Descripción breve:
Saturno es el más profundo de los 7 Principios Planetarios. En las Escrituras Sagradas Hindúes es llamado “El Anciano”. A través de El recibimos las cosas que no nos gustan, porque aquello que no nos gusta no es sino nuestra limitación. El nos da una pequeña dosis de desagrado y mira a ver como trabajamos con él. Cuando lo aceptamos nos da una dosis más alta. Si podemos aceptar aún más, nos da una dosis más alta. Cuando aceptamos las cosas por completo Saturno se siente complacido con nosotros y nos pone en las manos de Venus. Saturno hace desaparecer los muros construidos a nuestro alrededor por nosotros mismos, por nuestra propia mente.

Contenido:
Cómo es y cómo deviene; Los Anillos de Saturno: Espejismo-Protección; El Tiempo; Saturno y los Planetas; Transformación; El Sendero de Narayana; Karma; Muerte y Resurrección

Muestra

Capítulo 3: El Tiempo – El Sentido del Tiempo (extracto)

El sentido del tiempo del ser humano está gobernado por Saturno. La propia limitación del hombre le hace esperar al ser humano. Nosotros decimos: “Llego tarde”. Cuando decimos que llegamos tarde ó temprano, ello es relativo a un tiempo prefijado. Suponed que fijamos nuestro desayuno a las nueve en punto de la mañana. Si llegamos a la mesa del comedor a las ocho y media, decimos que hemos llegado con antelación y si llegamos a las nueve y media, decimos que hemos llegado tarde. La noción de tarde o pronto es relativa a un punto de tiempo fijado por nosotros. Supongamos ahora que no hemos fijado ningún punto de tiempo, con lo cual ya no existe la noción de tarde y pronto. Por eso hay una afirmación espiritual que dice: “La demora no existe”. La demora se da cuando esperamos que ocurra un acontecimiento en un momento particular, y en relación a esa expectativa se produce la demora.

Supongamos que hemos fijado un punto de tiempo para ir a la playa a las cuatro en punto, y si llegan las cuatro y media, sentimos: “Oh, nos hemos retrasado!”. La sensación de demora surge a una fijación anterior debido a una expectativa anterior. Si no hay expectativa no hay demora. Cuando hay expectativa hay demora. Donde hay expectativa hay decepción. De modo que es todo relativo. El sentido del tiempo del hombre esta también gobernado por Saturno.

Demora, Decepciones y Obstáculos

Supongamos que mientras estamos sentados aquí, recapitulando las enseñanzas sobre Saturno, viene una persona saturniana. Esta persona retrasa nuestra lectura de Saturno, nosotros nos alteramos por ello y empezamos a pensar: “¿Por qué debería venir esta persona sin cita previa; esta persona se ha colocado a si misma entre nosotros y las enseñanzas de Saturno”. Nos volvemos impacientes pero hemos de recordar que esa persona es Saturno. ¡Es Saturno! Es el Saturno original que nos visita y se sienta con nosotros, demostrándonos lo que es Saturno. No podemos ignorar las enseñanzas vivas que nos enseña la vida.

Saturno es quien nos enseña la Ley de Aceptación. Aceptar lo que venga. Las propias limitaciones del hombre le hacen esperar. Saturno verá si nos gusta esperar o no. Si no nos gusta esperar, el nos hará esperar mas. Ese es Saturno. Si nos gusta esperar Saturno dirá: “De acuerdo, no tienes que esperar.” Saturno siempre actúa desde el ángulo opuesto. La demora, las decepciones y los obstáculos se presentan ante la mente del hombre mediante el efecto de Saturno.

Supongamos que vamos al aeropuerto a coger un vuelo de Indian Airlines. Por teléfono nos dicen que puede que el vuelo aterrice o no aterrice y que puede que el vuelo tenga un retraso de tres horas. Después de llegar al aeropuerto nos dirán que el vuelo ha sido definitivamente retrasado tres horas. Lo que hacemos en tales momentos es intentar criticar la compañía aérea, a la tripulación, a nuestro sistema de teléfono y mediante esa critica nos quedamos débiles y exhaustos. Para un niño no hay diferencia si el vuelo tiene un retraso de 2 ó 3 horas. Nosotros nos sentimos exasperados al saber que son tres horas de retraso, pero el niño no y sigue jugando esas tres horas en el aeropuerto.

En India es muy común que cuando vamos a la estación de tren, el tren tenga un retraso de dos a tres horas. Las estaciones de tren en India están muy mal organizadas y uno se aburre de verdad, pero a los niños no les ocurre eso porque el concepto de retraso no existe para los niños. El niño sigue jugando. Si un niño no juega, no es niño. De modo que cuando pensamos en el retraso, sentimos el retraso mucho más. Suponed que el tren llegue tres horas tarde, podemos tomar un libro y leer y ese retraso no existe para nosotros, o nos vamos a una esquina a dormir y el retraso ya no existe para nosotros.

Un aspecto de Saturno es trabajar nosotros mismos más y más mediante el retraso y la decepción. Cuando tratamos de progresar en la vida nos salen muchos obstáculos al camino y nos exasperamos con ellos. Nos deprimimos e irritamos y nos enfadamos. Todos esos estados de la mente se derivan de nuestra incapacidad de aceptar la situación. Aceptar es el modo positivo de trabajar con Saturno. Si aceptamos, Saturno despejara el bloqueo mental; si no aceptamos, el bloqueo mental se hará mas grande. Cuando aceptamos algo inevitable, ese algo se pone en sintonía con nosotros. Cuando no lo aceptamos, estamos en oposición con ello y por eso crea una lucha mayor y su consecuencia es la perdida de energía.

“La demora, la decepción y los obstáculos se presentan así mismos a la mente del hombre mediante el efecto de Saturno. Hay gente que no puede esperar ni un minuto y se alteran totalmente cuando se les hace esperar un minuto. Tales personas se encuentran más y más con tener que esperar y cuanto más esperan, más sufren. Pero si aceptamos tener que esperar, entonces está la ley natural que hará que no tengamos que esperar mucho más en absoluto. Así es como funciona”.

Descargas

Descargar PDF Comprar Libro