Descripción breve:
El ser humano tiene muchas capas de existencia. Cuando se vuelve hacia dentro, encuentra mucho más de lo que había pensado. El folleto “Escuchar al Maestro Invisible” del Dr. K. Parvathi Kumar revela unos cuantos lados ocultos de cosas relacionadas con el ser humano.

Contenido:
Este librito es de interés para quienes deseen sintonizar en su interior en busca de lo desconocido. Este librito transporta al lector en un vuelo hacia el Mundo Interior y revela mucho de los mundos fenoménicos y del Noumenon a medida que uno practica regularmente la meditación.

Muestra

Escuchar al Maestro Invisible

Los Upanishads dicen que el OM o PRÁNAVA es como un arco, y el buscador de la Verdad como la flecha que tiene que dispararse a sí misma hacia arriba tanto como sea posible con ayuda del arco. El ser humano es más aficionado a hablar que a escuchar. Las reglas relativas al sonido dicen que vale más ser un oyente agudo que un agudo hablante. Se dice que un oyente agudo es un buen hablante. La instrucción para el estudiante de Yoga es:

“Escuchar en nuestro interior antes de hablar”.
“No hablar sin escuchar”
es otra instrucción.

Escuchar es la cara positiva del sonido; hablar es la cara negativa. El polo negativo es descrito en las Escrituras sagradas como femenino, y el polo positivo como masculino. En las Escrituras se habla de Briháspati y Sarásvati, que son divinidades que representan los aspectos positivo y negativo del sonido. Eso significa que las facultades de escuchar y hablar que tiene el ser humano en su interior tienen que ser aparejadas con la disciplina indicada.

Hemos de comprender que sólo quien es capaz de escuchar bien puede hablar bien. Para comenzar podemos escuchar lo que nos viene del mundo objetivo. Después, a medida que uno escucha más que habla, adquiere la cualidad de ser un buen oyente. Los que saben escuchar son bienvenidos al mundo sutil y divino más que los conferenciantes que hacen ruido en el mundo extenor. La primera cosa que le permite a uno la capacidad de escuchar más que de hablar es no hablar de cosas innecesarias, que lo único que hacen es ruido. La capacidad de escuchar también evita toda palabra no recomendable e intolerable, y evita tambien las palabras o conversaciones críticas hacia los demás, hasta que por fin uno deja de juzgar con su palabra. Esas son cualidades muy importantes que uno tiene que adquirir si quiere entrar en el campo de escuchar lo invisible. La disciplina relativa a este tema exige, por consiguiente, escuchar más y hablar menos. Una vez que se tenga esa facultad y uno pronuncie el OM, podrá escuchar también la pronunciación del OM.

¡Dentro de nuestro SER la Palabra Sagrada OM está cobtinuamente pronunciándose!

Cuando uno se convierte en un atento oyente del OM, y al pronunciarlo escucha la fuente del OM en su interior con cuidado y por completo, comprobará que el sonido surge de uno Mismo. En un principio le parecerá que sale de las cuerdas vocales, pero a medida que vuelve a encontrar el sendero que conduce a la fuente donde se origina el OM, llega hasta la base de ese sonido verbal y comprende que la exhalación es la base del sonido que sale por la boca. Luego comprueba también que la exhalación se basa, a su vez, en la inhalación, y que la inhalación se transforma en exhalacion, y teniendo esa exhalación como base, se pronuncia el sonido. De este modo uno comprueba que el sonido surge desde un punto en que la inhalación se convierte en exhalación, y adquiere su condición oral al llegar al Centro Laríngeo. A medida que uno contempla profundamente durante muchos años en su interior en el punto en que la inhalación se funde con la exhalación, se siente atraído hacia la parte que se llama el campo de la pulsación, que es donde nace la respiración. A ese campo de la pulsación se le llama HRIDAYAM. HRIDAYAM se compone de HRIT AYAM, que quiere decir: Aquí Estoy.

Descargas

Descargar PDF Comprar Libro