensamientos, al alimentarlos y al permitir que escapen hacia los demás. La verdad sutil y su razón se revelan a sí mismas. Los pensamientos producen canales de energía. Cuando dos personas conversan, producen pensamientos y podréis encontrar el juego de pensamientos. Podréis observarlo claramente como un partido de fútbol o de tenis. A menudo, las conversaciones no son nada más que un partido de pensamientos. Muchas otras veces también son una batalla de pensamientos. Principalmente tenemos tres tipos de fuerza-pensamiento: una batalla de pensamientos, un partido de pensamientos y un juego responsable de pensamientos. Cuando recordemos la necesidad de responsabilidad, tendremos una buena idea del poder de pensamiento.

button button (1)