Descripción breve:
Sanat Kumara es el Señor de este planeta. Él otorga Su Presencia y ayuda a la Jerarquía. Él es el Maestro de los Maestros y el Gobernante de los Gobernantes. Sanat Kumara, el Señor, dio las enseñanzas relativas al sendero del discipulado en 24 Sutras, aforismos o preceptos.

Contenido:
Los 24 preceptos son presentados para ayudar a la gente a recordar lo que ya se sabe y formular un orden mejor y seguir mejorando los patrones de pensamiento, la rutina diaria, la habilidad para hacer cosas, la efectividad en el servicio. Sanat Kumara, el Señor, ayuda a transformar el deseo de la personalidad en Voluntad Divina. Su doctrina es por sí misma un sendero completo de discipulado.

Muestra

Extractos de la Introducción : Sanat Kumara, el Señor

Sanaka, Sanandana, Sanat Kumara y Sanat Sujata son los hijos nacidos de la mente del Creador, el Brahma Chaturmukha. Estos son los grandes seres a quienes nosotros conocemos como los Kumaras. Ellos funcionan a través de la Jerarquía de Maestros en este planeta e imparten el Yoga Vidya para la evolución de los seres de este planeta.

El Señor de este planeta es Sanat Kumara. EL permanece es ese pueblo místico que existe en el plano etérico cerca del Desierto de Gobi, al cual se le menciona en los Puranas como Shambala. El Desierto de Gobi está en Mongolia. El pueblo de Shambala es un Ashram no visible para el ojo mortal. Se dice que es subterráneo. Shambala es visible para aquellos que han obtenido la visión, la visión etérica. Sanat Kumara existe en el planeta como su gobernante, así como su Señor. El Señor Maitreya, el Maestro, funciona bajo Su guía y todo su trabajo es asegurarse de que los seres avancen en la evolución.

El plan del Logos planetario de nuestra Tierra encarnó en la forma de Sanat Kumara. El Anciano descendió a este planeta y permaneció con nosotros desde entonces. EL es un reflejo directo de esa Gran Entidad que vive y respira y funciona a lo largo de todas las evoluciones de este planeta, sosteniendo todo dentro de Su aura o esfera magnética de influencia. En Él vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser y ninguno de nosotros puede ir más allá del radio de Su aura.

El Señor del mundo es el Iniciador Uno. EL es el hierofante de nuestros ritos. En la biblia, se le llama EL “El Anciano de los Días” y en las escrituras hindúes es Sanat Kumara. Desde Su trono en Shambala, en el desierto de Gobi, EL preside sobre la Logia Blanca de Maestros y sostiene en Su mano los reinos del gobierno interno. Se LE ha escogido para que vele sobre la evolución de los hombres y Devas de este planeta. Él es el ángel guardian de Chintamani, la piedra filosofal de origen celestial.

EL es el “el Gran Sacrificador”, que abandonó la gloria de los lugares más elevados por el bien de la evolución de los hijos de los hombres en el planeta. EL asumió la responsabilidad SOBRE SÍ MISMO de una forma física. EL es el arquetipo, una imagen del Hombre Celestial en la Tierra. Se LE conoce también como el Observador Silencioso y el “Rey del mundo”.

Sanat Kumara, el Señor, es el Iniciador Uno que preside sobre todas las iniciaciones de este planeta. EL da el plan anual para este planeta en relación a su evolución. El día de la Luna Llena de Aries, Sanat Kumara, el Señor del planeta, pronuncia un sonido procedente de los círculos superiores y recibido en Shambala. Este sonido semilla es el plan anual para el planeta Tierra. Los Dhyani Buddhas, que trabajan con Sanat Kumara, el Señor, contemplan en este sonido semilla durante un período de un mes. Luego, en el mes de Tauro, este sonido es comunicado a través de Gautama Buddha a la Jerarquia. De esta manera, la Jerarquía y sus discípulos se unen en el Valle de Vaisakh durante la luna llena de Tauro para desarrollar este sonido en ellos. A esto se le conoce como el Festival de Vaisakh. La Jerarquía entrega el plan relativo a este planeta a la humanidad en la siguiente luna llena, es decir, la luna llena de Géminis. A Géminis, por lo tanto, se la conoce como el mes de la iniciación para la humanidad.

