Descripción breve:
Mercurio es el principio del sendero medio que puede poner de acuerdo a lo elevado y lo bajo, lo izquierdo y lo derecho, al masculino y al femenino, a lo positivo y lo negativo, al espíritu y la materia y a lo Divino y lo diabólico. Mercurio es impersonal y quien es regido por Mercurio también es impersonal. Él es un agente de la divina alquimia, para sintetizar energías aparentemente divergentes. Mercurio es el amigo con el que todos están de acuerdo. Él es el centro alrededor del cual todas las cosas tienden a reunirse. Mercurio es la luz del Alma que suaviza, sana, magnetiza y por lo tanto ilumina los alrededores de forma muy impersonal.

Contenido:
Este libro contiene las diversas dimensiones de Mercurio y las prácticas que lo llevan a uno a recibir el toque de Mercurio para la transformación.

Muestra

Mercurio – El Impersonal

Mercurio es impersonal. Un verdadero Mercuriano es impersonal en el sentido de que su personalidad es como un cristal. Las personas se reflejan en él. A los que lo miran, Él los enseña quienes son. Mercurio, siendo neutral, no tiene conceptos particulares, “ismos” o puntos de vista. Solo es el reflejo del alma como luz. En esa luz, las personas se encuentran a sí mismos. Esto es verdad con los Iniciados. Cuando una persona mira a un iniciado, ellos se reflejan. Si un buscador de belleza lo mira, él encuentra belleza en el iniciado. Si un buscador busca sabiduría, él encuentra sabiduría. Igualmente, las personas encuentran devoción, ritmo, voluntad, amor, pureza, claridad, estabilidad, y demás. Cuando un malicioso mira a un iniciado, se refleja su malicia. Por lo tanto, le disgusta el iniciado. Cuando un orgulloso mira a un iniciado, él recibe de retorno su propia energía como prejuicio. Un pecador recibe de retorno miedo de sus propios pecados. Una persona sencilla encuentra simplicidad. Entonces, en un verdadero Maestro, los discípulos encuentran su propio reflejo y de acuerdo a él ellos hablan del Maestro. Esta es su comprensión, pero no es el Maestro. La personalidad del Maestro es como el cristal y no está limitada por ningún concepto. No está tampoco limitado por conceptos de sabiduría. Es luz que está libre de ataduras.

Mercurio – el Metal

Mercurio, como metal, cuando es contenido por diversos recipientes, toma sus formas, pero él no tiene forma. Mercurio no puede ser sujetado. Él es rápido. Permanece mercurio y no sufre cambios. Después de cualquier número de experimentos con mercurio éste permanece intacto y puede ser reunido y recogido. De la misma forma un Maestro no puede ser sujetado por nadie o por ningún concepto, aún por la sabiduría. Él se relaciona con todo, los ayuda a transformarse y sin embargo él mismo permanece. El Mercurio también permanece así aún después de todos los experimentos hechos con él. El Mercurio es mercurio. Puede transformar al hierro en oro y sin embargo él permanece siendo mercurio. Para todos los propósitos químicos, las transformaciones se hacen con la ayuda de una sustancia catalítica, y todas éstas pertenecen al principio de Mercurio, Ellas ayudan a lograr las transformaciones, pero sin embargo permanecen lo que son.

El Símbolo del Mercurio

Mira al sígno de Mercurio. Hay una cruz, representando la existencia cuádruple. Ésta está sobre un círculo. Esto indica unidad de la aparente diversidad cuádruple. Desde la unidad viene la existencia cuádruple. En la unidad existe la belleza de la diversidad. Por lo tanto el círculo y la cruz están juntas. De hecho, la cruz desciende del círculo. El círculo es el aspecto superior. La cruz es el aspecto inferior. Juntos constituyen la unidad y la diversidad. Sobre el círculo hay un semicírculo, que a representa a las energías soli-lunares. La luna creciente solo es, dos arcos descendiendo de la aparente nada como rayos soli-lunares. Las dos emergen de lo desconocido y constituyen el círculo, el cual representa a la creación en su estado nebuloso, y la existencia cuádruple es su expresión. Mercurio como un símbolo es de hecho el más completo entre todos los símbolos dados a los planetas. Tiene tres niveles en él: el semi-círculo que representa lo cósmico, el círculo que representa lo solar y la cruz, que representa el plano planetario. Todos estos tres emergen del cuarto, que está oculto. El símbolo de Mercurio por tanto puede ser visto que representa al uno invisible y a los tres visibles (perceptibles) planos de la existencia.

Descargas

Descargar PDF Comprar Libro Descargar ePub