Descripción breve:
Quienes han inspirado este libro han sido mujeres y hombres jóvenes y apasionados de Occidente que ansiaban conocer la trascendencia profunda del matrimonio y de la vida familiar. El autor ha estado enseñando la sabiduría de vivir juntos como pareja y los deberes y responsabilidades del hombre hacia la mujer y de la mujer hacia el hombre. Inspiradas por estas enseñanzas, muchas parejas de Occidente decidieron experimentar el sacramento del matrimonio. Conforme al ritual védico, el autor simplificó el ritual hasta su misma esencia y durante los últimos 25 años ha casado a más de 60 parejas en Occidente. Las parejas que experimentaron este sacramento adquirieron la correspondiente inspiración y evitaron divorcios.

Este librito es el resultado de una conferencia que el autor pronunció en Bélgica en junio de 2010.

Contenido:
Parte I: El Propósito y la Trascendencia del Matrimonio; El Sacramento del Matrimonio, un medio para la Transformación; Unión de energías masculino-femeninas; Escuela de aprendizaje: La importancia de dar cuerpos: El Principio Cósmico – Cupido; Importancia de un sistema familiar sano; Las mujeres, la columna vertebral de la sociedad; Compatibilidad.
Parte II: El Sacramento y su significado.
Parte III: El Ritual del Matrimonio

Muestra

Compatibilidad

La compatibilidad es la base para vivir juntos. Cuando hay ciertos aspectos en que un hombre y una mujer no son compatibles, hay también ciertos factores en que son compatibles. Si no existe absolutamente ninguna compatibilidad, emparejarse y casarse conlleva el fracaso. La compatibilidad se evalúa en base a las idoneidades psicológicas, y no en base a la apariencia y expresiones externas. Las expresiones externas de cada humano son su aspecto, su psique, su posición social y económica, y también sus capacidades externas. Las expresiones externas de una persona son perceptibles. Pero está la persona interna, la suma total de la energía psíquica de uno mismo. Estas cualidades internas suelen estar latentes y ocultas y no se pueden medir con las expresiones superficiales. Pueden conocerse mediante la actitud de uno hacia la vida, lo que uno persigue en la vida, las metas que tenemos. Si las metas, las búsquedas y actitudes son totalmente divergentes, un hombre y una mujer no pueden formar una pareja para vivir juntos. Por ejemplo, si una persona se ocupa en actividades nobles para servir a la humanidad de una manera u otra, y si la otra busca lo mundano, existe una diferencia de actitud muy amplia. No pueden avanzar juntas en la vida y construir una hermosa familia. De manera similar, si una profundiza en ideas teístas, y la otra tiene una idea ateísta, hay mucho dolor en la otra porque una trasciende a la otra. Por esta razón las parejas tienen que formarse en base a una compatibilidad psíquica y psicológica, más que en base a compatibilidades superficiales. La mayoría de los matrimonios se rompen cuando se han unido en base a compatibilidades superficiales. Cuando un hombre y una mujer viven juntos durante un par de años, la actitud interna y las tendencias se hacen más visibles. Cuando los valores de base de los dos son diferentes, es difícil que vivan juntos. Pero no se recomienda que vivan juntos antes de casarse, ya que equivale a ser licencioso. Se espera que el hombre y la mujer sean célibes y vírgenes antes de casarse. Aquí surge la dificultad. Aquí es donde la sabiduría viene al rescate.

La sabiduría tiene parámetros para determinar compatibilidades. Con discreción y a través de amigos comunes y asociados, se tienen que obtener los antecedentes de cada uno a lo largo de tres generaciones. Los antecedentes ideológicos, culturales y sociales de la persona durante las tres generaciones precedentes dan una idea relacionada con el sistema de energías que uno constituye. Las acciones y obras realizadas por los antepasados indican las tendencias que uno lleva en su sangre. Esto se puede averiguar bastante bien con buena voluntad, mediante una consulta sutil y significativa. Estos antecedentes de la persona, junto a sus acciones y obras presentes, dan una idea justa. La realización de suaves intercambios entre el hombre y la mujer en una taza de té o de café también revelará más información.

Las cartas astrológicas arrojan también cierta luz sobre el tema. Evaluar los datos de esta manera es muy útil para poder encontrar una compatibilidad común mínima, que pueda formar una base para vivir juntos tras la boda.

En toda boda no existe nunca un cien por cien de compatibilidad. Existen algunas incompatibilidades, y tienen que trabajarse con paciencia y comprensión. Pero si no hay un terreno común mínimo, vivir juntos se convierte prácticamente en un proceso doloroso. El matrimonio es, con mucho, la relación más importante en la que uno se embarca una vez en la vida, y de aquí que sea esencial un enfoque equilibrado más que un enfoque emocional. Las emociones se desvanecen en un par de años, y a partir de entonces uno afronta realidades duras. Por tanto, debería darse preferencia a la reflexión profunda y no a las emociones. La sabiduría debería prevalecer sobre el instinto y las emociones. Que esta advertencia se tenga en cuenta de manera que sobre estas detalladas reflexiones se pueda construir una hermosa vida.

Descargas

Descargar PDF Comprar Libro Descargar ePub