Invocando Su Presencia y la visualización relativa durante los días de la luna nueva ayuda a restructurar nuestro cuerpo de deseo. El deseo no es otra cosa que una forma de Voluntad. La Voluntad tiene relación con el alma y el deseo tiene que ver con la personalidad. Sanat Kumara, el Señor, ayuda a transformar el deseo de la personalidad en Voluntad Divina, la Voluntad que dirige el propósito de cada encarnación. Este propósito trae principalmente evolución a las almas de la limitación a la liberación. Sanat Kumara, el Señor, es, por lo tanto, el ángel que preside sobre el deseo natural en el planeta. Él regula el deseo de los discípulos cuando invocan. No se necesita (no se debería) matar al deseo. Este ha de ser reorientado. El deseo es Divino. Una aplicación inadecuada da lugar a la caída. Una apropiada aplicación produce elevación. Este es un secreto que generalmente no se conoce. Las religiones hablan de matar el deseo, lo cual no es deseable.

Sanat Kumara disuelve los patrones de deseo no deseables cuando se le invoca. Visualiza que estás entrando en Shambala, en las regiones más al Norte de los Himalayas, y que te encuentras en el portal del Ashram, esperando la gracia de Sanat Kumara. Esto cambiará nuestro Cuerpo de deseo a un estado mejor en el sendero de Yoga.

Sanat Kumara es el Maestro de los Maestros y el Gobernante entre los Gobernantes del planeta. Pero EL raramente habla. EL otorga Su Presencia y ayuda a la Jerarquía. EL es el Señor que vino a este planeta a través de Venus y permanece en el segundo éter de este planeta.

EL dio las enseñanzas relativas al sendero del discipulado en 24 Sutras, aforismos o preceptos. Sanat Kumara, el Señor, entregó estos preceptos al emperador Pruthu. Más tarde, Maitreya, el Señor, entregó estas enseñanzas al Mahachohan, conocido como Vidura en las escrituras hindúes. Es a este Mahachohan, (Vidura, el Gran Maestro de la Civilización), que el Maestro del Mundo Maitreya El Señor, narra de nuevo la doctrina del Yoga como si fuera dada por el mismo Sanat Kumara. Se encuentra escrito en el Bhagavatam, en el 4º canto por Veda Vyasa. Estos preceptos entregados por el Señor del planeta constituyen el sendero completo del discipulado.

Los 24 preceptos se presentan aquí para ayudarnos a recordar lo que ya conocemos y formular un mejor orden para seguir mejorando nuestros patrones de pensamiento, nuestra rutina diaria, nuestra habilidad para hacer cosas, nuestra efectividad en el servicio, etc. Así que, en este contexto, deberíamos aceptar esta doctrina de Sanat Kumara, el Señor, que por sí mismo, ya es un sendero completo.

Los 24 Preceptos

  1. Pregúntate, “Quién soy Yo”
  2. Sraddha
  3. El propósito de vida
  4. Sé inquisitivo para conocer al Señor
  5. Funciona como alma y no como personalidad
  6. Sirve a los yoguis
  7. Amor por Dios
  8. Venera al Señor con alegría
  9. La Voluntad de estar con el Señor
  10. El fuego del conocimiento purifica
  11. Atman es el ángel que preside
  12. Aprende a estar solo
  13. Practica la inofensividad de pensamiento, palabra y acción
  14. Aceptación de consciencia
  15. No te desvíes del auto-estudio
  16. Practica el yoga y manifiesta buena voluntad
  17. Adopta las regulaciones de Yama y Niyama
  18. Controla el análisis y la crítica de otros senderos
  19. Libera a la mente de las dualidades
  20. Enseñar es aprender
  21. Sé selectivo en tus asociaciones
  22. Todo es Divino
  23. El único impedimento
  24. No abandones al Maestro

Descargas

Descargar PDF Comprar Libro Descargar ePub